Marineros Constitucionalistas ante la Historia.

Fuente: www.elciduadano.cl

La agrupación de marineros constitucionalistas que denunciaron los planes golpistas de la oficialidad de la Armada de Chile en 1973 -y por lo cual fueron torturados, presos y exiliados- alega que el Gobierno no ha dado respuesta a sus demandas de reconocimiento y reivindicación, pese a las múltiples peticiones que han hecho a la Concertación desde el fin de la dictadura.

Reproducimos en extenso su comunicado.

Síntesis de nuestra causa:

Quienes ganan guerras injustas y fratricidas, como la versión bíblica de Caín y Abel, no son siempre los que han estado del lado de la verdad, la razón y la justicia.

Un grupo de jóvenes, los definidos marineros y civiles constitucionalistas en 1973:

-Se opusieron a las maniobras subversivas de la oficialidad de la Armada de Chile en contra del  Presidente Salvador Allende Gossens.

-Defendieron la Constitución de 1925.

-Los marineros respetaron su juramento a la bandera.

-Junto a civiles informaron al Gobierno de la Unidad Popular de la preparación del Golpe de Estado.

De esta manera trataban de honrar la soberanía de la voluntad popular de las elecciones de 1970 a 1973. Aunque fueron demasiado inocentes, porque no empuñaron las armas que la Patria le había otorgado a la marinería. Y sin armas, ni violencia, se opusieron a una maquinaria de guerra y exterminio que, mucho antes del Golpe Militar de 1973, inició la Armada de Chile, que costó tantas vidas y dolor a Chile.

La oficialidad de la Armada instiga y practica el sabotaje y el terrorismo; desarrolla con brutalidad y saña la tortura contra su propio personal, que se oponía a sus acciones subversivas y de sedición contra gobiernos democráticamente electos.

Así, a partir de agosto de 1973, para justificar su insubordinación, como una práctica institucional cometen un crimen de lesa humanidad: someten a tortura a su propio personal, para luego desde el 11 de septiembre de 1973, imponerla como una política de Estado. Además utilizan unidades navales como centros de tortura y reclusión, incluyendo el buque escuela Esmeralda.

Los marineros y civiles constitucionales, durante el curso de la detención, interrogatorios y encarcelamientos, fueron falsamente acusados, flagelados y torturados, configurándose un crimen de lesa humanidad que no prescribe. Porque, además, estaba en contravención de estatutos y cartas constitucionales del Estado de Chile, desde su fundación como República.

Como así también violando la Convención contra la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes de las Naciones Unidas. Desde el mismo momento que el 6 de agosto de 1973 fue torturado el primer marinero en Talcahuano, la Armada y el Estado de Chile, se colocan al margen de la ley.

Este proceso ocurre bajo un:

-Régimen republicano con el gobierno de la Unidad Popular (1973), que intentaban defender, pero fueron detenidos, torturados, encarcelados e indebidamente procesados como sediciosos. Porque fueron considerados como “extremistas”, para luego ser parte importante de un plan para dar justificación al Golpe de Estado.

-Sistema dictatorial del régimen militar (1973-1990), son duramente reprimidos, siendo condenados ilegalmente. Algunos asesinados por agentes del Estado, luego de haber sido liberados de prisión; para después la mayoría forzados a vivir en el exilio. Otros mueren abandonados en el destierro sufriendo las consecuencias de la tortura, prisión y la diáspora.

-Proceso hacia una democracia, bajo los cuatro Gobiernos de la Concertación de Partidos por la Democracia (1990-2009), han sido mantenidos como una ficha de negociación desechable del Consenso de Gobernabilidad, que permitió que la civilidad asumiera la Presidencia de la República en marzo de 1990.

A objeto de poder resolver la clara situación de injusticia que se extiende por más de tres décadas y media, interminables han sido las gestiones realizadas y las comunicaciones que han enviado a todos los estamentos de la sociedad chilena:

Presidentes de la República, con la excepción del general Augusto Pinochet, incluyendo a la Presidenta Verónica Michelle Bachelet Jeria; Alto Mando de la Armada; Jerarquía Eclesiástica; Poder Judicial; Parlamento; Ministros del Interior y Defensa, y Jefes de  Partidos Políticos.

Pero han chocado con una hermética cortina del silencio, incluyendo el desinterés de los medios de comunicación y de las estructuras del Poder que han adoptado la actitud del avestruz, escondiendo la cabeza en la burocracia, para no ver que existe una manifiesta injusticia.

Sin embargo, los marineros y civiles constitucionalistas de 1973, con estoicismo están pagando un alto precio, a pesar que han sido envueltos en mentiras, decepciones, engaños y negociaciones. Como consecuencia de estas acciones, han vivido en un proceso de violaciones a sus derechos humanos y de permanente injusticia, que permanece por más de 36 años. Así se ha mantenido una persecución, hostilización y discriminación. Además siguen siendo considerados como sediciosos, delincuentes políticos y traidores a la patria.

Marineros y Civiles Constitucionalistas 1973 (MCC73)

“Hemos avanzado hacia un Estado que protege a las personas. Hacia una existencia más digna para todos los chilenos”.

LAS OPINIONES, NOTICIAS Y ENTREVISTAS VERTIDAS EN ESTE BLOG, NO REPRESENTAN NECESARIAMENTE EL PENSAMIENTO DE AMNISTÍA INTERNACIONAL – CHILE.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: