Familia de Matías Catrileo

Comunicado público. 3 de enero de 2011.

“Quien siembra el terror en Wallmapu, son las fuerzas represivas del estado chileno que actúan con violencia en contra de comunidades que han decidido recuperar y defender su espacio territorial, golpeando y disparando contra mujeres, ancianos y niños. El estado chileno acusa de terroristas a los mapuche que luchan por recuperar sus tierras, a quienes han perseguido, discriminado y asesinado”…

Con motivo de cumplirse tres años del vil asesinato de Matías Catrileo Quezada, queremos compartir algunas reflexiones y conjuntamente invitarles a sumarse a las actividades de repudio en contra del asesino Cabo 2do de Carabineros Walter Ramírez y el alto mando de esta institución que lo respalda y protege. Sigue leyendo

Anuncios

Desde Arauco a Caledonia, solo la lucha nos hará libres

Fuente: El Ciudadano

Se han cumplido tres años del la toma de terrenos de Kanonhstaton, “El lugar protegido” en Caledonia (Canadá), donde un grupo de mujeres y hombres decidieron retomar en sus manos una lucha de siglos de oprobio, represión, humillación, y ultraje. La acción tomada por la comunidad indígena de las Seis Naciones del territorio del Rió Grand River (a una hora y media al oeste de Toronto), fue la única alternativa para parar la construcción del gran complexo residencial llamado “The Douglas Creek Estates,” el cual iba ser construido en los limites de la reserva, lo que significaba una clara ingerencia de traspaso en territorios indígenas.

Aquel 28 de Febrero del 2006, el frió penetraba los huesos….

Sigue leyendo

LA GRAVE SITUACIÓN DEL PUEBLO INDÍGENA. LUBICON CREE DE CANADÁ.

 

ARTÍCULO ELABORADO POR:

ANA CAROLINA COFRÉ

Coordinadora

Equipo de los Derechos Humanos de los Pueblos Originarios de Amnistía Internacional

 

 

            Mientras en Chile se permitirá la exploración geotérmica en los Geiseres del Tatio, a 100 kilómetros al norte de San Pedro de Atacama, lugar sagrado de las comunidades Lickannantay (Atacameños) a través del proyecto de Perforación Geotérmica Profunda llevado a cabo por la Empresa Nacional de Petróleo y la Empresa ENEL, así como el Proyecto Pascua Lama al interior de Vallenar que afecta a las comunidades de Huascoaltinos (descendientes de los antiguos diaguitas), en Canadá, la explotación a gran escala de gas y petróleo ha socavado de forma drástica la capacidad del Pueblo Lubicon Cree, que habita la zona occidental en la provincia de Alberta, de mantener su economía y su modo de vida tradicional basado en la tierra.

 

            Amnistía Internacional ha denunciado estos hechos a las autoridades canadienses, dando a conocer la realidad que está sufriendo el Pueblo Lubicon Cree en su Informe: La Tierra y el Modo de Vida Amenazados. El Pueblo Indígena Lubicon Cree de Canadá, publicado en octubre 2008.

 

El territorio de los Lubicon Cree ocupa 10.000 kilómetros de zonas boscosas de baja altitud, llanuras, ríos, lagos y humedales. A partir de 1979, se construyeron en la zona 2.200 kilómetros de carretera que actualmente es utilizada por las industrias petrolíferas y de gas. Se han perforado 2.000 posos de petróleo y se han usado 56 kilómetros de tierra de este pueblo originario para uso industrial. Los Lubicon Cree han protestado en repetidas ocasiones sobre esta situación que transgrede su derecho a la tierra, su derecho a practicar su economía tradicional basada en la caza y recolección de alimentos, y su derecho a la salud y prácticas culturales tradicionales. Por otra parte, el Pueblo Lubicon Cree no se ha beneficiado en absoluto de la riqueza que se ha creado con este proyecto de explotación de gas y petróleo en su territorio.

 

            La extracción a gran escala en sus tierras iniciada en los años 70, condujo a una disminución brusca de la fauna para labores de caza, pesca, y la recolección de alimentos y plantas medicinales. El número de animales cazados para aprovechar la carne y la piel cayó en un 90% por razones de contaminación. Como consecuencia ha sido extremadamente difícil para los Lubicon Cree desarrollar alternativas que sustituyan su economía tradicional.

 

            En el año 1988, se llegó a un acuerdo con las autoridades de Alberta que se conoce como el acuerdo Grimshaw. Este acuerdo consiste en ceder 200 kilómetros de tierra para establecer una Reserva Lubicon Cree. En la reserva, los Lubicon Cree supuestamente tendrían todos los derechos para disponer de los recursos tanto los de superficie como los del subsuelo y de crear 41 kilómetros como zona de seguridad. Con este acuerdo, no se concedieron nuevas licencias de extracción, pero aún no se llega a un acuerdo definitivo, reinando en la región una preocupación constante del incremento del ritmo de extracción de gas y petróleo ante medidas de presión para que se de vía libre a nuevas explotaciones tal como lo sucedido en las regiones colindantes de la Provincia. En los distintos momentos de las conversaciones con la autoridad de la Provincia de Alberta, pareció cercana la posibilidad de un acuerdo, pero a partir del 2003, se produjo un fracaso en las negociaciones, lo que aleja a los Lubicon Cree de tener el derecho a dirigir su propio gobierno y a gestionar servicios dentro de la reserva.

 

            Tras un examen realizado sobre la situación en el 2005, el Comité de Derechos Humanos de la ONU exhortó a Canadá para que garantizara la consulta oportuna a los Lubicon Cree antes de conceder licencias para la explotación económica de las tierras objeto de controversias. Pese a este llamamiento, no se han producido resultados reales ni tampoco se ha consultado a los Lubicon Cree antes de conceder nuevas licencias de explotación, las cuales siguen aumentando.

 

            Los Lubicon Cree de Canadá junto con los Huascoaltinos del Valle del Huasco de Vallenar y los Lickannantay de San Pedro de Atacama en Chile continúan llevando a cabo acciones para evitar que sus derechos económicos, sociales y culturales sean transgredidos por empresas extractivas que atentan con su derecho a la vida. Ya es hora de que las empresas y los gobiernos de alrededor del mundo empiecen a respetar los acuerdos y las promesas hechas hacia los pueblos originarios.

 

 

Este Artículo está basado en la información contenida en el  Informe  de Amnistía Internacional llamado: La Tierra y el Modo de Vida Amenazados. El Pueblo Indígena Lubicon Cree de Canadá 

Si desea obtener mayor información del contenido de este Informe, visite la página web de Amnistía Internacional: www.amnistia.cl o escriba a info@amnistia.cl

ONG Social Indigena denuncia ante el silencio de los medios. Piden 15 años de cárcel para cineasta Elena Varela.

Fuente: ONG Social Indigena.

La Fiscalía pidió una condena a quince años de cárcel para la cineasta chilena Elena Varela, detenida en mayo cuando grababa un documental sobre el conflicto mapuche, acusada de dos atracos, informó hoy el diario ‘La Tercera’.


Elena Varela, quien ha estado ligada a la lucha por la reivindicacion de los derechos ancestrales del pueblo Mapuche,actualmente en libertad condicional, está acusada de asociación ilícita, robo con homicidio y tenencia ilegal de armas en los atracos a una sucursal bancaria y a una oficina de pago de pensiones en 2004 y 2005, en los que murieron cuatro personas.

Los mismos cargos pesan sobre Kenny Sánchez y Sergio Reyes, ex operario de la empresa forestal Mininco, para quienes la Fiscalía de Rancagua, ciudad situada unos 90 kilómetros al sur de Santiago, pide veinte años de prisión.

Los tres acusados serán sometidos a un juicio oral en los próximos meses, mientras que a otros tres procesados se les retiraron los cargos al no demostrarse su participación en los atracos.

Según la Fiscalía, los imputados integraron una organización destinada a cometer atracos en ‘beneficio propio’ y para financiar ‘lo que ellos llaman un trabajo político, como la colocación de bombas y la ayuda a chilenos detenidos en el extranjero’.

Entre éstos últimos el Ministerio Público cita a Mauricio Hernández Norambuena, ‘Ramiro’, ex dirigente de la Frente Patriótico Manuel Rodríguez -grupo guerrillero de izquierdas que luchó contra la dictadura chilena- y preso en Brasil desde 2002 por su participación en el secuestro de un empresario.

Tras ser detenido, Sergio Reyes aseguró que en 2003 la organización realizó una escuela de guerrilla e instrucción ideológica y que mantenía contactos con la guerrilla colombiana Ejército de Liberación Nacional, considerada una organización terrorista por EEUU y la Unión Europea.

Varela fue detenida junto a otras cinco personas en la región de La Araucanía, unos 680 kilómetros al sur de Santiago, cuando filmaba el documental ‘Newen Mapuche’ sobre el conflicto entre comunidades mapuches y compañías forestales por las tierras ancestrales que reclaman los indígenas.

Durante la detención, la policía incautó vídeos, película, equipos de sonido, cámaras y vestuario necesarios para la filmación del documental, financiado por el estatal Fondo de Fomento Audiovisual del Consejo Nacional de Cultura y las Artes.

Defensores de los derechos humanos, Mapuches,cineastas y periodistas protestaron contra el arresto de Varela, quien permaneció encarcelada en Rancagua desde el 7 de mayo hasta el 13 de agosto, tras lo cual se le concedió el arresto domiciliario con la prohibición de salir del país.

Las opiniones, entrevistas y noticias vertidas en este blog, no representan necesariamente el pensamiento de Amnistía Internacional – Chile.