Introducción

PROTEGER LO HUMANO

Hacia una cultura de Derechos Humanos en Chile

La Agenda de Derechos Humanos para el Bicentenario, originada en una propuesta realizada en ocasión de las elecciones presidenciales de 2005, se ha convertido en una iniciativa proactiva de organizaciones e individuos de la sociedad civil, que presenta un “mapa de ruta” para las sucesivas administraciones del Estado de modo de situar la promoción y defensa de los Derechos Humanos, al centro de las realizaciones políticas y como respuesta a las aspiraciones legítimas de todas las personas que habitan Chile.

Desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, se ha formado una cultura global que ha penetrado en todas las esferas de la cultura, y en cuyo centro neurálgico se encuentran los Derechos Humanos. La política no está al margen de este proceso.

El desarrollo político institucional de Chile en los años precedentes al golpe de 1973, estuvo –implícitamente al menos– ligado a la mejoría en el goce de los Derechos Humanos; la recuperación de la democracia en 1990, en tanto, estuvo explícitamente marcada por la lucha por su reconquista.

Gran parte de quienes han ocupado altas investiduras en la nueva democracia, participaron de ese proceso: la democracia chilena debiera ser hoy un modelo de sociedad fundada en el respeto irrestricto de los valores de la dignidad esencial de todas las personas que se encuentran bajo nuestra jurisdicción; en la eliminación de todas las formas de discriminación; en la solidaridad universal, y en la profundización de la participación democráticas.

La cercanía del Bicentenario de la independencia de Chile, debiera motivar a la sociedad a celebrar el acontecimiento en un marco en que cada persona que vive en el país se sienta segura en el goce de todos sus derechos: civiles, políticos, económicos, sociales y culturales. Ello supone, por una parte, que las políticas públicas sean diseñadas y ejecutadas con una perspectiva de Derechos Humanos; y, por la otra, la adopción de políticas públicas específicas para la promoción y protección de estos derechos.

Las organizaciones que hemos construido la Agenda de Derechos Humanos que hoy proponemos, pensamos –por ejemplo– que, en materia de seguridad, las políticas públicas debieran buscar que ella tenga en mira la garantía de la certeza para todas las personas, especialmente las más desposeídas, del goce de todos sus derechos, y no la adopción de medidas represivas o limitantes de tales derechos. Sostenemos también que la promoción y protección internacional de los Derechos Humanos exige una política exterior activa, influyente, y ejemplificadora, ya no solamente formal en los foros internacionales.

Las propuestas que se enuncian se centran en fortalecer los importantes avances de los últimos años, pero también en consolidar esos progresos e impedir retrocesos. Esto es especialmente importante respecto de las graves violaciones de los Derechos Humanos cometidas durante la dictadura (1973-1990).

Los progresos normativos que en el mundo entero se observan han incorporado, en la teoría y la praxis de la acción política, nuevos temas valóricos y culturales históricamente relegados, que se hacen presentes en esta Agenda.

Las organizaciones e individuos que suscribimos esta Agenda, estimamos de particular importancia el perfeccionamiento de nuestra institucionalidad, para la promoción y la protección de los Derechos Humanos.

El 10 de diciembre de 2008 se conmemoraron los 60 años de la Declaración Universal de Derechos Humanos, motivo por cual proponemos una Agenda de Derechos Humanos para el Bicentenario que incluye 60 propuestas. Estas propuestas consideran los siguientes temas: verdad, justicia y reparación; promoción de los derechos humanos; discriminación; derechos de las mujeres, adolescentes y niñas; personas y grupos humanos en riesgo; derechos económicos, sociales y culturales; educación en derechos humanos; democracia y participación.

Resulta indispensable establecer para Chile una agenda común de Derechos Humanos, la cual, contemplando acciones concretas y efectivas, marque un hito en la conmemoración del Bicentenario de la independencia. Este hito, además, estamos convencidos de que debe estar centrado en el reconocimiento de la dignidad y en el mejoramiento de la calidad de vida de todas las personas.

Por los motivos antes expuestos, las organizaciones proponentes requerimos al Estado chileno, por medio del Gobierno y otros poderes que lo representan, que se adopte una Agenda Nacional de Derechos Humanos del Bicentenario, que considere, al menos, las iniciativas que se acompañan.

Anuncios

2 comentarios

  1. Deseo enviarles una copia de mi libro recien terminado y aun no publicado: De La Soberania Popular. Por favor, indiquenme como hacerlo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: