Asociación Chilena de Ong´s responde a académico acusado de “homofóbico”.

Fuente: http://blog.latercera.com/blog/rjimenez/entry/asociaci%C3%B3n_chilena_de_ong_s

En una columna del pasado 4 de junio (1) el académico Alberto López-Hermida trató de “ruido basura” la discusión sobre los derechos humanos de las minorías sexuales en período electoral e hizo una análisis arbitrario, homofóbico y  prejuicioso sobre los objetivos del Movilh, sin jamás haber tenido contacto alguno con nuestra organización.

     El Movilh repudió estos discursos con dos breves párrafos que generaron en López-Hermida más y más deseos de escribir sobre el “ruido basura” (2). El “académico” asimiló al movimiento homosexual con el “libertinaje” y al mundo feminista con una “caricatura huxleriana”, tergiversando de paso los alcance de nuestros acercamientos con algunos candidatos presidenciales para fundamentar un discurso alarmista e irreal.

     El “académico” dice además que recibió el “aplauso anónimo y educado de amigos y amigas homosexuales” lo cual, añadió, “me dejó en claro, precisamente, que el tema en debate no es el de la tendencia sexual, si no que todo radica en entender lo que se escribe y no saltar como doncellas ofendidas cada vez que leen su nombre”.

El carácter homofóbico y peyorativo del mensaje es obvio, por lo que sólo podría copiar los dos párrafos que tanta pasión e interés despertaron en quien resta relevancia a la discusión pública de los derechos humanos de las minorías sexuales.

     Mientras este académico dice recibir el “aplauso anónimo y educado de homosexuales”, a continuación expongo el parecer público y respetuoso de la diversidad de una persona.

     Se trata de Álvaro Ramis, presidente de la Asociación Chilena de ONG´s(3), y profesor de Sagrada Escritura en el Instituto Teológico y Pastoral Alfonsiano:

LAS INCOMODIDADES DEL SEÑOR LÓPEZ-HERMIDA

*Por Alvaro Ramis

Por medio del blog del académico Alberto López-Hermida me entero que soy parte de una nueva minoría discriminada. El profesor de la Universidad del Opus Dei en Santiago afirma en su columna “Respuesta al Movilh” que “en pleno siglo XXI hay una nueva minoría social, desprotegida por los organismos oficiales y a merced de la crítica de las nuevas mayorías. Esa minoría es la conformada por jóvenes religiosos, ojo, cualquier creencia, heterosexuales, entre los 30 y los 40, que creen en el matrimonio para toda la vida y que se enorgullecen de ser padres a temprana edad”. Como este perfil me calza muy bien, he tratado de pensar porqué no había notado mi supuesta desprotección ante la critica despiadada de una nueva mayoría que vulneraría mis derechos. La verdad es que mientras más lo pienso, menos sentido le encuentro al señor López-Hermida.

A lo mejor, a lo que se refiere el profesor es al proceso cultural que ha hecho menos tolerable el racismo, la misoginia, la homofobia, el clasismo y otras formas de discriminación en nuestras sociedades. Pero este cambio cultural, que ha permitido garantizar de manera más amplia y eficaz los derechos humanos, en forma alguna podría asimilarse a una forma de discriminación a un grupo o minoría social, etaria o cultural. Al contrario, los únicos que parecen incómodos son aquellos que ya no pueden expresar opiniones o realizar actos discriminatorios sin tener que pensarlo muy bien antes de hacerlo. Si este proceso no se puede catalogar como una verdadera “liberación” no se que sentido puede tener esa palabra en el idioma castellano. 

Se trata de un cambio fundamental, que obliga a valorizar a las mujeres, a los pueblos indígenas, a las personas con discapacidad, a ancianos y jóvenes, a las personas homosexuales, a las comunidades afrodescendientes, y en general a todos los grupos que a lo largo de la historia han sido objeto de discriminación y vulneración de sus derechos humanos básicos y se les ha excluido de los procesos políticos. Y lo más importante, les ha negado el derecho y el orgullo de ser quienes son.  

Aunque la sanción legal de la discriminación aún no se ha logrado consolidar en nuestra legislación (esperamos que sea realidad durante este año) la sanción social, aquella que opera en lo cotidiano, a  nivel de los microespacios sociales, es cada vez más poderosa. Tal vez por eso el señor López-Hermida se ha incomodado. No es bien visto afirmar: “Critico sí, con todas mis fuerzas, a los movimientos conformado por homosexuales que pretenden hacer de su condición de minoría un pasaporte para el libertinaje. Sí, libertinaje”.  Ni tampoco: “La crítica es exactamente la misma que hago a los grupos feministas que pretenden que todo se convierta en una caricatura huxleriana”. Asimilar tan livianamente homosexualidad a libertinaje o feminismo a paranoias persecutorias hoy debería fundamentarse con un mayor rigor intelectual, si no se espera ser objeto de la sátira o el desprecio de quienes le leen. 

(1) http://blog.latercera.com/blog/alopezhermida/entry/frei_y_homosexuales_amor_desmedido

(2) http://blog.latercera.com/blog/alopezhermida/entry/respuesta_al_movilh

(3) Acción, nacida en 1993, aglutina a 71 corporaciones, fundaciones y centros sociales y a más de cuatro mil profesionales, técnicos y defensores de los derechos humanos de las más diversas áreas, a un punto que es considerada la más amplia y numerosa asociación de Ong´s del país.

LAS OPINIONES, ENTREVISTAS Y NOTICIAS VERTIDAS EN ESTE BLOG, NO REPRESENTAN NECESARIAMENTE LA POSICIÓN DE AMNISTÍA INTERNACIONAL – CHILE.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: