Contra la impunidad totalitaria

Ernesto Sabato fue uno de los pensadores y escritores argentinos más extraordinarios del siglo XX. Sus novelas brillan con luz propia y definitiva en las letras latinoamericanas. Se destaca Sobre héroes y tumbas, un relato donde se abordan los desencuentros argentinos con profundidad filosófica y lenguaje penetrante.

Hoy también celebramos la vida del ciudadano comprometido con la lucha por la libertad y la igualdad. En su juventud fue defensor de la reforma universitaria. Definido por su rigor conceptual -fue doctor en ciencias físico-matemáticas- y su calidez humana, observó con dramática lucidez los procesos antidemocráticos. Durante su vida estudiantil se identificó con el comunismo, pero en su madurez intelectual, por ejemplo en Uno y el universo, repudió todos los totalitarismos, así como la peligrosa idea de que el fin justifica los medios.

Publicó durante el primer Gobierno peronista varios artículos críticos, por lo que fue expulsado de la universidad, lo que no afectó su pensamiento independiente y su valentía cívica. Ocurrido el golpe de 1955, Sabato no fue tomado por el espíritu de revancha sino que denunció las persecuciones contra el peronismo y defendió su naturaleza popular.

Taciturno y melancólico vivió con dolor lo cotidiano. Dio respuestas tajantes, categóricas, frente a equívocos que, todavía hoy, pagamos muy caro: “Cuando decimos justicia social no queremos significar demagogia, porque la demagogia es a la democracia, lo que la prostitución es al amor”.

Enfrentó a las juntas militares de la dictadura desde 1976. En 1984, con el retorno a democracia, condujo la histórica CONADEP (primer paso de una política inédita a escala universal de verdad, memoria y justicia) y escribió su magnífico prólogo, que se pretendió sustituir por otro, injusto e innecesario. Aquel prólogo de Ernesto de ninguna manera consagraba una “teoría de los dos demonios”. El texto es claro como el agua: “A los delitos de los terroristas, las Fuerzas Armadas respondieron con un terrorismo infinitamente peor, porque contaron con el poderío y la impunidad del Estado absoluto, secuestrando, torturando y asesinando a miles de seres humanos”.

Ricardo Alfonsín es candidato a la presidencia de Argentina por la Unión Cívica Radical.

Fuente: http://www.elpais.com/articulo/cultura/impunidad/totalitaria/elpepucul/20110502elpepicul_2/Tes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: