21 de marzo: UNICEF llama a eliminar la discriminación racial

Fuente: UNICEF

En el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia hizo un llamado a los gobiernos y a la sociedad de América Latina y el Caribe en general a combatir las prácticas cotidianas de racismo que afectan especialmente a la niñez, adolescencia indígena y afrodescendiente.

Según estudios recientes realizados en varios países de la región, aún persiste una fuerte discriminación hacia indígenas y afrodescendientes. Esta práctica empieza desde la escuela, donde los niños y niñas son objeto de discriminación por el uso de sus vestidos tradicionales y por su lengua. No sólo el sistema educativo discrimina, lo mismo ocurre con el trato que reciben en los servicios básicos de salud y en los sistemas judiciales.
Sigue leyendo

Opinión: Invertir en la infancia

Fuente: Egidio Crotti*, El Mostrador

La reciente entrega del Estado Mundial de la Infancia 2009, la principal publicación que elabora UNICEF cada año sobre la situación de la niñez en el mundo, coloca a Chile  entre los países con mejores indicadores de la región en el ámbito de la salud materno-infantil. De hecho, tiene la tasa de mortalidad materna más baja de América Latina y una tasa de mortalidad de menores de 5 años, indicador fundamental para medir el bienestar de los niños, similar a la de Canadá y Estados Unidos.

Estos resultados hablan de la opción prioritaria por la infancia que ha hecho este país durante 50 años, al invertir de manera sistemática en el cuidado y protección de sus niños y niñas. Esta decisión no está relacionada necesariamente con la disponibilidad de recursos económicos del país, sino que es un claro ejemplo de voluntad política y de una visión de largo plazo. La misma voluntad política que ha demostrado el actual gobierno con la creación del Sistema de Protección a la Infancia Chile Crece Contigo, que  actualmente es un proyecto de ley que se discute en el Congreso y que ha concitado el apoyo y adhesión de los parlamentarios de todos los sectores políticos.

Para UNICEF, la institucionalización del Sistema Chile Crece Contigo constituye un hito trascendente en varios sentidos; el más relevante, confirma la importancia de asegurar a todos los niños y niñas de Chile las mejores condiciones y oportunidades.

Garantizar el mejor desarrollo de todos los niños y niñas es un asunto de respeto a los Derechos del Niño y un imperativo moral, ya que el cuidado y protección de la niñez entre los 0 y 4 años es de vital importancia para asegurar una vida saludable y sentar bases sólidas para el momento de iniciar estudios formales. También es un tema de equidad, en la medida que el sistema en discusión permitirá acortar las brechas en la atención a la primera infancia y la educación inicial que hoy existen.

Un sistema como el que se busca crear implica invertir en la primera infancia. Esto es fundamental por al menos dos razones. Por un lado, recientes estudios neurológicos demuestran que la mayor parte de las capacidades mentales de los adultos se forman en el cerebro antes de nacer y durante los primeros tres años de vida.  Así, la primera infancia es la etapa en la que el cerebro más se desarrolla, por lo tanto, lo que se haga o deje de hacerse en esta etapa tiene repercusiones importantes para toda la vida.

De otra parte, también hay razones económicas que sustentan la idea de invertir en la primera infancia y en la educación inicial, dadas las altas tasas de retorno individual y social que ésta tiene. Es decir, que por cada peso que se destina en esta etapa, se ahorra o gana mucho más. Sobre la base de estudios realizados en muchísimos países, se ha demostrado que la tasa de retorno es de uno a 17, es decir, se recuperan 17 dólares por cada dólar invertido. Y el retorno social es aún mayor del retorno a nivel de cada individuo.

En definitiva, el proyecto de ley es, entonces, una señal en la dirección correcta: proteger a los niños y niñas, garantizando derechos y asegurando prestaciones.

Asimismo, esta iniciativa legal implica desafíos que el país deberá enfrentar y ante los cuales es importante estar atentos.

Por un lado, la institucionalización del Sistema Chile Crece Contigo, implica profundizar y fortalecer una descentralización más efectiva en que el nivel local pueda liderar la coordinación intersectorial.

Además, el asegurar derechos y garantizar prestaciones, demanda acordar progresivamente indicadores que den cuenta de la calidad de dichas prestaciones, velando también porque esos indicadores sean públicos y estén a disposición de la ciudadanía. Por ejemplo, posibilitará medir el desarrollo infantil temprano y la satisfacción de los usuarios a través de la percepción de las propias familias.

Por último, el proyecto de ley establece un mecanismo para ir incorporando otros subsistemas al sistema de protección. Hoy es Chile Crece Contigo, pero en el futuro se deberá avanzar en otros temas como por ejemplo la salud de los adolescentes o la buena nutrición de niños y niñas.

El Estado Mundial de la Infancia 2009, consigna que el riesgo de morir por complicaciones vinculadas con el embarazo o el parto es 300 veces mayor para mujeres que viven en países menos adelantados que para las que viven en países industrializados, señalando que no existe índice de mortalidad más desigual.

En este mismo sentido, una de las principales recomendaciones que entrega el Estado Mundial de la Infancia 2009, dirigido a mejorar los índices de salud materno-infantil, es que los países cuenten con sistemas de acompañamiento para las madres durante todo el embarazo y eso es lo que hace precisamente Chile Crece Contigo.

*Egidio Crotti es representante de la UNICEF para Chile.

LAS NOTICIAS, ENTREVISTAS Y OPINIONES VERTIDAS EN ESTE BLOG NO REPRESENTAN NECESARIAMENTE EL PENSAMIENTO DE AMNISTÍA INTERNACIONAL – CHILE.

Opinión: Trabajo infantil, violación masiva de derechos humanos

Fuente: La Nación

El uso del trabajo infantil puede poner en cuestión los méritos del comercio internacional. Si el beneficio del libre intercambio de bienes proviene de tener precios más bajos gracias a la mano de obra barata, pareciera que no hay una ganancia neta para la humanidad.

El uso de mano de obra infantil en grandes factorías asiáticas que venden para Occidente parecía una situación superada por la denuncia.

Hace algunos años el mundo se impactó porque una de las más importantes marcas de zapatillas, Nike, había sido descubierta utilizando niños asiáticos para la elaboración de sus productos.

La empresa hizo su mea culpa y pareció que el tema estaba superado. Por eso la noticia llegada de la India, en el sentido que se habían allanado fábricas de calzado y bolsos de mujer, fue impactante y dejó en claro que esa práctica no ha sido erradicada.

En la India la existencia de estas fábricas es un secreto a voces. Los cálculos de organismos internacionales señalan que 250 millones de niños son empleados hoy como mano de obra de empresas, muchas de ellas transnacionales.

Los escasos defensores de estas prácticas alegan que es la única manera de combatir el hambre en naciones sobrepobladas como India, donde 450 millones de personas son pobres.

Pero este argumento se derrumba al verificar que en esas mismas zonas del mundo también hay millones de personas cesantes, y que lo que se busca al hacer trabajar niños en condición de virtual esclavitud es abaratar el costo de la mano de obra. Por eso, 20% de la economía india depende hoy del trabajo infantil.

El uso del trabajo infantil puede poner en cuestión los méritos del comercio internacional. Si el beneficio del libre intercambio de bienes proviene de tener precios más bajos gracias a la mano de obra barata, pareciera que no hay una ganancia neta para la humanidad.

Sólo en la medida en que los niños tengan la oportunidad de educarse será posible que ellos consigan trabajos dignos y que no ocupen plazas que deberían ejercer adultos.

Chile no está exento de este problema. Según cifras de Unicef (Organización de Naciones Unidas para la Infancia), más de 238 mil niños trabajan en nuestro país y 107 mil 363 laboran en trabajos que son absolutamente inaceptables. Son menores que generalmente laboran en las calles más de 12 horas al día.

Estos menores necesitan de la urgente ayuda del Estado para poder estudiar y, a su vez, es necesario aportar al ingreso de sus familias, porque esa es la principal motivación que los lleva a trabajar.

La eliminación del trabajo infantil es una importante señal de paso al desarrollo, debido a que la educación es la herramienta fundamental que les permitirá a los menores de bajos recursos salir de la situación de pobreza y no el trabajo infantil.

Por su masividad y por el efecto que tiene en la superación de la pobreza, esta violación de los derechos humanos debería estar en el centro de la preocupación de todo gobierno progresista.

LAS OPINIONES, ENTREVISTAS Y NOTICIAS  VERTIDAS EN ESTE BLOG  NO REPRESENTAN NECESARIAMENTE EL PENSAMIENTO DE AMNISTÍA INTERNACIONAL – CHILE