La Situación Organizacional de los y las Trabajadoras en Chile y Latino América

Marianela Riquelme Aguilar, Presidenta Nacional de ANFUCULTURA, tiene el agrado de invitar  a participar en la  Conferencia que ofrecerá Don Carlos Rodríguez Díaz, La  Situación Organizacional  de los y las Trabajadoras en Chile y Latino América”

Carlos Rodríguez Díaz es Especialista Principal en Actividades con los Trabajadores de la Oficina Subregional para el Cono Sur de América Latina  de la Organización Internacional del Trabajo  – OIT  –

Esta Conferencia, se efectuará el viernes 13 de mayo de 2011 a partir de las  18:30 horas, en Serrano 543, 2° piso, Valparaíso.

 SRC  a : directorionacional@gmail.com,                                                            

Valparaíso: Marcha por los ascensores

Súmate este Lunes 22 de Noviembre a las 18 hrs. en la Plaza Victoria.

La Agrupación de Usuarios de Ascensores junto con organizaciones ciudadanas porteñas, llamamos a manisfestarse por la situación actual de los ascensores porteños. En pleno Bicentenario contamos con la menor cantidad de ascensores en funcionamiento, más pasa el tiempo, mayor es el deterioro y más dificil la vuelta atrás. Por eso es FUNDAMENTAL salir para exigir acciones claras con plazos definidos. Basta de anuncios sin cumplir, las autoridades han postergado su responsabilidad en la materia y ya no da para más!

Seguir leyendo

Reiteran denuncias de impunidad por casos de DD.HH. en la Esmeralda durante la dictadura

Fuente: Radio U de Chile

Con manifestaciones en su contra, el Buque Escuela Esmeralda zarpó desde Valparaíso, agrupaciones de derechos humanos y detenidos desaparecidos denunciaron un estancamiento de las causas judiciales, la libertad de todos los procesados y el respaldo de la Presidenta Michelle Bachelet a la Armada de Chile.

Al igual que la Academia de Guerra Naval y el Cuartel Silva Palma, recintos pertenecientes a la Armada de Chile, el Buque Escuela Esmeralda fue centro de detención y tortura en los primeros días del Golpe Militar.

Por eso al mediodía de ayer, cuando la Esmeralda salió desde el puerto, cercanos a desaparecidos y torturados en la Quinta Región se manifestaron contra la Armada, a la que acusan de obstruir las causas de derechos humanos en la justicia, además de no reconocer su responsabilidad institucional.

La semana pasada, La Presidenta de la República Michelle Bachelet, despidió a la dotación de la nave, señalando que la Esmeralda “es una embajadora que representa a todos los chilenos”.

Seguir leyendo

Irregular aprobación de termoeléctrica de Codelco en Ventanas por Corema de Valparaíso.

Fuente: www.elciudadano.cl

Sin los consejeros regionales y con sólo 14 de sus 22 integrantes la comisión aprobó la calificación ambiental de la termoeléctrica a carbón que Codelco quiere construir cerca de Ventanas. La votación se realizó gracias a la también cuestionada aprobación del Plano Regulador Intercomunal de Valparaíso, a la que tampoco asistieron todos los consejeros y de la que no hay acta pública.

El viernes pasado, la Comisión Regional del Medio Ambiente de Valparaíso aprobó la resolución de Calificación Ambiental de la Central Térmica Energía Minera (CTEM), proyecto presentado al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental por Energía Minera S.A., filial de Codelco, sin la presencia de ninguno de los cuatro consejeros regionales y con sólo 14 de los 22 integrantes de la Comisión. El proyecto contempla la construcción y operación de una central termoeléctrica a carbón en las comunas de Quintero y Puchuncaví, compuesta por tres unidades de generación de 350 MW de potencia bruta cada una, que juntas deberán inyectar entre 500 MW y 1.050 MW al Sistema Interconectado Central (SIC).

La zona, ubicada al sureste de Ventanas, fue declarada saturada de contaminación de material particulado MP10 y SO2, de anhídrido sulfuroso, arsénico y metales pesados en 1993 por el Decreto Supremo 252 impulsado por el Ministerio de Agricultura. La Universidad de Valparaíso, a su vez, ha ratificado ese diagnóstico en estudios realizados desde entonces en la zona.

Seguir leyendo

17 de febrero: Documental gratuito: “Calle Santa Fe”

Martes 17/02 (18 horas)

Le Monde Diplomatique, San Antonio 434 (Metro: Plaza de Armas)

De El Mercurio:

El documental chileno Calle Santa Fe gana Festival Internacional de Cine de DD.HH en Valparaiso

La obra, que narra el desarrollo del Movimiento de Izquierda Revolucionaria y la muerte de Miguel Henríquez, obtuvo el premio Centenario Salvador Allende en la categoría cine político.

VALPARAISO.- La producción franco-chilena “Calle Santa Fe”, dirigida por Carmen Castillo, se adjudicó esta madrugada el primer premio en la segunda edición del Festival Internacional de Derechos Humanos que se celebró en Valparaíso.

El documental narra la muerte de Miguel Henríquez, dirigente del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) y la historia de esta agrupación. Además, pone énfasis en la resistencia contra la dictadura de Pinochet. Henríquez murió en el asalto a su casa por parte de los militares de la DINA, ubicada en la calle Santa Fe, el 5 de octubre de 1974.

Tras el fallecimiento de su compañero, Castillo, que estaba embarazada, resultó herida, perdió al niño y fue expulsada de Chile, radicándose en Francia como refugiada política.

La cinta resultó ganadora en la categoría “Cine Político” y obtuvo el premio “Centenario Salvador Allende,” estatuilla que se entrega por igual a todas las categorías ganadoras. Entre los documentales que ha dirigido Carmen Castillo destacan uno sobre el Premio Nobel de Literatura, José Saramago, quien fue mecenas de Calle Santa Fe.

El director del evento, Nelson Cabrera, destacó que este festival surgió como un homenaje a las iniciativas de libertad y crecimiento destinadas a “generar conciencia política en los pueblos”.

Cabrera señaló que el evento es la suma de variados esfuerzos de gente ligada a organizaciones sociales, ya que se trata de “un espacio temático que irrumpe ante la industria de entretenimiento y la farándula”.

El director del evento destacó que han “sido invitados para participar en la Red Mundial de Festivales de Derechos Humanos, frente a la importancia de lo político y social que se manifiesta en este cine”.

El Festival Internacional de Cine de Derechos Humanos considera temas como el medioambiente, el género, la globalización, la exclusión social, las migraciones, la memoria histórica y los pueblos originarios, bajo la mirada de la actualidad americana.

Amnistía Internacional no es responsable por eventos, contenidos o desarrollo de actividades de otras organizaciones. La información de la agenda está sujeta a cambios y debe ser verificada.

AL CIERRE, CARTA ABIERTA…ESCENALBORDE.

Fuente: laortopedia@escenalborde.cl

Este sábado 31 de enero, después de 5 años de trabajo, hemos cerrado la sala de escenalborde y con ello, se pierde un espacio ganado para la ciudad y las artes escénicas. Tal como lo imaginamos en el 2003, esta sala ofreció, a quienes se mueven por y en el circuito escénico, un espacio para que artistas – chilenos y extranjeros – y público compartieran. Por esto, las preguntas no tardan en llegar: ¿por qué?

A muchos les cuesta entender, ya que levantamos una sala, gozamos de una buena imagen, nuestra gráfica es visible en la ciudad, realizamos seminarios internacionales y nuestro trabajo es reconocido tanto a nivel nacional como internacional. Entonces, ¿qué pasó? Pesó la realidad y resulta difícil exponer, en pocas palabras, los motivos que nos llevan a declarar el cierre de la sala.

Es un hecho que las artes escénicas no son rentables ni lograrán ser autosustentables en Valparaíso, puesto que no existen las condiciones para ello, aunque el discurso turístico-cultural que se respira en el entorno porteño diga lo contrario. De muestra un botón: el desgaste provocado por la realización del Festival Danzalborde por el escaso apoyo de la Institucionalidad cultural. Durante las dos últimas versiones, el Festival se ha realizado en gran medida, gracias al esfuerzo como plataforma, que ha logrado una gestión internacional superior a los $30.000.000 anuales, más el aporte propio de largas horas de trabajo. Este aporte, contrastado con el total del presupuesto cultural 2008 del municipio o del área nacional de danza del CNCA, ponen esta cifra como un referente. Es una contradicción, si pensamos que el Festival puso el nombre de
Valparaíso en el mapa internacional de la actividad cultural desde la danza y con ello ha aportado a la imagen de la ciudad.

Tal como lo hemos experimentado, estamos en una ciudad que se presenta como un receptáculo precario para el desarrollo de las artes en general y más aún para las artes escénicas. Una ciudad que gracias a su nombramiento de Capital Cultural y Patrimonio de la Humanidad, es víctima de especulación inmobiliaria en torno al turismo-cultural. Aún no se ha logrado entender realmente que la actividad cultural es un capital significativo para el desarrollo de la sociedad entera; esto se hace más evidente cuando vemos que las inversiones apuntan hacia restaurantes, hostales y hoteles, y constantemente se pone énfasis en que los artistas deben acercarse al lenguaje empresarial, dejando de lado que la empresa puede y debe acercarse a las artes.

Cuando la entrada debe costar $1000 o  $2500 pesos desde hace 10
años para que asista público, cuando se invierte alrededor de 700 millones de pesos en el período de un mes en mega eventos culturales gratuitos a la ciudadanía -sin ver cómo eso repercute en los artistas y salas locales- la contradicción abruma.  No obstante, el asunto no se trata sólo de dinero, ya que a esto se suma el escaso diálogo que existe entre las instituciones y los actores culturales respecto de cómo articular un Valparaíso para la cultura. Ahora bien, una inversión de esa magnitud podría llegar a la comunidad en base a la misma idea de gratuidad e impulsando a compañías y espacios alternativos, generando redes y circuitos que potencien el espacio territorial que es Valparaíso a través de acciones coordinadas; por ejemplo, subvencionando una parte de las entradas de las salas para activar el circuito escénico, beneficiando a una mayor cantidad de actores. Nuestra sala, al igual que otros espacios que se han cerrado,
podrían estar funcionando y aportando en un clima de voluntad, diálogo y entendimiento. Y si miramos el territorio nacional, sin ir más lejos, hoy cierra también en Concepción la sala de Calaucán, espacio emblemático de la danza nacional con una larga trayectoria en el trabajo profesional desde regiones.

En Valparaíso, lo que sucede en este contexto, es que cuando aparece un nuevo actor que tiene la capacidad de producir en base al fondo del Estado, genera un desequilibrio que termina por aplastar a los independientes si no está dispuesto a mirar y dialogar. Desde este punto de vista, el Estado no puede convertirse en un competidor de los actores a los que se supone debe fomentar. A esto, se suma que el sistema cultural en Valparaíso es muy frágil. Competir con la amplia oferta cultural gratuita, genera una dinámica que impide que las salas puedan surgir. No olvidemos que en la ciudad, históricamente, las salas se cierran; El
Círculo y Teatro la Matriz, son un buen ejemplo; en su momento hubo un circuito informal para las artes escénicas en la calle Aldunate que desapareció sin que nadie viera en él una aporte a la ciudad.

Por otra parte, sentimos el cansancio de buscar permanentemente canales de asociatividad de cogestión con instituciones privadas y públicas no asistencialista, donde se persiga objetivos compartidos y no sólo se “nos ayude”. Paradojalmente, nuestro trabajo y logros son mencionados en discursos y estudios estadísticos; pero nuestras invitaciones a compartir acciones no son acogidas.

Hacemos la crítica respecto del vínculo como actores culturales con las instituciones que se preocupan por la cultura desde lo macro. Qué nos mueve, qué los mueve, cuáles son nuestros derechos y obligaciones como ciudadanos y cuáles son sus deberes y obligaciones como instituciones de Estado, cuáles son las de los privados que también forman
parte del tejido social y cuáles son las responsabilidades que, uno por iniciativa propia, decide asumir. No queremos que estas afirmaciones sean recibidas como quejas en busca de culpables; también hacemos autocrítica. En este sentido, nuestro principal error ha sido mostrarnos al entorno desde la solidez que nos da el tener claro qué hacer y hacerlo seriamente.

En el entendido de que la sociedad se construye entre todos, es que pensamos que nuestro trabajo ha sido un constante aporte al crecimiento cultural de la ciudad. Desde su línea de capacitación, escenalborde utilizó la sala como espacio para la formación en artes escénicas mediante un diplomado, un plan anual integral, en residencias de creación y constantes ciclos de talleres abiertos de danza y teatro, consolidando un equipo de excelentes docentes que colaboraron con toda su experiencia en los pasacalles 2006 y 2008. También fue un espacio de producción, donde las ferias de diseño independiente fueron una oportunidad para aquellos jóvenes talentos del diseño local para dar a conocer un producto creativo y de calidad;  fue escenario de compañías y de creadores interesados en la investigación y en el compartir sus procesos, educándonos junto al público y promoviendo así el intercambio tan necesario en el campo de la creación.
Finalmente, el camino construido con nuestro trabajo diario y el de muchos que han pasado por esta sala, se concentra y vierte también en la realización anual del Festival Danzalborde. En síntesis, hemos contribuido esforzadamente, al igual que muchos, a descentralizar la cultura y hemos participado en redes de apoyo que han permitido el desarrollo de las artes escénicas.

Pese a todo lo anterior, la sala cierra. Sin embargo, nuestro proyecto es una responsabilidad asumida con el entorno social de forma voluntaria, pero en la medida que se inserta en el tejido social, se
vuelve público. Hacemos en el contexto de la ciudad y el país, movemos desde la danza y las artes escénicas nuestras ideas para construir día a día nuestro entorno. Aportamos a la construcción de una sociedad mejor en la medida que nuestro trabajo como profesionales lo permite.

Esta semana la sala reunió, a través de diversos seminarios, a docentes y alumnos provenientes de Alemania, Francia, Irán, Brasil, Argentina (Córdoba, Mendoza, Rosario y Buenos Aires) y Chile (Coquimbo, Iquique, Santiago, Villa Alemana, Quintero, Valparaíso y Viña). Mientras escribimos estas palabras, 25 personas trabajan por última vez en el salón de la sala escenalborde, y discuten en profundidad sobre el lugar del cuerpo en la creación escénica, compartiendo reflexiones que dejan entrever diferentes miradas y entendimientos, diferentes acentos y procedencias, pensando juntos cómo construir nuestro hacer. Y hoy nuestra sala deja de existir y a nadie le preocupa realmente, más que a nosotros mismos. Lo que felizmente podemos decir, es que ese “nosotros” es más grande de lo imaginado, es un nosotros que trasciende a la danza misma, y trasciende los bordes de la ciudad, tal como al nombrarnos y soñar nuestro proyecto nos lo propusimos.

Todo el trabajo realizado nos permite decir hoy que la siembra ha sido poderosa. Nuestro trabajo se centra en las artes escénicas y es desde allí que trazamos todas las conexiones posibles para aportar a la construcción del tejido social de la ciudad y el país, poniéndonos siempre en un contexto internacional. Sólo podemos decir que, pese a todos nuestros esfuerzos, no confluyeron visiones y voluntades. La sala se cerró, pero seguimos creyendo en el proyecto escenalborde.

Como directores queremos agradecer a todos los que trabajaron con nosotros en la construcción de este espacio. Al equipo de gestión, diseñadores, compañías, creadores, docentes, medios de comunicación, colaboradores, alumnos, público, amigos y a nuestras incondicionales familias que también vivieron escenalborde, infinitas gracias.

Rocío Rivera e Iván Sánchez
Directores escenalborde

Valparaíso, 31 de enero de 2009.

LAS NOTICIAS, ENTREVISTAS Y OPINIONES VERTIDAS EN ESTE BLOG, NO REPRESENTAN NECESARIAMENTE EL PENSAMIENTO DE AMNISTÍA INTERNACIONAL – CHILE.