Es una vergüenza que Chile no sea capaz de ratificar el CPI

Fuente: Jaime Naranjo Ortiz, La Tercera

La semana recién pasada la Corte Penal Internacional ordenó el procesamiento del Presidente de Sudán Omar Al Bachir por  crímenes de guerra y de lesa humanidad  en Dafur, región de este país donde han sido asesinadas más de 300. 000 mil personas  en los últimos 5 años y más  2,9 millones han debido desplazarse en busca de seguridad.

El principal genocidio se ha implementado en contra de los grupos étnicos Fur; Massalit y Zaghawa, a través de las actuaciones del ejército  y la milicia “Janjaweed”.

A esto hay que agregar que la propia ONU ha expresado que la situación de Dafur  como  “uno de los peores desastres  humanos del siglo”.

Estamos ante un hecho histórico en materia de Derecho Penal Internacional, ya que por primera vez se ordena la detención de un Presidente en ejercicio.

Esto debido a que el Propio Estatuto de Roma de CPI expresa que “ las inmunidades y normas de procedimientos especiales que conlleve el cargo oficial de una persona, con arreglo al derecho internacional  no obstarán para que al Corte ejerza su competencia sobre ella”.


Sin lugar, esta situación   debe alegrar a todos los chilenos que creemos en la causa de los Derechos Humanos y que rechazamos la impunidad.

Sin embargo, al mismo tiempo como país nos debe llenarnos de vergüenza, ya  que aún no hemos  sido capaces  de  ratificar el Estatuto de Roma que crea la Corte Penal Internacional, compartiendo esta dudosa situación  con países como Cuba, China, Irak, es decir países donde  se violan los Derechos Humanos.

Desde el 5 de abril de 2008, 106 países han  firmado el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional, siendo 30 de ellos africanos, 13 asiáticos, 16 de Europa del este, 22 de Latinoamérica y el Caribe y 25 de Europa del oeste.

Por tanto ratificar este tratado es de enorme importancia para la credibilidad de nuestro país en materia de Derechos Humanos.

Debemos tener conciencia  de que de  nada sirve afirmar que un aspecto fundamental de nuestra política exterior es la promoción y respeto de los Derechos Humanos, sino somos capaces de ratificar la creación, presencia y jurisdicción del principal órgano internacional en esta materia como el la CPI.

En efecto, debido al desarrollo alcanzado  por el Derecho Penal Internacional, como asimismo la comisión de numerosos crímenes de Lesa Humanidad y de genocidio, como fueron los casos de la ex – Yugoslavia y Ruanda,  es que  en 1998 se celebró en Roma la Conferencia Diplomática de Plenipotenciarios de las Naciones Unidas sobre el  Establecimiento  de una Corte Penal Internacional.

Se dio de esa forma origen al Primer Organismo Judicial Internacional de Carácter Permanente cuyo objetivo principal es perseguir, juzgar y condenar  a aquellos individuos que han cometido  Crímenes de Guerra, de Lesa Humanidad, Genocidio u otros delitos graves.

Lamentablemente, han pasado los años y  2 situaciones  han impedido que nuestro país cumpla con sus compromisos internacionales   ratificando su adhesión a la CPI.

La primera, las presiones de los Estados Unidos que el 22 de agosto de 2002 aprobó la Ley   Para la Protección Del Personal de Los Servicios Exteriores Norteamericanos que prohíbe la ayuda militar de este país  a aquellas naciones que son parte de la Corte Penal Internacional. Hecho que aunque algunos lo nieguen ha ocurrido.

La segunda, la postura de la derecha de nuestro país que ha afirmado, entre otras cosas, que nuestra adhesión a la CPI  limitaría la jurisdicción  nacional.

Argumento que no admite ninguna   revisión seria, ya que uno de los principios que sustenta  el accionar de la CPI es el de la complementariedad. Es decir sólo funciona cuando un país no juzga o no puede juzgar  hechos de graves violaciones los Derechos Humanos, como sería el caso de Sudán.

Debido a estas 2 situaciones el gobierno  ha buscado principalmente un acuerdo con la derecha, a través de una ratificación con “reservas”, del Estatuto de Roma; situación contraria a las bases de este estatuto ya que   no se  permiten “vetos o reservas”.

Hoy la comunidad internacional tiene los ojos una vez más puestos en el accionar de la Corte Penal Internacional.

Hoy la inmensa mayoría de la comunidad internacional  esta junto a ella exigiendo no a la impunidad  en Dafur.

Y hoy Chile con vergüenza debe reconocer que en los hechos  no esta junto a ella.

No nos restemos más de esta gran tarea. Si queremos ser respetados y creíbles en materia de Derechos Humanos debemos ratificar hoy y no mañana y sin ningún tipo de “reservas” el Estatuto de Roma  que crea la Corte Penal Internacional.

Basta ya  de ceder a las presiones de los Estados Unidos y la derecha. Seamos realmente  consecuentes con la causa de los Derechos Humanos.

Por tal motivo, hago un llamado al gobierno para que ponga urgencia al Proyecto de Ley que establece la ratificación por parte de Chile del Estatuto de Roma  que crea  la Corte ( Tribunal)  Penal Internacional.

LAS NOTICIAS, ENTREVISTAS Y OPINIONES VERTIDAS EN ESTE BLOG, NO REPRESENTAN NECESARIAMENTE LA POSICIÓN DE AMNISTÍA INTERNACIONAL – CHILE.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: