Todos Contra el Aborto, Todos por la Despenalización

Fuente: Fernando Ortiz,  La Tercera

Nadie podría creer que una mujer pueda realizarse un aborto por gusto, por placer, por el simple hecho de que le gusta hacerse abortos. Nadie que conozca a una mujer que alguna vez se ha hecho aborto puede pensar que lo ha pasado bien. Todo lo contrario, han resultado ser experiencias muy fuertes, y en algunos casos muy traumáticas.

Seguramente usted conoce, sabe, tiene alguna información de que su hermana, su madre, su prima, su tía,  su polola, su amiga su compañera de trabajo, de colegio, de universidad alguna vez se hizo, se esta haciendo o se hará un aborto. ¿Porqué no la denuncias?. ¿Porqué no vas a carabineros y la denuncias?. ¿Porqué no acudes a la unidad policial mas cercana y denuncias a tu hermana o a tu madre y dices que alguna vez se la hizo?

Sabemos por sus relatos que aferrados a respuestas de fe, de creencias sobre la vida, sobre situaciones económicas, sobre situaciones de futuro, tomaron sus decisiones y abortaron. No querían quedar embarazadas, fueron abusadas, son muy jóvenes, ya tienen muchos hijos, muchas pueden ser las respuestas, pero no las denuncias porque sabes que no lo hicieron por gusto, que sufrieron, que la pasaron muy mal y que además no merecen la cárcel.

Claro, el aborto también es un debate de clases, pues mientras algunas se realizan un aborto en el extranjero o en nuestro país en las mejores clínicas, el escándalo se levanta cada vez que alguien sin recursos acude a una clínica clandestina de poca calidad médica. Mientras las primeras pueden acceder a todos los mecanismos de anticoncepción a las segundas se les prohíbe, se les controla, se les empadrona y se les castiga. Como sea, en ambos casos, nadie conocido de las mujeres se atreve a denunciarlas y mandarlas a la cárcel, pues saben de que motivos hay para el aborto. Y se calla, se acepta y se apoya. Eso si el apoyo es interno, muy íntimo.

Nadie puede estar a favor del aborto, pues es llegar a una situación no deseada. La realidad es que existe y se pretende tapar el sol con un dedo y no afrontarlo de frente, con la cabeza lucida y el corazón abierto.
Cerrar el debate y mantener todo tal cual, esa si es un actitud abortista y criminal.

Cerrar el debate público es hacer política pública desde la inquisición de la Edad Media, desde la moralina de quienes no se hacen cargo ni de las madres ni de los niños nacidos.

Abrir el debate no es apoyar el aborto, es buscar sus más íntimas raíces y ver como enfrentarlo e impedir que se llegue al embarazo no deseado.

Abrir el debate no es apoyar el aborto, es comprender que la mujer no es ni la única responsable, ni merece prisión, sino que apoyo y comprensión.

Abrir el debate no es apoyar el aborto, es abrirse a discutir sobre la vida, es buscar su sentido, es comprender la diversidad y la libertad de opción.

LAS NOTICIAS, ENTREVISTAS Y OPINIONES VERTIDAS EN ESTE BLOG, NO REPRESENTAN NECESARIAMENTE LA POSICIÓN DE AMNISTÍA INTERNACIONAL – CHILE.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: