Con “montaje” judicial gobierno pretende atemorizar a estudiantes

El gobierno parece decidido a intentar “criminalizar” el movimiento estudiantil chileno o por lo menos a atemorizarlo recurriendo a “montajes” judiciales y represión, mientras se niega a dialogar o a ceder ante las demandas de los secundarios y universitarios en huelga, en tomas y en huelgas de hambre en todo el país. Ya son 26 los secundarios que ayunan en diferentes locales.

Una muestra de ello ocurrió el fin de semana en Concepción

El Secretario General de la FEC (Federación de Estudiantzes de la Universidad de Concepción), Recaredo Gálvez Carrasco (21), fue detenido y golpeado brutalmente por personal de carabineros, hasta el punto de dejarlo inconsciente, y al momento de ser entregado a tribunales, fue acusado de “homicidio frustrado” en contra del oficial a cargo del operativo, además del “porte ilegal de armas”. El juzgado de garantías de Concepción decretó su prisión preventiva durante el tiempo que dure la investigación. La detención se produjo en el marco de una manifestación de los estudiantes en la ciudad del sur.

Al parecer la detención fue calculada y realizada con información de los servicios de espionaje interno que mantiene Carabineros (hay otros servicios de este tipo en otras ramas de las FFAA y del gobierno) con la finalidad de enviar un claro mensaje represivo a los jovenes en huelga.

El jueves 21 hubo en Concepción una masiva manifestación estudiantil en apoyo a las demandas de los damnificados de Dichato, que están soportando un segundo invierno prácticamente a la intemperie desde el terremoto de febrero 2010. Carabineros reprimió hasta altas horas de la madrugada en el barrio universitario de la ciudad.

Las manifestaciones de “los sin casa” de Dichato fueron reprimidas a diario durante la última semana por la policía militarizada que desde hace tres días responde de nuevo al ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, y del subsecretario (viceministro) Rodrigo Ubilla, ambos de Renovación Nacional, el partido de Piñera (desde la dictadura, Carabineros obedecía al ministerio de Defensa).

Los hombres, mujeres, niños y ancianos de Dichato se alojan desde el sismo en precarios ranchos provisionales levantadoslejos del borde costero y que han sido arrasados con bombas de gases lacrimógenos, balines de goma y chorros de agua fría a alta presión descargadas por Carabineros.

Los sufridos damnificados, que además soportan uno de los peores inviernos de la última década, vieron cómo se levantó una escenografía de hormigón y torrecillas de hierro al mejor estilo de las “aldeas de Potemkin” que simuló “el inicio de la reconstrucción” con motivo de una visita de Piñera después del terremoto. Pero a un año y medio de este montaje de propaganda no se ha construido una sola vivienda. Aún queda un par de radieres y algunos hierros retorcidos por el viento desde la última “cobertura” de TV de la visita del Presidente.

En la zona se ha denunciado que el objetivo de las autoridades es lograr que los habitantes de Dichato renuncien a sus propiedades del borde costero para entregarlas a empresas inmobiliarias que lucracrían con esos terrenos emplazados en una planifcie frente al mar y que tendrían un valor potencial muy alto.. La táctica sería “ganarlos por consancio”. El valor de los terrenos sería aumentado con la construcción de un muro de contención (ya anunciaron la licitación del mismo), que protegería el perímetro de un eventual maremoto o marejada ya que los sitios están a pocos metros sobre el nivel del mar frente a la hermosa playa de Dichato.

Según la Revista Resumen de esa ciudad, las Fuerzas Especiales de Carabineros detuvieron a seis personas, incluido Gálvez, estudiante de ciencias políticas y secretario general de la Federación de Estudiantes de Concepción. “Al igual que en Dichato la militarizada policía chilena utilizó gran cantidad de bombas lacrimógenas además de balines de goma, los mismos que 1984 asesinaron al estudiante de Ingeniería de la Universidad de Concepción Caupolicán Inostroza en una protesta contra la dictadura militar.

“Diversos testigos de los hechos aseguran que Recaredo Gálvez fue detenido y golpeado hasta el cansancio por las fuerzas especiales de carabineros, tras ello fue subido inconsciente hasta el carro policial, donde fue aislado del resto de los detenidos (4 de ellos ya están en libertad) y sometido a nuevos apremios físicos”, añadió Resumen. En Concepción existe preocupación porque el dirigente estudiantil terminó incomunicado en un módulo para delincuentes comunes del penal El Manzano.

La pagina web de Resumen reveló que “al interior de ese carro policial se gestó el ya tradicional montaje, contra el líder estudiantil de una Federación que, La Tercera y El Mercurio, caratulan como de “extrema izquierda” y la responsabilizaban de imposibilitar acuerdos entre el Ministerio de Educación y la Confederación de Estudiantes de Chile (CONFECH)”. Añadió que “al momento de constatar lesiones, el médico a cargo de Urgencias del Hospital Regional de Concepción pidió la realización de un scanner, debido a las múltiples lesiones en el cráneo que presentaba la víctima de la represión gubernamental. Sin embargo, la policía se lo llevo aún semi-inconciente”. (Ver denuncia mas arriba)

Los familiares y amigos de Gálvez se enteraron sólo al mediodía del viernes de lo ocurrido “cuando fue presentado a los medios locales bajo la ridícula acusación de “homicidio frustrado” en contra del oficial a cargo del operativo, además del “porte ilegal de armas”, por lo cual el juzgado de garantías de Concepción decretó su prisión preventiva durante el tiempo que dure la investigación”, señaló Resumen. Agregó que “todo esto, a petición de la cuestionada fiscalía penquista, la misma que celebró el cumpleaños del fiscal Julio Contardo con odaliscas que bailaron para su gusto, y la resonada filtración de la investigación secreta a Marcelo Rivera”, alcalde de la localidad de Hualpén investigado en secreto por órdenes del fiscal regional.

A través de la figura del montaje el gobierno busca detener la ola de protesta social que sacude la Región de Concepción. El director de Resumen, Pablo Torres, dijo que Carabineros pretende dar una “lección ejemplificadota” con su ensañamiento y fabricación de cargos contra el dirigente estudiantil. En los últimos años han fracasado por falta de pruebas numerosos y vistosos montajes puestos en escena por Carabineros y el ministerio Público. La policía militarizada y su jefe, el general Eduardo Gordon, enfrentan varias querellas de parlamentarios que resultaron ser víctimas de escuchas telefónicas montadas por su rama de inteligencia, incluso al celular del senador RN, Alberto Espina, según denuncia de un ex Carabinero ante la Comisión de DDHH de la Cámara de Diputados. El diputado comunista Hugo Gutiérrez, una de las víctimas del espionaje telefónico, dijo que el poder y control interno de la rama de inteligencia rebalsa hoy el mando regular institucional. Es increíble que el gobierno de Piñera practique esta manera de “escuchar a la gente” porque él mismo fue víctima del espionaje telefónico del Ejército en 1992, en el sonado caso “Piñeragate”, ocurrido cuando Pinochet aún era comandante en jefe de esa rama de las FFAA.

Recaredo envía un mensaje desde su celda:

Compañeras y compañeros:

En el paso de nuestras vidas nos enfrentamos a múltiples desafíos que nos hacen valorar y comprender cuál es el verdadero motivo de nuestro andar por estos caminos.

Es doloroso ver cómo las luchas justas que se asumen dentro de estos desafíos de la vida se criminalizan y sobre todo se combaten por quienes desean mantener el poder que siempre han tenido. Ellos usarán cualquier método, desde la mentira hasta la más absoluta violencia, para evitar que construyamos la Sociedad Nueva que necesitamos y merecemos.

Nuestra lucha es justa y siempre lo será. Hoy no debemos desconcentrarnos y debemos seguir luchando. Si debo pagar por las mentiras de algunos, tengan presente que no me sentiré solo y sé que ustedes, compañeras y compañeros, continuarán creyendo las ideas que siempre busqué hacer palabra y acción.

El actual momento que atraviesa nuestro país es una oportunidad que no debemos perder para unificar las causas de nuestro descontento; sabemos que tenemos todas las herramientas para avanzar cada vez más firme hacia el amanecer esperado. No desperdiciemos las palabras, no dudemos en seguir saliendo a las calles a gritar nuestra rabia y, por sobre todo, no dejemos de organizarnos. Es el poder colectivo el único capaz de romper la opresión.

Fui detenido luego de la marcha y duramente golpeado al interior del bus de carabineros, hasta perder la conciencia. Desperté, sentado y esposado y con burlas en mis oídos. No supe el motivo de mi detención, sino en la Comisaría, varias horas después.

Cuando estuve en el Hospital, el médico de guarda increpó a Carabineros por la gravedad de los golpes sufridos en mi cabeza. Él ordenó que se me hiciera escáner y toma de rayos X, todo ello esposado, por orden de los uniformados y acompañado por un subteniente de Carabineros. (Las esposas eran de propiedad suya). La preocupación de Carabineros se hizo evidente y trataron de sacarme rápidamente del Hospital. Un carabinero volvió acompañado de un médico distinto, sin identificación, quien se burló de la lucha estudiantil y dijo que lo mío no era nada y me recetó unos anti inflamatorios. Carabineros intentó que firmara una declaración del motivo de mi detención que se me indicó después de horas y en ese momento se me dijo que por atentado contra carabineros. No supe el resultado de mis exámenes.

Maltrecho como estaba se me hizo esperar largamente en la Comisaría y recién se me leyeron mis derechos. Se me preguntó recién de qué color era mi ropa, mientras un Carabinero iba diciendo las respuestas por teléfono y se me presionó para que declarara que usaba una capucha negra. Curiosamente en la posterior declaración del oficial que dice ser objeto de agresión por mi parte, dice textualmente lo que el Carabinero hablaba por teléfono en dicha ocasión.

Se indica además, detalladamente, que lancé al oficial una bomba Molotov, lo que es enteramente falso, pues jamás lancé tal objeto. En mi mochila “aparecieron” dos botellas de néctar, pero que no contienen restos de nada. En mi mochila no encontraron nada, porque no había nada. En mis manos no hay restos de sustancias incendiarias, porque jamás transporté ni lancé nada.

Si Carabineros mintió en un comienzo, ¿qué puedo esperar para el futuro de mi juicio?

Cómo no pensar que Carabineros decidió todo esto, es decir, mi caso, sobre la base de mis responsabilidades como dirigente universitario. Cómo no pensar en un ataque a los dirigentes identificados por ellos como los más entregados en pos del movimiento estudiantil. Cómo explicar la brutal golpiza a la que fui sometido y la sucia mentira que han organizado.

Lo que han hecho no es más que una forma burda de ocultar la desmedida fuerza represiva que está utilizando Carabineros, respaldados por el Gobierno, en contra de todo el Pueblo de Chile. Y en este camino de la vergüenza policial han decidido que soy responsable de homicidio frustrado. Las falta de pruebas en mi contra les caerá como una piedra en sus caras y la justicia les dará el castigo que merecen por mentir y tenerme preso.

La jueza, por su parte, decidió que debo estar en prisión por ser un peligro para la sociedad. Parece que hoy ser un ser humano que es capaz de defender causas justas mediante la organización colectiva y transparente es “peligroso”. Es un peligro para esta sociedad opresora que nosotros abramos los ojos y seamos capaces de exigir Educación, en las poblaciones, los centros de trabajo. Parece que siempre será un peligro que los estudiantes develemos nuestra injusta y mala educación y luchemos por su cambio; que los trabajadores detengan sus trabajos por sueldos dignos y trato justo; que los pobladores se cansen de las migajas, injusticias y exijan una vivienda digna. Es un peligro para esta sociedad opresora que la educación, el trabajo, la salud, y la vivienda sean dignas y para todos. Es peligroso para la sociedad organizada por unos pocos que muchos pretenden crean un mundo nuevo.

Desde niño aprendí que es peligroso decir siempre lo que pienso y es más peligroso aún motivar a otros para que también lo hagan. Aprendí que para triunfar lo mejor es demostrar claramente lo insuficiente de este mundo opresor, ganando mediante el debate y la democracia directa.

Hoy, el sistema me demuestra una vez más lo peligroso que soy y lo hace de forma más violenta, con golpes, mentiras y cárcel, privándome de la gente y del Pueblo que me da fuerzas.

Pero no estoy inquieto ni tengo temor porque sé que soy solo uno más, sé que fuera de estos barrotes hay cientos mejores que yo, así como algunos acá adentro.

Sé que hoy mi nombre ha pretendido ser embarrado, pero las ideas que me hacen hombre libre no se alejarán de mi convicción cada vez más grande de luchar por un mundo mejor.

Compañeras y compañeros, amigos y amigas, hoy más que nunca en todo momento y en todo lugar, en cada sueño y en cada realidad, SOLO LA LUCHA NOS HARÁ LIBRES.

RECA.

Fuente: http://www.24horasonline.cl

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: