Contrastes de Vidas

El Mercurio

21/06/2010

Hoy en día, existen en Chile doscientos mil niños/as de cinco a diecisiete años que se han insertado en el mundo laboral, en condiciones deplorables, miserables, plena de injusticia social, fenómeno que cala la dignidad humana desde lo más profundo, incomprensible, puesto que en el marco de los derechos humanos se apela, se aboga porque los niños y niñas en edad escolar deben estar abocados a estudiar, esa es la tarea, la función que supuestamente tienen que vivenciar. En cambio nos enfrentamos con un segmento de niños/as que no viven su vida, conforme a las etapas del desarrollo.

Donde las exigencias o auto-exigencias superan con creces sus condiciones físicas, psicológicas y emocionales a las que son expuestos/as. Para colmo de males, muchos/as de ellos/as son los sostenedores de su hogar, en tanto otros/as deben contribuir con el sustento de la familia. Existiendo además pequeños/as que van en busca del alimento a los basurales, así de cruel es el escenario. Deben ser capaces de autosatisfacer sus necesidades básicas, alimento, abrigo y techo. Para que preguntar, cómo satisfacen las necesidades afectivas que demanda este segmento de la población. En tanto otros/as producto de su escasa o nula capacidad para llevar el dinero al hogar son maltratados, violentados física y psicológicamente, humillados, obligados a proveer del sustento. Esta situación proporciona el ambiente para formar un futuro delincuente y/o promueve la prostitución. Luego será la sociedad la encarga de enjuiciarlo y apuntarlo con el dedo, recriminarlo por las acciones ejecutadas… ¿qué hemos hecho nosotros como sociedad? Hacer abstracción a la problemática existe. Tal vez muchas personas dirán “no es mi problema”, “a mí no me afecta”, y por tanto continuamos acrecentando el número de niños/as y jóvenes que viven en esta circunstancia.

Situación aberrante, deshumana, donde la desigualdad no tiene espacio para el reclamo… en silencio experimenta y agoniza. Contexto que exige a las autoridades, instituciones gubernamentales y no gubernamentales analizar los resultados de las políticas sociales en curso, efectividad y seguimiento de éstas, como asimismo promover e impulsar otras reales, políticas públicas, conforme a la realidad que exhiben los antecedentes recabados, capaces de cortar la brecha existente. Complicadas de erradicar.

Resulta complejo es el actual panorama, puesto que si nos remontamos al período presidencial del gobierno de Ricardo Lagos Escobar, existían aproximadamente ciento setenta mil niños/as que se encontraban en esta situación irregular. Cabe además considerar la inversión efectuada en políticas públicas por los gobiernos de la concentración. Sin embargo, esta problemática ha ido en aumento, contraria a toda lógica. Si ayer el número era de ciento setenta mil menores aproximadamente, hoy alcanzamos la suma de alrededor doscientos mil niños/as, es decir, en seis años se han incorporado aproximadamente treinta mil niños/as al mundo del trabajo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: