Lenguaje discriminatorio: la ciudadanía se pronuncia