Desde Arauco a Caledonia, solo la lucha nos hará libres

Fuente: El Ciudadano

Se han cumplido tres años del la toma de terrenos de Kanonhstaton, “El lugar protegido” en Caledonia (Canadá), donde un grupo de mujeres y hombres decidieron retomar en sus manos una lucha de siglos de oprobio, represión, humillación, y ultraje. La acción tomada por la comunidad indígena de las Seis Naciones del territorio del Rió Grand River (a una hora y media al oeste de Toronto), fue la única alternativa para parar la construcción del gran complexo residencial llamado “The Douglas Creek Estates,” el cual iba ser construido en los limites de la reserva, lo que significaba una clara ingerencia de traspaso en territorios indígenas.

Aquel 28 de Febrero del 2006, el frió penetraba los huesos….

Sigue leyendo

Anuncios

HidroAysén a la Comisión Interamericana de DDHH

Fuente: Antonio Valencia /  La Nación

Consejo Defensa de la Patagonia acudirá a la instancia luego de desfavorable fallo en la Suprema.

Adicionalmente, opositores a las megarepresas recurrirán por segunda vez a la Comisión de Cooperación Ambiental Chile-Canadá, que ya en diciembre pasado declaró admisible otra demanda contra el Estado.

El Observatorio

Río Aysen. Foto: El Observatorio

Como parte de su férrea oposición a las cuatro megarepresas que Endesa y Colbún pretenden construir en la Región de Aysén, el Consejo de Defensa de la Patagonia recurrirá por primera vez a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, luego de que el lunes la Corte Suprema confirmara el rechazo al recurso de protección interpuesto por la organización en contra de la Comisión Regional de Medio Ambiente (Corema), que no acogió la solicitud de aplicación de un tratado hídrico vigente entre Chile y Argentina.

Basado en el mismo fallo, en que el máximo Tribunal confirmó la sentencia de la Corte de Apelaciones de diciembre pasado, la agrupación ciudadana acudirá nuevamente ante la Comisión de Cooperación Ambiental Chile-Canadá para denunciar “una pauta persistente en el incumplimiento de la legislación sectorial por parte del Estado de Chile”.

A fines del año pasado, la mencionada entidad canadiense declaró admisible la denuncia interpuesta en junio de 2008 por el consejo una vez que la Superintendencia de Electricidad y Combustibles otorgara el permiso provisorio al proyecto sobre los ríos Pascua y Baker, sin considerar el Protocolo Específico Adicional sobre Recursos Hídricos Compartidos adscrito al Tratado de Medio Ambiente firmado entre Chile y Argentina en 1991.

INSTANCIAS AGOTADAS

Marcelo Castillo, abogado del Consejo de la Patagonia, confirmó que agotada la última instancia judicial dentro del país -la Corte Suprema-, procede estampar el reclamo ante organismos internacionales, donde esperan sean atendidas las denuncias de violación de derechos humanos de igualdad ante la ley y el incumplimiento de legislación ambiental.

“Consideramos que los fallos de primera y segunda instancia, sólo por una formalidad absurda, pues presentamos nuestra solicitud antes de que HidroAysén entregara el Estudio de Impacto Ambiental (EIA), no se hicieron cargo de nuestros reclamos de ilegalidad por violación de derechos”, señaló el abogado.

“Vamos a pedir medidas provisionales de modo que se adopten varias iniciativas, entre las que no se descarta la paralización del proyecto, pues la comisión posee facultades discrecionales para ello, dependiendo de los antecedentes que aportemos”, indicó Castillo.

En una arista más de la batalla contra el megaproyecto, cuya inversión asciende a 3.200 millones de dólares, la denuncia será presentarán en marzo próximo en la sede de Washington del organismo internacional.

HIDROAYSÉN Y TRILLIUM

El recurso de protección rechazado por los tribunales nacionales, según explicó Castillo, fue presentado para revertir la omisión por parte de la Corema de Aysén que no dio curso a la solicitud de condiciones administrativas establecidas por ley para aplicar el citado tratado entre Chile y Argentina que, entre otros puntos, establece que las cuencas hídricas compartidas deben contar con un plan general de utilización, “instrumentos que no existen para los casos de las cuencas de los ríos Pascua y Baker”.

Pese al revés judicial en la Corte Suprema, Castillo enfatizó que la sentencia de dicho tribunal no emite juicio sobre el fondo del asunto (la no aplicación del tratado binacional de recursos hídricos compartidos) ni se refiere a la admisibilidad y/o aprobación del EIA.

“Acá las instituciones no están funcionando y se está comprometiendo internacionalmente al Estado por este tipo de situaciones”, lamentó Castillo, abogado que formó parte de la demanda ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos que, tras seis años, condenó al Estado en el caso Trillium. “Aunque son causales distintas, existe ese precedente por cuanto el fondo -la violación de derechos-, es similar”, advirtió.

LAS OPINIONES, ENTREVISTAS Y NOTICIAS  VERTIDAS EN ESTE BLOG  NO REPRESENTAN NECESARIAMENTE EL PENSAMIENTO DE AMNISTÍA INTERNACIONAL – CHILE

LA GRAVE SITUACIÓN DEL PUEBLO INDÍGENA. LUBICON CREE DE CANADÁ.

 

ARTÍCULO ELABORADO POR:

ANA CAROLINA COFRÉ

Coordinadora

Equipo de los Derechos Humanos de los Pueblos Originarios de Amnistía Internacional

 

 

            Mientras en Chile se permitirá la exploración geotérmica en los Geiseres del Tatio, a 100 kilómetros al norte de San Pedro de Atacama, lugar sagrado de las comunidades Lickannantay (Atacameños) a través del proyecto de Perforación Geotérmica Profunda llevado a cabo por la Empresa Nacional de Petróleo y la Empresa ENEL, así como el Proyecto Pascua Lama al interior de Vallenar que afecta a las comunidades de Huascoaltinos (descendientes de los antiguos diaguitas), en Canadá, la explotación a gran escala de gas y petróleo ha socavado de forma drástica la capacidad del Pueblo Lubicon Cree, que habita la zona occidental en la provincia de Alberta, de mantener su economía y su modo de vida tradicional basado en la tierra.

 

            Amnistía Internacional ha denunciado estos hechos a las autoridades canadienses, dando a conocer la realidad que está sufriendo el Pueblo Lubicon Cree en su Informe: La Tierra y el Modo de Vida Amenazados. El Pueblo Indígena Lubicon Cree de Canadá, publicado en octubre 2008.

 

El territorio de los Lubicon Cree ocupa 10.000 kilómetros de zonas boscosas de baja altitud, llanuras, ríos, lagos y humedales. A partir de 1979, se construyeron en la zona 2.200 kilómetros de carretera que actualmente es utilizada por las industrias petrolíferas y de gas. Se han perforado 2.000 posos de petróleo y se han usado 56 kilómetros de tierra de este pueblo originario para uso industrial. Los Lubicon Cree han protestado en repetidas ocasiones sobre esta situación que transgrede su derecho a la tierra, su derecho a practicar su economía tradicional basada en la caza y recolección de alimentos, y su derecho a la salud y prácticas culturales tradicionales. Por otra parte, el Pueblo Lubicon Cree no se ha beneficiado en absoluto de la riqueza que se ha creado con este proyecto de explotación de gas y petróleo en su territorio.

 

            La extracción a gran escala en sus tierras iniciada en los años 70, condujo a una disminución brusca de la fauna para labores de caza, pesca, y la recolección de alimentos y plantas medicinales. El número de animales cazados para aprovechar la carne y la piel cayó en un 90% por razones de contaminación. Como consecuencia ha sido extremadamente difícil para los Lubicon Cree desarrollar alternativas que sustituyan su economía tradicional.

 

            En el año 1988, se llegó a un acuerdo con las autoridades de Alberta que se conoce como el acuerdo Grimshaw. Este acuerdo consiste en ceder 200 kilómetros de tierra para establecer una Reserva Lubicon Cree. En la reserva, los Lubicon Cree supuestamente tendrían todos los derechos para disponer de los recursos tanto los de superficie como los del subsuelo y de crear 41 kilómetros como zona de seguridad. Con este acuerdo, no se concedieron nuevas licencias de extracción, pero aún no se llega a un acuerdo definitivo, reinando en la región una preocupación constante del incremento del ritmo de extracción de gas y petróleo ante medidas de presión para que se de vía libre a nuevas explotaciones tal como lo sucedido en las regiones colindantes de la Provincia. En los distintos momentos de las conversaciones con la autoridad de la Provincia de Alberta, pareció cercana la posibilidad de un acuerdo, pero a partir del 2003, se produjo un fracaso en las negociaciones, lo que aleja a los Lubicon Cree de tener el derecho a dirigir su propio gobierno y a gestionar servicios dentro de la reserva.

 

            Tras un examen realizado sobre la situación en el 2005, el Comité de Derechos Humanos de la ONU exhortó a Canadá para que garantizara la consulta oportuna a los Lubicon Cree antes de conceder licencias para la explotación económica de las tierras objeto de controversias. Pese a este llamamiento, no se han producido resultados reales ni tampoco se ha consultado a los Lubicon Cree antes de conceder nuevas licencias de explotación, las cuales siguen aumentando.

 

            Los Lubicon Cree de Canadá junto con los Huascoaltinos del Valle del Huasco de Vallenar y los Lickannantay de San Pedro de Atacama en Chile continúan llevando a cabo acciones para evitar que sus derechos económicos, sociales y culturales sean transgredidos por empresas extractivas que atentan con su derecho a la vida. Ya es hora de que las empresas y los gobiernos de alrededor del mundo empiecen a respetar los acuerdos y las promesas hechas hacia los pueblos originarios.

 

 

Este Artículo está basado en la información contenida en el  Informe  de Amnistía Internacional llamado: La Tierra y el Modo de Vida Amenazados. El Pueblo Indígena Lubicon Cree de Canadá 

Si desea obtener mayor información del contenido de este Informe, visite la página web de Amnistía Internacional: www.amnistia.cl o escriba a info@amnistia.cl