CUT anunció paro nacional para el 16 de abril

Fuente: Radio Cooperativa

El presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), Arturo Martínez, se reunió este martes en La Moneda con el ministro secretario general de la Presidencia, José Antonio Viera-Gallo, tras la cual aseguró que la organización ya coordina un paro nacional para el próximo 16 de abril.

“Tenemos un calendario de movilizaciones que parte mañana en todos las ciudades del país y tenemos entonces el paro para el 16 de abril, en el cual estamos trabajando fuertemente”, señaló.

“Se están haciendo movilizaciones sectoriales y yo creo que hay ambiente como para responderle a la crisis y a los que se quieran aprovechar de la crisis, con la movilización de los trabajadores. Porque creo que ha habido demasiado aprovechamiento de parte de los empleadores”, enfatizó.

El encuentro tuvo como motivo la verificación del avance del proyecto de ley que termina con la exclusión de los dirigentes sindicales para ser candidatos al parlamento.

Se espera que para fines de marzo se ponga urgencia a la eventual legislación, para que entre a la Cámara de Diputados.

LAS NOTICIAS, ENTREVISTAS Y OPINIONES VERTIDAS EN ESTE BLOG, NO REPRESENTAN NECESARIAMENTE LA POSICIÓN DE AMNISTÍA INTERNACIONAL – CHILE.

María Elena Valenzuela, especialista de Género y Empleo de la OIT. “En Chile ha aumentado la precarización del trabajo”.

Fuente: www.elmostrador.cl

 

La experta analiza la realidad laboral chilena, que ya está mostrando los primeros síntomas alza del desempleo a raíz de la crisis mundial. Y aunque considera que el país destaca positivamente dentro del contexto regional y que se han logrado importantes avances en legislación laboral, reconoce falencias, como la reticencia a la negociación de parte del empresariado y la brecha salarial entre hombres y mujeres.

Por Claudia Urquieta Ch.

El tema laboral está de moda. Esto, en el marco de la crisis económica mundial, que ya dejó de ser sólo una amenaza  y se está instalando cada vez con más como vendaval en el país.

Según las últimas cifras del INE, entre octubre y diciembre de 2008 el desempleo llegó a 7,5 por ciento. Porcentaje que para la especialista de Género y Empleo  de la OIT para América Latina y el Caribe, María Elena Valenzuela, no es demasiado alarmante, pero sólo porque mide la época de temporada, cuando hay bastante trabajo agrícola y de turismo.

Según la experta “las cifras a partir de abril mostrarán con mayor fuerza el peso de la crisis”. Por lo que considera como “una buena señal” que exista preocupación desde todos los sectores, tomando en cuenta los llamados del Gobierno al  empresariado a arrimar el hombro y cooperar para evitar más despidos.

En ese contexto, el tema laboral tiene múltiples vectores. Desde los avances en la legislación, la desigualdad, la reticencia de ciertos sectores a la negociación, o la brecha salarial entre hombres y mujeres. En conversación con El Mostrador, Valenzuela da su mirada sobre estos temas y evalúa la situación del país en este ámbito.

-¿Cuál es la evaluación que hace la OIT sobre la realidad laboral en Chile?

-En el contexto de América Latina la situación de Chile resalta por lo positiva. Tiene una amplia proporción de mano de obra asalariada y una baja proporción de informalidad en comparación con  el resto de los países de la región. Además, ha habido avances importantes en legislación laboral.

-¿Cómo cuáles?

-Por ejemplo la reforma previsional. O los cambios en los derechos de las trabajadoras domésticas. También es emblemático el haber podido restablecer formas institucionalizadas de diálogo social, negociación y libertad sindical. Eso equipara la capacidad de negociación.

-A pesar de esto la OCDE está preparando un negativo reporte sobre la política laboral chilena, donde critica la poca flexibilidad laboral y la baja sindicalización.

-Para ingresar a la OCDE es necesario, además de cumplir con los requisitos de comportamiento macroeconómico, cumplir con ciertos estándares laborales. Y a nuestro entender el país tiene varias tareas pendientes. Por ejemplo, la desigualdad casi no ha cambiado. Hay problemas de baja cobertura de seguridad social y además ha aumentado la precarización del trabajo.

-¿En qué forma?

-Esto es una ola mundial. Y Chile no se escapa de eso, que se expresa en que hay mayor inseguridad en el trabajo. Por ejemplo, los contratos son diferentes a los tradicionales indefinidos. Son a plazo fijo, por faena, que tienen un período determinado. Se estima que las personas que entran al mercado de trabajo van a tener 7 u 8 más rotaciones en comparación con la generación de sus padres. Además se ha armado una zona gris de trabajos atípicos que son cada vez más típicos.

-¿Qué pasa con la evolución de los ingresos?

-Chile ha tenido una política de salario mínimo que ha permitido de manera importante subir los ingresos de la población de estratos socioeconómicos más bajos. Ha puesto un piso más alto.
Sin embargo la mantención de la desigualdad es fundamentalmente por ingresos laborales. El 80 por ciento del ingreso familiar proviene del trabajo. Y la desigualdad se produce allí, porque si analizas el conjunto de ingresos de la familia, sumando los subsidios por ejemplo, la desigualdad tiende a caer. Pero si analizas sólo los ingresos laborales, la desigualdad se mantiene e incluso puede que aumente un poco.
Lo que te demuestra que el mercado de trabajo está operando mal como un factor de integración social y de una distribución más equitativa del ingreso.

-¿Y cuál es la solución para manejar esto?

-Tener mecanismos más difundidos de negociación. Y que la negociación colectiva sea un instrumento más utilizado al nivel de las empresas.

-Pero en Chile en general el sector empresarial es bastante reticente a esto, es mal visto.

-Aunque me cuesta ponerlos a todos en un saco, efectivamente no hay una valoración de lo que significa negociar y acordar. Pero si negocias previenes paros y conflictos. En Chile se ha producido algo curioso porque el número de huelgas es bajo. Y lo que se producen son manifestaciones de otro tipo como tomas de camino, o lo que pasó el año pasado con Codelco. Y eso es una expresión de que el mecanismo que debiera usarse, que es la negociación, no está funcionando como debería.

La brecha salarial entre hombres y mujeres

Según explica Valenzuela, el promedio en Chile y la región de lo que ganan las mujeres mensualmente es un 72 por ciento de lo que reciben los hombres. Brecha que desde los 90’ ha ido disminuyendo, pero que aún existe.

-¿Cuáles son las consecuencias sociales que acarrea esta brecha?

-Implica un mal uso de los recursos humanos, porque se están desaprovechando por un tema estrictamente discriminatorio. Si comparas ingresos de hombres y mujeres por nivel de educación, calificación, número de horas, siempre te queda  una cifra residual que no tiene ninguna explicación. Y eso es simplemente discriminación, lo que es un comportamiento irracional desde el punto de vista económico.
Además, tiene un efecto importante en términos de crecimiento de la economía, de la competitividad del país.

-¿Influye también en la disposición de las mujeres para incorporarse al mercado laboral?

-Sí. Sobre todo las de nivel socioeconómico bajo, porque los ingresos potenciales son tan reducidos que no tiene mucho sentido.
Entonces tiene incidencia en la capacidad de la familia de superar la pobreza. Pero también tiene que ver con un derecho básico a no ser discriminada por ser mujer, y por lo tanto es un punto súper importante para plantearse la democracia de verdad.

-¿Cómo se puede cortar esta brecha?

-En este marco estamos en una campaña global denominada “la igualdad de género en el corazón del trabajo decente”, uno de cuyos puntos centrales en América Latina es la promoción de la igualdad de remuneración en función de lo que corresponde.

-Según un estudio de la OIT, además de esta brecha la crisis golpeará más fuerte a las mujeres.

-Sí. Hay sectores de la economía donde las mujeres son mayoría, que serán seriamente afectados, tales como ventas, comercio o servicios.  Además, en el caso de las familias en que trabaja el hombre, al quedar cesante las mujeres empezarán a buscar trabajo, y por lo que se ha visto en crisis anteriores buscan trabajo en cualquier cosa con tal de tener ingreso rápido.
También se  verán afectadas porque en la práctica son ellas las que están a cargo de los temas de la casa, y de los niños. Y en periodo de crisis tiende a haber mayor carga del trabajo doméstico porque se compran menos cosas afuera.

LAS NOTICIAS, ENTREVISTAS Y OPINIONES VERTIDAS EN ESTE BLOG, NO REPRESENTAN NECESARIAMENTE EL PENSAMIENTO DE AMNISTÍA INTERNACIONAL – CHILE.

Opinión: Trabajo infantil, violación masiva de derechos humanos

Fuente: La Nación

El uso del trabajo infantil puede poner en cuestión los méritos del comercio internacional. Si el beneficio del libre intercambio de bienes proviene de tener precios más bajos gracias a la mano de obra barata, pareciera que no hay una ganancia neta para la humanidad.

El uso de mano de obra infantil en grandes factorías asiáticas que venden para Occidente parecía una situación superada por la denuncia.

Hace algunos años el mundo se impactó porque una de las más importantes marcas de zapatillas, Nike, había sido descubierta utilizando niños asiáticos para la elaboración de sus productos.

La empresa hizo su mea culpa y pareció que el tema estaba superado. Por eso la noticia llegada de la India, en el sentido que se habían allanado fábricas de calzado y bolsos de mujer, fue impactante y dejó en claro que esa práctica no ha sido erradicada.

En la India la existencia de estas fábricas es un secreto a voces. Los cálculos de organismos internacionales señalan que 250 millones de niños son empleados hoy como mano de obra de empresas, muchas de ellas transnacionales.

Los escasos defensores de estas prácticas alegan que es la única manera de combatir el hambre en naciones sobrepobladas como India, donde 450 millones de personas son pobres.

Pero este argumento se derrumba al verificar que en esas mismas zonas del mundo también hay millones de personas cesantes, y que lo que se busca al hacer trabajar niños en condición de virtual esclavitud es abaratar el costo de la mano de obra. Por eso, 20% de la economía india depende hoy del trabajo infantil.

El uso del trabajo infantil puede poner en cuestión los méritos del comercio internacional. Si el beneficio del libre intercambio de bienes proviene de tener precios más bajos gracias a la mano de obra barata, pareciera que no hay una ganancia neta para la humanidad.

Sólo en la medida en que los niños tengan la oportunidad de educarse será posible que ellos consigan trabajos dignos y que no ocupen plazas que deberían ejercer adultos.

Chile no está exento de este problema. Según cifras de Unicef (Organización de Naciones Unidas para la Infancia), más de 238 mil niños trabajan en nuestro país y 107 mil 363 laboran en trabajos que son absolutamente inaceptables. Son menores que generalmente laboran en las calles más de 12 horas al día.

Estos menores necesitan de la urgente ayuda del Estado para poder estudiar y, a su vez, es necesario aportar al ingreso de sus familias, porque esa es la principal motivación que los lleva a trabajar.

La eliminación del trabajo infantil es una importante señal de paso al desarrollo, debido a que la educación es la herramienta fundamental que les permitirá a los menores de bajos recursos salir de la situación de pobreza y no el trabajo infantil.

Por su masividad y por el efecto que tiene en la superación de la pobreza, esta violación de los derechos humanos debería estar en el centro de la preocupación de todo gobierno progresista.

LAS OPINIONES, ENTREVISTAS Y NOTICIAS  VERTIDAS EN ESTE BLOG  NO REPRESENTAN NECESARIAMENTE EL PENSAMIENTO DE AMNISTÍA INTERNACIONAL – CHILE

La herida que recorre Chile

Fuente: www.lanacion.cl

Definitivamente la crisis se instaló en el país. Lo dejó claro la paralización de las obras de Costanera Center en Santiago. Pero en regiones el porrazo también se ha sentido fuerte. Por eso en el Gobierno monitorean con especial atención las zonas que hoy tienen las mayores tasas de desempleo, que son las que requerirán mayor urgencia en la implementación de los planes de emergencia. Éstas son algunas de ellas.

Era una de las empresas más tradicionales y emblemáticas de Coronel. Sobre todo porque en esta comuna de la Región del Biobío son escasas las compañías dedicadas a la manufactura. Su fuerte era la elaboración de productos sanitarios de loza. Sin embargo, esta filial en Coronel de la centenaria empresa Fanaloza bajó sus cortinas hace un mes, cuando sus exportaciones se fueron a pique debido a la crisis en Estados Unidos. Los casi 120 empleados que ahí laboraban fueron despedidos. Todos corrieron la misma suerte, desde el gerente hasta el junior.

545 kilómetros al norte, varias decenas más de trabajadores tienen el temor de perder su pega. Porque otra manufacturera, la fábrica de plásticos Coresa, está evaluando el futuro de la planta que tiene en Llolleo, en la provincia de San Antonio. Sus trabajadores creen que lo más probable es que cierre. Por eso la incertidumbre.

Y un poco más al norte, en Valparaíso, un comentario obligado entre los trabajadores portuarios en las últimas semanas ha sido la disminución de cinco millones en las toneladas de embarques que se mueven en este terminal. Esa merma ha impactado en los servicios que apoyan la actividad del puerto y ya destruyó decenas de puestos de trabajo, aunque las autoridades locales aún no han cuantificado las cifras.

De norte a sur las noticias llegan incesantemente. Los despidos masivos -que son los que implican a diez o más personas, según la Dirección del Trabajo- pasaron a ser parte habitual de los cafés de oficina y de la sobremesa en los almuerzos del domingo en todo Chile. Sin embargo, las noticias que han salido desde algunas zonas son mucho más desalentadoras, como éstas que vienen de Coronel y Valparaíso, dos de las ciudades que ya están sintiendo el golpe de la crisis y que comparten un lamentable récord: tienen una tasa de desocupados que supera el 14% y, de acuerdo a los pronósticos de las autoridades, este porcentaje se incrementaría en los próximos meses.

El mapa de La Moneda

Según las últimas cifras de empleo que publicó el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) la semana pasada, son seis las grandes ciudades -las que sobrepasan los 40 mil habitantes- que tienen una tasa de desempleo de dos dígitos: además de Valparaíso y Coronel, en esta lista están Viña del Mar, Rancagua, Talcahuano y Temuco. Y entre las más pequeñas, Vallenar, Penco, Curanilahue y Padre Las Casas son las comunas que ya están enfrentando los dos dígitos, el fantasma que ronda en el país y que -a juicio de los economistas- podría llegar a la cifra de cesantía nacional en los meses de invierno.

Sin embargo, fuentes del Ministerio del Trabajo explican que en casi todas estas comunas, las cifras responden a situaciones que se venían registrando incluso antes de que se desatara la crisis internacional. “No tenemos zonas en donde el desempleo se haya disparado sólo a raíz de las últimas turbulencias”, precisan. El fenómeno que han constatado en el Gobierno es que en muchas de las comunas que ya tenían un tasa de cesantía sobre el 10% -algunas de ellas con un desempleo estructural-, la situación se ha agravado en los últimos tres meses.

Quizás uno de los ejemplos más claros de este fenómeno, es el de las regiones que tienen una fuerte dependencia de la industria salmonera, en especial la Región de los Lagos. Porque si bien el mortal virus ISA está provocando pérdidas inéditas en la salmonicultura, la crisis económica comenzó a golpearla por el lado de las exportaciones. La cifra que hasta ahora maneja la Confederación de Trabajadores del Salmón es de 6.500 despidos y que según sus proyecciones, podría alcanzar los 20 mil. De acuerdo a las estadísticas del INE, esta región posee una tasa de desempleo de 3,1%, la segunda más baja en todo el país. Sin embargo, el presidente de la confederación, Javier Ugarte, asegura que estas cifras no reflejan la situación actual de las comunas salmoneras. De ellas, las más afectadas son las de las provincias de Llanquihue y las que están en el mar interior de Chiloé, donde se concentra la mayor cantidad de centros de cultivo afectados.

En La Moneda ya están elaborando un mapa con las zonas que necesitarán con mayor urgencia la implementación de los planes para combatir el desempleo. Y las prioritarias son todas aquellas que tienen tasas de cesantías sobre dos dígitos. En todo caso, en estas comunas las autoridades locales ya están afinando sus propias medidas, que contemplan principalmente la aceleración en la construcción de obras públicas. Incluso, en varias de ellas están elaborando estrategias de reactivación con el empresariado, como es el caso de Valparaíso y las comunas forestales.

El presidente de la Sociedad Nacional de Agricultura, Luis Schmidt, sostiene que es esencial que el sector privado juegue un rol activo en esta crisis: “Creo que todos los empresarios debiéramos esforzarnos porque los despidos sean la última salida a la que echemos mano. Esa tendría que ser la última opción. Antes tenemos que agotar todas las opciones para evitar que esa lacra que es la cesantía, siga aumentando día a día”. //LND

LAS OPINIONES, ENTREVISTAS Y NOTICIAS  VERTIDAS EN ESTE BLOG, NO REPRESENTAN NECESARIAMENTE EL PENSAMIENTO DE AMNISTÍA INTERNACIONAL – CHILE.

Responsabilidad social empresarial y empleo.

Fuente: www.lanacion.cl

El empresariado se juega su prestigio social en estas actuaciones. Es lamentable que al primer signo de incertidumbre el sacrificio tengan que hacerlo los trabajadores y no los accionistas.

No cabe duda de que la primera responsabilidad social de un empresario es crear empleos y mantenerlos. Este principio está puesto en juego ante la crisis financiera internacional.

Ciertamente, el entorno económico se va poniendo cada vez más difícil en la medida en que caen los precios de nuestras exportaciones y, en general, disminuye la demanda por ellas.

Afortunadamente, Chile viene saliendo de un año en que su economía creció casi 4% y junto con ello las utilidades de las empresas. Por otro lado, el país tiene importantes reservas de divisas y un ahorro fiscal significativo.

Es decir, si bien la crisis externa nos va a afectar, porque somos una economía abierta, el impacto debería ser atenuado por la sanidad de nuestras cuentas públicas.

No obstante este panorama relativamente estable, los empresarios han optado desde el primer momento por despedir personal. Así ha pasado con mayor fuerza en la construcción y en la minería desde fines del año pasado y en el primer mes de 2009. A esta tendencia se han sumado los bancos.

Estas entidades, que el año pasado tuvieron beneficios en sus operaciones por 300 mil millones de pesos, han optado por despedir en los últimos seis meses a cinco mil trabajadores.

¿Es ésta otra señal de la codicia? El empresariado se juega su prestigio social en estas actuaciones. Es lamentable que al primer signo de incertidumbre el sacrificio tengan que hacerlo los trabajadores y no los accionistas.

Por lo demás, los bancos son empresas que tienen muchas alternativas de recorte de gastos antes de recurrir al fácil expediente de reducir personal.

No hay que ser demasiado suspicaces para pensar que los empresarios están prefiriendo crear un clima de inestabilidad social, antes que sacrificar sus ganancias. Es un camino que puede tener algún éxito en el corto plazo, pero probablemente no lo tendrá en el largo.

El desempleo contraerá la demanda agregada y ello llevará a menores niveles de actividad económica. El ajuste podrá tomar así la forma de una espiral recesiva.

En este contexto no quedará otra alternativa que la intervención del Estado para mantener niveles significativos de actividad económica en sectores como obras públicas y vivienda.

Mientras más drásticos sean los empresarios en la reducción de personal, más enfática y profunda debería ser la acción estatal. Que no se quejen después de una excesiva presencia estatal en la actividad económica.

Ya es hora de que los empresarios tomen un compromiso público con la mantención del empleo. Seguramente, la mayor parte de las personas que poseen hoy trabajo preferirán unas condiciones de empleo más exigentes antes que perderlo todo.

LAS NOTICIAS, ENTREVISTAS Y OPINIONES VERTIDAS EN ESTE BLOG, NO REPRESENTAN NECESARIAMENTE EL PENSAMIENTO DE AMNISTÍA INTERNACIONAL – CHILE.