2010: ya van 19 femicidios en Chile

Fuente: El Ciudadano

05/06/2010

El reciente asesinato de María Naguipán Quintomán (37) a manos de su marido  Octavio Quizulef (34) nos duele, estremece y cuestiona una vez más, porque era evitable.

Su nombre se suma a los  femicidios de Ana del Pilar Flandez Vera (54), Marisol Eliana Aravena Cayo (42), Camila Godoy Cerón (7), Sofía Sarabia Silva (6), Clara Llancapi Trecañanco (32), Cynthia Cortés Pérez (27) y otras cuyos nombres han quedado atrapados en el silencio de la falta de justicia.

Los crímenes de mujeres, femicidios,  no son  accidentes o  productos de la pasión (el amor no golpea, ofende ni mata), de un ataque de celos o de locura.  Esos crímenes son posibles debido a las condiciones sociales, culturales e históricas  patriarcales que “generan prácticas sociales que permiten atentados contra la integridad, la salud, las libertades y la vida de las mujeres y las niñas”, tanto en lo privado como en lo público.

La naturalización de la violencia contra las mujeres, cuya máxima expresión es el femicidio, es la manifestación del machismo, el conjunto de actitudes y prácticas sexistas vejatorias u ofensivas llevadas a cabo contra las mujeres cotidianamente, y de una legislación y políticas gubernamentales insuficientes que reproducen condiciones de convivencia insegura para las mujeres y que reducen la violencia contra las mujeres al ámbito de lo privado, es decir, de las relaciones en el espacio de la familia, invisibilizando la violencia contra las mujeres en las calles, en los espacios laborales, educativos, iglesias y en el  conjunto de instituciones permeadas por relaciones de género sustentadas en la desigualdad y subordinación de las mujeres.

El asesinato de María Naguipán Quintomán, así como lo hicieron los de Ana del Pilar, Marisol Eliana, Camila, Clara y Cynthia, exigen  justicia, así como también nos exigen nombrarla y reconocerla en cada una de sus manifestaciones por inofensivas que nos parezcan.  También nos pide  un cambio personal, donde lo ético sea el respeto a la dignidad de las/os humanas/os; donde lo ético sea la erradicación  y sanción de la violencia contra las mujeres y las niñas sin excusas ni enmascaramientos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: