Video: Hombre gay logra obtener tuición de sus hijos

Fuente: TVN

Polémica generó la decisión de una madre de otorgar la tuición de sus hijos a su padre quien se reconoció homosexual. La decisión -ratificada por la justicia- implica que los niños vivirán con su progenitor y la pareja de este.


LAS NOTICIAS, ENTREVISTAS Y OPINIONES VERTIDAS EN ESTE BLOG, NO REPRESENTAN NECESARIAMENTE LA POSICIÓN DE AMNISTÍA INTERNACIONAL – CHILE.

Ser padre y ser gay

Fuente: Emol

La condición sexual es una cosa y las disposiciones del carácter y las virtudes morales, otra. Los vicios y las virtudes se distribuyen por igual entre homosexuales y heterosexuales. Por eso no hay razones para impedir a un gay, por principio, que críe y eduque personalmente a sus hijos.

CARLOS PEÑA

El caso del padre homosexual (sí: los hay) que obtuvo la tuición de sus hijos (de aquí en adelante los niños serán educados por él y su pareja) ha vuelto a plantear el problema de si la orientación sexual de la gente debe influir o no en la manera en que asignamos derechos y deberes.

Veamos.

Hay una amplia gama de asuntos en los que la orientación sexual resulta -aun para los conservadores más recalcitrantes- indiferente. A la hora de celebrar un contrato, leer un libro, comer, escuchar una clase, hacer política u hojear el diario, la condición sexual del comerciante, el escritor, el cocinero, el investigador, el político o el periodista resulta más o menos indiferente. Salvo la maledicencia y el prejuicio -que nunca faltan-, es probable que nadie esté de acuerdo en impedir a un gay o lesbiana dedicarse a algunas de esas actividades.

Habrá prejuicios, no hay duda, pero nadie los llevaría tan lejos como para apoyar reglas públicas que impidieran a los homosexuales desarrollar esas actividades.

Sigue leyendo

“Un homosexual no está capacitado para formar hijos”:

Fuente: MUMS

MUMS rechaza las declaraciones de Cardenal Medina y lo invita a aclarar casos de pedofilia

Por Coordinación Política muMs / marzo 2009

Las declaraciones del Cardenal Medina, son una vez más una invitación al odio, tal cual lo hizo la Iglesia en tiempos de la inquisición y durante muchos cuando quemaban a mujeres y homosexuales por atraerse a ser diferentes.

“En Chile tenemos la costumbre de tratar de arreglar todo con leyes, el problema es que por encima de las leyes humanas está la ley de Dios, la ley natural y la moral… Y cuando las leyes humanas y la gente quiere eludirlas, siempre encuentra alguna forma de sacarle la vuelta”, señaló Medina a los medios de prensa.

Media no es el dueño de la moral, eso es algo personal y los valores de los chilenos en su mayoría no son los del señor Medina que se quedó en el pasado, en el odio, en la oscuridad. Hoy dentro de la Iglesia hay quienes tienen una doctrina de amor y respeto por las personas, además si el Cardenal Medina quiere hablar de homosexualidad que entregue a Monseñor Cox, el como jerarca de la Iglesia debiera saber donde lo tiene escondido, deben entregarlo y no proteger a un criminal.

Sigue leyendo

Tuición: madres y padres homosexuales

Fuente: Rolando Jimenez, La Tercera

La tuición de hijos o hijas por parte de madres y padres lesbianas, gays, bisexuales y transexuales (LGBT) continúa siendo en Chile un tema polémico, siendo conveniente analizar la razón de porque esta realidad genera controversias, a objeto de poder acercarse a ella sin prejuicios.

Los debates públicos y privados presentan como principal problemática los eventuales negativos efectos que puede tener en los menores de edad el ser criados por madres o madres homosexuales, dividiéndose ambas posturas en dos bandos: los que piensan que sí hay consecuencias nocivas y quienes consideran que no.

La interrogante clave entonces, en el marco sociocultural de nuestro país, es sí provoca algún daño o no en los hijos o hijas el vivir con familias homoparentales.

La respuesta a ello, por un asunto de responsabilidad ética y moral y de verdadero compromiso con la igualdad de derechos para todas las personas, requiere tener conocimientos documentados y precisos, al margen de creencias religiosas, ideológicas o políticas, que pueden estar a favor o en desacuerdo con estudios efectuados hasta ahora.

Sigue leyendo

Opinión: En el nombre del padre

Fuente: Christian Vidal Beros,  La Tercera

Lamento decirle a mis más fieles detractores y críticos, que precisamente por gente como ellos, escribo una y otra semana; por gente que se escandaliza al ver a modelos vestidas de “vírgenes”, por gente que se horroriza por políticos que salen del clóset, y por gente que pone el grito en el cielo por la entrega de condones en la playa por parte de un mono disfrazado de amarillo. Ahora los mismos, rasgan vestiduras por la decisión del juez de familia de Puente Alto, Francisco Loret, quien concedió la tuición de dos niños – de 10 y 17 años – a su padre homosexual, quien vive con su pareja.

Lo que en otros países no es tema (porque el principio de Igualdad Jurídica sí se cumple a cabalidad, no sólo en el papel), acá da para debate. Y es que ya era hora que la Justicia se redima del error grosero que en el año 2004 le quita sus dos hijas a la jueza Karen Atala “por ejercer su condición homosexual” y que por cierto dejará al Estado chileno como flagrante violador de los DDHH de la madre, ante la Corte Interamericana de Justicia. (La sentencia de la Corte Suprema no desconocía su derecho a ser homosexual, pero ¿de qué me vale el reconocimiento de un derecho si no puedo ejercerlo?). Hoy la situación es distinta, y en la sentencia del juez Loret, vemos una seria relación de los hechos, y una atinada ponderación del interés superior de los niños – ese interés al que alude la Honorable diputada Cristi – por cuanto son ellos quienes deciden irse a vivir con su padre; son ellos quienes fueron los primeros en apoyarlo; y son ellos quienes veían vulnerados sus derechos al lado de la madre.

Sigue leyendo

Expertos en derecho: “Tuición de hijos a padre gay o madre lesbiana es normal”

Fuente: La Tercera

Debate se enciende tras caso de padre homosexual a quien le fue cedida la tuición de sus hijos.

¿La orientación sexual puede ser una condición por si sola para denegar la tuición, custodia o cuidado de un hijo? Es la pregunta que nuevamente salta al tapete de la discusión tras el caso de un padre gay a quien le fue cedido el cuidado de sus hijos por parte de un tribunal de familia de Puente Alto, previa autorización de la madre de los menores.

Para el director del Centro de Derechos Humanos de la Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, Jorge Contesse, el sólo hecho de ser homosexual no es un impedimento legal para recibir en custodia a sus hijos, ni pone en riesgo su desarrollo o formación.

“Lo que es dañino para la formación de un niño es crecer en un hogar en que no hay afecto, cariño, cuidado y hay maltrato y estos factores no son patrimonio de personas de una misma condición sexuales, eso se encuentra en hogares de heterosexuales y homosexuales, pero no es la homosexualidad de las personas una atenuante que provoque daño a los niños”, explicó Contesse a latercera.com.

El Licenciado en Ciencias Jurídicas y Sociales explica que cuando se le pregunta al niño –trámite que se exige según normativas internacional al presentarse estas situaciones- en muchos casos prefieren vivir con su padre o su madre, independiente de su condición sexual, buscando protección y cariño. “Que una pareja homosexual o lesbiana no esté en condiciones de criar hijos o de formarlos es simplemente un prejuicio social”, acotó.

Sigue leyendo

Intenso debate genera entrega de tuición de menores a padre gay

fuente: El Mercurio

Los lectores de El Mercurio, a través del Blog, entregaron sus opiniones respecto a la capacidad que tienen los homosexuales para cuidar niños y debaten respecto al rol de la justicia en el caso.

SANTIAGO.- Una marcada diferencia de opiniones ha generado la entrega voluntaria de la tuición de sus hijos que una madre realizó al padre de los pequeños, quien en marzo del año pasado le confesó que es homosexual, situación que fue legalizada ante el Juzgado de Familia de Puente Alto.

La madre A.G.L ha defendido su decisión indicando que “amo a mis hijos, pero ya no podía más. No quería tener a los niños obligados a mi lado”. Sin embargo, su argumento para muchos resulta ser un desdibujado concepto de maternidad producto de los tiempos actuales.

Y es que el padre de los niños, C.P.W,  convive hace casi un año con su pareja H.A.M., quien desde ahora también compartirá su casa con los dos niños de 10 y 17 años. Según el progenitor, después de conocer la resolución del Juzgado de Familia de Puente Alto “todos lloramos de alegría. Yo sabía que era la persona má idónea para tenerlos”.

Sigue leyendo

Movilh aplaude que hijos puedan ser cuidados por pareja gay

Fuente: Emol.com

El movimiento también anunció una nueva demanda de tuición, que iría en beneficio de una persona transgénera.

SANTIAGO.- El Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) se mostró muy satisfecho luego que Emol diera a conocer el caso de un padre gay, C.P.W., que junto a su pareja tiene la posibilidad de criar a sus dos hijos, de 10 y 17 años de edad.

La tuición, cedida por la madre el 30 de noviembre pasado en un caso llevado por el juez de familia de Puente Alto, Francisco Loret, “marca un importante avance de reconocimiento a las diversas formas de amar y de entregar amor entre las familias”, sostuvo el Movilh.

El movimiento valoró que la estabilidad física y psíquica de los niños permitiera que “la familia pudiera tomar en conjunto la decisión”.

“El deseo de ambos (hijos) de vivir con su padre también fue importante, sin que en ello interfiriera la orientación sexual del progenitor”, agrega.

La agrupación también enfatizó que la mejor calidad de vida de los menores de edad no pasa por convivir con una pareja homosexual o heterosexual, “sino que por desarrollarse en un ambiente que le dé estabilidad en todos los planos”.

Movilh también anunció una nueva demanda de tuición, que iría en beneficio de una persona transgénera, y aprovechó de pedir a los parlamentarios del país que aprueben una ley que impida que padres y madres homosexuales puedan perden la tuición de sus hijos en razón de su orientación sexual o identidad de género, pues ello sigue siendo un peligro en nuestro país.

LAS NOTICIAS, ENTREVISTAS Y OPINIONES VERTIDAS EN ESTE BLOG, NO REPRESENTAN NECESARIAMENTE LA POSICIÓN DE AMNISTÍA INTERNACIONAL – CHILE.

“Papa, Mamá…Soy gay”

Fuente: Roberto Rosenzvaig, La Tercera

Roberto Rosenzvaig: psicólogo clínico, sexólogo acreditado como tal por la Federación Latinoamericana de Sociedades de Sexología y Educación Sexual Terapeuta individual y de pareja. Presidente la Corporación Chilena de Sexualidad Humana.

Roberto Rosenzvaig: psicólogo clínico, sexólogo acreditado por la Federación Latinoamericana de Sociedades de Sexología y Educación Sexual

Mi trabajo como especialista en sexualidad, hace que sea relativamente común cierto tipo de consulta, donde se presentan padres preocupados por la orientación sexual de su hijo o hija (aunque en este artículo voy a hacer solo referencia a los varones).

Los padres llegan angustiados, porque los hechos que han venido observando les señalan que la evolución de la conducta del hijo no es igual a la de los otros jóvenes de su edad. El momento típico de la consulta se sitúa alrededor de los 16 a 18 años; en ese instante aparecen en ellos ciertos detalles manifiestos que antes no fueron percibidos o se minimizaron.

El punto de conflicto se establece en torno a las relaciones sociales y a la marcada preferencia por vincularse con grupos de amigos del mismo sexo, en detrimento de las relaciones con compañeras de la misma edad. No es que se rechace todo contacto con mujeres, ni que aparezcan rasgos de afeminamiento notorio, sino un modo de preferencia sutil, que es captado tarde o temprano por el círculo íntimo de las relaciones familiares. Aún cuando el propio sujeto perciba su diferencia, la conducta habitual es que la oculte, esforzándose por mostrar comportamientos comunes a su grupo de pares, los avances (notorios) en el plano de aceptación y el respeto a la diversidad en el plano de la orientación sexual no son todavía suficientes, para que tanto la persona como su círculo familiar acepten de buen grado y sin conflicto una clara definición homosexual. Los padres desean escuchar que su hijo está confuso, ambivalente. Sin embargo en la mayor parte de los casos no existe tal confusión.

Sigue leyendo

Padres dentro del clóset: Qué hago si mi hijo es gay

Fuente: La Nación

“Ya se le va a pasar”, dicen como si se tratara de un resfrío. Porque primero es la negación, luego los cuestionamientos, los duelos internos, la aceptación o el rechazo. Para ningún padre es fácil admitir que su hijo no es heterosexual. Pero se puede. ¿La clave? Informarse para derribar mitos.

A los 22 años y tras salir del seminario, Marco Becerra recibió el silencio de su madre y el rechazo de su padre, cuando asumió su homosexualidad. Su salida del clóset desató una crisis en su hogar.

Su progenitor simplemente no lo aceptó y dejó caer su ira contra él por años, lo que lo obligó a irse de su casa a vivir con su pareja.

“Me sentí expulsado. Me aislé de ellos, perdí las navidades y las fiestas familiares”, recuerda el actual presidente de Acción Gay.

Sabe que su historia es la de muchos homosexuales y que la reacción de su padre es lo habitual. “Cuando uno le dice a su padre que es gay éste se siente traicionado, herido en su masculinidad. La mamá es un poco más cómplice, tal vez porque cree que así tendrá a su hijo por más tiempo”, dice Becerra, quien confiesa que pese a todo tiene hoy una relación cordial con su progenitor. “Es un anciano y lo de ser gay pasó a segundo plano”, dice.

Sin embargo, entre el alejamiento y reconciliación hubo dolores y duelos a ambos lados del camino. Porque si bien ningún padre o madre está preparado para que un hijo o hija le revele que no es heterosexual, ningún hijo lo está para romper públicamente con la “obviedad” de no sentir atracción por personas del sexo opuesto.

DERRIBAR MITOS

La negación, el rechazo y el bloqueo son los primeros sentimientos que suelen tener los padres cuando se enteran que su hijo o hija es homosexual, transexual o transgénero, dice la sicóloga Amorina Calello. Y es que “la sociedad chilena es muy apegada a valores religiosos, por eso la reticencia de parte de los padres”, señala.

“Muchas veces los padres reaccionan con un ‘ya se le va a pasar’, pensando que es algo del momento, una etapa de transición. Incluso un acto de rebeldía. Pero eso no es así y si ocurre, no es lo frecuente”, asegura Calello.

De allí que una de las primeras cosas que deben considerar los padres -tras el impacto inicial de la confesión- es que verbalizar esa realidad frente a los progenitores no es tarea fácil.

“Ellos deben evaluar cuán importante es que la familia acepte a la persona (hijo/a)”, explica la sicóloga.

Pero ese proceso de evaluación no es instantáneo. De allí que también Calello recomiende a los hijos no esperar respuestas inmediatas y tener paciencia, ya que “están tomando una opción distinta, por lo que debe haber cierta disposición a esperar la no aceptación del otro”.

La confusión inicial es normal. Se bloquean frente a la información y no saben qué hacer. “Es el mejor momento para que los progenitores se informen”, explica Marcelo Schwember, sicólogo del Centro Cit, especialista en el tema. Y es que el mayor enemigo a derrotar son los prejuicios y mitos: que los homosexuales son más promiscuos, que son peligrosos por el sida, que son enfermos, etc.

Otro gran mito es que la homosexualidad es una enfermedad, lo que lleva a no pocos padres a considerar como solución un tratamiento sicológico.

Sin embargo, la mayoría de los especialistas coincide en que las terapias “para dejar de ser gay” no surten efecto y sólo provocan daño emocional al “paciente”.

La culpa tampoco es buen camino, aunque es parte del proceso normal de “duelo” ocasionado por la ruptura de la imagen idealizada y tradicional que los padres forman respecto a sus hijos y su futuro: profesionales, exitosos, casados, con familia, que les den nietos, etc.

Sin embargo, explican los expertos, los padres deben entender “que no tienen responsabilidad en que los hijos sean gay. No hay una determinación directa”.

NO TODOS REACCIONAN IGUAL

Pese a que hay ciertos patrones de comportamiento, no todos los padres reaccionan igual frente a una confesión de este tipo. Es lo que le pasó a Jimena Norambuena, madre de Michel Riquelme, quien no tuvo grandes problemas cuando su hija le contó que era transexual masculino (sentía que había nacido en el cuerpo equivocado).

“Nunca tuve un conflicto con eso, nunca me cuestioné cómo lo había criado ni nada, porque ha sido buen alumno, una buena persona”. Algo que Michel le agradece.

“Tenía mucho miedo que me rechazaran, que me echaran de la casa y tener que separarme de mi familia para poder estar bien conmigo mismo. Pero por suerte no fue así”.

Su madre relata que quedó embarazada joven, y que tuvo miedo por la reacción de sus padres. Pero como su madre la apoyó, decidió ser una madre igualmente comprensiva. “Una tía me dijo: ‘¿y cómo lo lograste asumir?’. Con amor nomás, le respondí. Imagínate que uno los cría, entonces ¿cómo vas a desconocer a tu propio hijo?”.

SALIR DEL PROPIO CLÓSET

La sicóloga Karen Talamilla señala que “no pueden generalizarse las formas de afrontar que tienen los padres”, pues eso depende de factores socioculturales y no de si es el padre o la madre, si bien ésta “es la primera en darse cuenta, dada la mayor proximidad cotidiana que tiene con los hijos en la sociedad chilena”.

Por su parte, Astrid van den Bosch, sicoterapeuta del Grupo de Apoyo a Hombres Transexuales (GAHT) dice que a la larga lo terminan asumiendo, pero “casi siempre es una aceptación condicionada”.

Es decir, no se resignan a que algún día su hijo/a pueda cambiar. Lo que más temen es la discriminación que pueden sufrir, el qué dirán y la frustración de pensar que no van a tener nietos.

Ahora, cuando ha transcurrido mucho tiempo desde que los padres saben la verdad, y aun así mantienen los conflictos iniciales, Talamilla recomienda “acudir a terapia para hacer un proceso de aceptación y respeto, donde es necesario revisar la propia internalización del estigma que hacen los padres, muchas veces sin darse cuenta”.

Sólo una vez superado el proceso, los padres pueden salir de su clóset. “Antes de conversar con tíos, primos y amigos de la familia, antes de contárselo a otros, son los propios padres quienes deben aceptar al hijo. Antes de comunicarlo, ellos mismos tienen que superarlo”, dice Schwember.

¿Cómo lo superan? Además de los consejos anteriores, un estudio de la Universidad de San Francisco que alertó sobre el aumento de suicidios (8,9% y depresiones (3,4%) en jóvenes homosexuales rechazados por sus progenitores, entrega su receta: “los padres pueden superar el rechazo una vez que entienden el impacto grave de sus palabras y acciones sobre sus niños y niñas”.

Loretta Aguirre/ Sofía Fernández / La Nación

LAS OPINIONES, ENTREVISTAS Y NOTICIAS  VERTIDAS EN ESTE BLOG  NO REPRESENTAN NECESARIAMENTE EL PENSAMIENTO DE AMNISTÍA INTERNACIONAL – CHILE