Responsabilidad política ante los ciudadanos

Fuente: Capítulo Chileno del Ombudsman

El 10 u 11 de Marzo, se votará nuevamente en la Cámara de Diputados el proyecto que crea la Defensoría de las Personas. La aprobación es de vital importancia para continuar con su tramitación pues en noviembre de 2008, ya fue sometido a votación y si bien se obtuvo mayoría, no se alcanzó el quórum constitucional de los tres quintos. El proyecto podría volver a fojas cero.

Hacemos un vigoroso llamado a los diputados y diputadas de todas las bancadas a votar a favor del mencionado proyecto. A los argumentos ya conocidos se suma la aguda crisis económica que ya ha comenzado. Quizás por un tiempo largo sufriremos fuertes situaciones recesivas y en las cuales los derechos de los ciudadanos –especialmente de los mas pobres- se verán seriamente afectados. Es probable que las previsiones de las autoridades no sean suficientes para asegurar las prestaciones y resguardar adecuadamente derechos esenciales como el derecho al trabajo, a la salud y a la seguridad pública. Muchos privados que atienden necesidades públicas tenderán a retardar o disminuir la pérdida, afectando primero el empleo y la calidad de los servicios, para luego disminuir éstos o encarecerlos excesivamente. Se presiente una profunda inquietud en los sectores sociales.

Es el momento de dar señales del deber de protección de los derechos y garantías de las personas. Y a su vez, constituye una seria irresponsabilidad no avanzar hacia la pronta creación de mecanismos de protección y de defensa de los habitantes. Obviamente una Defensoría no solucionará los problemas de fondo de una crisis pero sí dará señales efectivas que en democracia se legisla para el pueblo, que se le fortalece y empodera en los períodos dificiles, que lo conquistado no se pierde; coadyuva a que los ciudadanos de a pie no queden entregados a su suerte.

No hay pretextos para los diputados reticentes. Se ha ido recortando el proyecto, dejando a la aprobación de la Cámara lo mínimo: incorporar en la Constitución la Defensoría de las Personas. Queda mucho por discutir aún. Todo lo relativo a atribuciones, formas de actuación, organización, que tanto pareciera inquietar a algunos, ha quedado para una futura ley orgánica. Los llamados a votar ya aprobaron hace pocos meses que legislarían al respecto. Y el ombudsman ha estado previsto en los programas de todas las fuerzas políticas. ¿Cual sería ahora la explicación ante la ciudadanía para que se persista en tan dañina negativa?

No existen mecanismos formales de exigibilidad de compromisos pero hay una responsabilidad política pendiente ante los ciudadanos. Y seguimos creyendo que para nuestros representantes, las personas constituyen la prioridad de su mandato.

Juan Domingo Milos
Presidente, Capítulo Chileno del Ombudsman

LAS NOTICIAS, ENTREVISTAS Y OPINIONES VERTIDAS EN ESTE BLOG NO REPRESENTAN NECESARIAMENTE LA POSICIÓN DE AMNISTÍA INTERNACIONAL – CHILE.

Anuncios

Una respuesta

  1. ni siquiera lo lei, ni siquiera me sirve 😛

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: