Los Derechos Específicos de las mujeres también son Derechos Humanos

Fuente: Jaime Naranjo Ortiz, La Tercera

Jaime Naranjo Ortiz, Senador de la República por el PS representando a la VII Región del Maule (Sur)

Jaime Naranjo Ortiz, Senador de la República por el PS representando a la VII Región del Maule (Sur)

Cada 8 de marzo se conmemora el Día Internacional de la Mujer  instaurado oficialmente por la Organización de las Naciones Unidas en 1977, como una forma de reconocer su enorme contribución  al desarrollo social, como asimismo reivindicar sus derechos humanos específicos.

Misma fecha  en que con anterioridad un gran sector de la comunidad internacional celebraba el Día de La Mujer en homenaje a 129 mujeres trabajadoras que se encontraban en huelga y que fallecieron como resultado de un incendio intencional  provocado por el dueño de la fábrica en los Estados Unidos.

No ha sido una tarea fácil, para las mujeres que la comunidad internacional de reconozca la validez de sus propios Derechos Humanos.

Si nos adentramos en la historia la primera noción sobre derechos de las mujeres dicen relación con situaciones que involucran la responsabilidad de los Estados, como son la  “trata de blancas” y el “tráfico sexual” entre países.

Posteriormente la Declaración Universal de los Derechos Humanos parte del supuesto  de que los preceptos establecidos en ella se aplicaban a todos los seres humanos.  En efecto, en ella se reafirmaba el principio de no discriminación, proclamándose además “que todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos, y que toda persona puede invocar todos los derechos y libertades proclamados, sin distinción alguna  y por ende, sin distinción de sexo”.

Sin embargo, la práctica fue demostrando que esto no era así y que  por tanto no se aseguraba la plena vigencia de estos derechos a diversos sectores  históricamente discriminados, como las mujeres, los niños y los jóvenes.

Tomando en consideración este tipo de situaciones  la doctrina Internacional de Derechos Humanos   fue modificando   sus principios, su aplicación y su lenguaje, iniciándose un proceso en que los derechos específicos del “sujeto” entre ellas  las mujeres empezaran a ser tratados de forma especial.

Surgirán de esa forma nuevas convenciones y pactos internacionales.

Es así como  el 20 de Diciembre  de 1952 la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptara la “Convención Sobre Derechos Políticos de la Mujer”  mediante la cual se insta a los Estados miembros a “igualar la condición del hombre y de la mujer en el disfrute y ejercicio de los derechos políticos, conforme a las disposiciones de la Carta de las Naciones Unidas y de la Declaración Universal de los Derechos Humanos”.

Posteriormente surgirá la  “Convención Sobre Eliminación de todas las formas de  Discriminación contra la Mujer” adoptada por la Asamblea General de la ONU el 18 de diciembre de  1979 en la cual se establece  que “a pesar de los diversos instrumentos (de Derechos Humanos) las mujeres siguen siendo objeto de importantes discriminaciones… Y que la discriminación de la mujer, viola los principios  de igualdad de derechos y del respeto de la dignidad humana”; motivo por el cual se entrega a los Estados una serie de recomendaciones especificas  para superarla.

De igual forma, otro  hito fundamental, en este sentido, lo constituirá e la “Conferencia Mundial de Derechos Humanos” realizada en 1993 que incorpora  la situación de “genero” y especialmente lo que dice relación con los derechos de las mujeres.

Es así como en   una de sus conclusiones se señala  “que los derechos específicos de las mujeres, son Derechos Humanos  y que existen violaciones a estos que no son considerados por la legislación internacional vigente en estas materias”.

Del mismo modo el 20 de diciembre de 1993 se establece “La Declaración sobre la eliminación de la Violencia contra la Mujer”  la cual expresa que “la violencia contra la mujer constituye una violación de los Derechos Humanos y las libertades fundamentales e impide totalmente a la mujer gozar de dichos derechos y libertades”. Además reconoce  que “la violencia contra la mujer constituye una manifestación de relaciones de poder históricamente desiguales entre el hombre y la mujer, que han conducido a la dominación de la mujer y  a la discriminación en su contra….  Que  la violencia contra la mujer es uno de los mecanismos sociales fundamentales por los que se fuerza a una mujer a una situación de  subordinación respecto al hombre”.

De igual forma, en 1995 la ONU  desarrollo  la “ IV Cumbre Mundial  de la Mujer”, que estableció una plataforma básica  que entrega  una serie de sugerencias  a los Estados  destinadas  a avanzar hacia una real igualdad de oportunidades para las mujeres  en todas las aéreas de quehacer diario.

Es en este contexto que en 1994 la Organización de Estados  Americanos estableció la “Convención para Prevenir,  Sancionar y Erradicar la Violencia Contra la Mujer”.

A pesar de estas políticas, la discriminación de la mujer continua estando presente. A nivel mundial. Según la ONU  la mayoría de los 1.300 millones de personas que viven en la extrema pobreza son mujeres; de 130 millones de niños y niñas que no asisten al colegio, el 66% son mujeres; las mujeres reciben un sueldo entre un 30% y 40%  menor al que reciben los hombres por igual trabajo; en muchos países se aplica la mutilación de los órganos sexuales femeninos, etc.

Por su parte, en nuestro país, los primeros hitos en relación a los derechos de las mujeres recién se produjeron a partir del año 1934, cuando obtuvieron el derecho a voto para las elecciones municipales y posteriormente en 1949 cuando pueden finalmente sufragar par las elecciones parlamentarias y presidenciales.

De esa forma, las mujeres finalmente después de décadas de ser consideradas en nuestro país ciudadanas de segunda clase, podrán ejercer sus derechos políticos, situación que quedara suprimida – al igual que para todos los chilenos durante la dictadura de Pinochet.

Sin embargo cabe destacar que durante este oscuro periodo de nuestra historia, las mujeres asumirán un papel decisivo en la lucha por la recuperación de nuestra democracia, como asimismo  en la  defensa y promoción de los Derechos Humanos los cuales eran sistemáticamente violados.

Nunca los chilenos podremos realmente establecer cual fue el aporte de nuestras mujeres a estas luchas, pero si podemos afirmar sin temor a equivocarnos que fue inmenso y decisivo y que muchos le deben hoy sus vidas.

Ejemplo de esta afirmación  son nuestras mujeres de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, de la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos: y  todas aquellas  que dieron sus vidas por creer  en un Chile más justo y solidario, a quienes hoy rindo un sentido homenaje.

El retorno a la democracia y la Ley N° 19.203 que  en 1990 crea el Servicio Nacional de la Mujer establecerá un nuevo escenario en nuestro país para las mujeres; es así, como  se establece que este servicio tendrá como una de sus funciones principales “ colaborar con el ejecutivo en el estudio y proposición de planes generales y medidas conducentes a que al mujer goce igualdad de derechos y oportunidades respecto al hombre, en el proceso de desarrollo político, social, económico y cultural del país, respetando la naturaleza y especificad de la mujer”.

Sin lugar a dudas, desde 1990  a la fecha como sociedad hemos dado pasos decisivos en esta dirección para  lo cual se han dictado diversas leyes como son, las que buscan enfrentar  la violencia doméstica; la que puso fin a la discriminación entre hijos legítimos y ilegítimos; la que estableció un sistema más expedito de pago de las pensiones  de alimentos ; y   la reforma de los regimenes patrimoniales, que hasta ese momento  establecía que la mujer  era incapaz de administrar los bienes de la sociedad conyugal.

Sin embargo es necesario reconocer que aun  queda mucho por hacer para que nuestras mujeres chilenas tengan  igualdad de oportunidades.

Hoy la violencia intrafamiliar aun es un flagelo vigente ya que más de 60 mujeres  fueron asesinadas, por sus esposos, convivientes o pareja el año 2008.

Hoy las mujeres chilenas  aun siguen siendo  minoría en los cargos de representación ciudadana como son las Alcaldías y el parlamento.

Hoy las mujeres chilenas siguen obteniendo por igual trabajo un menor sueldo que los hombres.

Sin lugar a dudas las leyes ayudan a  restringir  este tipo de situaciones, pero lo decisivo es que los hombres dejen de lado su “trasnochado machismo”. Mientras esto no ocurra la discriminación de nuestras mujeres seguirá siendo una realidad en nuestra sociedad.

LAS NOTICIAS, ENTREVISTAS Y OPINIONES VERTIDAS EN ESTE BLOG NO REPRESENTAN NECESARIAMENTE LA POSICIÓN DE AMNISTÍA INTERNACIONAL – CHILE.

Anuncios

4 comentarios

  1. Honorable Senador :
    Es vergonzoso que usted en etapa de campaña politica hable de derechos humanos, al considerar
    que usted propicio uno de los vejamenes más grandes que puede realizar un parlamentario.
    Realmente usted no tiene dignidad, después que realiza persecuciones a mujeres embarazadas, dejandola sin considerar el daño que realizó y continua efectuando humillaciones y robos al país.
    más encima dice que las mujeres somos minorias,
    ¿le ha comentado esto a su madre?, su esposa, e hijos, bueno, la ambición de no dejar el poder y el dinero que recibe por ello, engaña a las personas que aún creen qué le

  2. puede cambiar la vida, lamentablemente son las personas que no saben leer y que por necesidad, ya
    que usted está asegurando los $40.000.- bono por hijo en marzo, lamentablemente estas personas (que merecen mi amplio respeto) , usted cree que las compra, es un aprovechamiento mutuo. sabe le doy un consejo ayude a las personas en forma sincera
    tiene que hacerlo por se coneccción con la Iglesia Católica y Monseñor Carlos Camus, que tanta ayuda
    le ha brindado ojala se acuerde de pasar a saludarle
    (porque uno no debe olvidarse de la mano que le da de comer), no utilize tanto los vehiculos de caritas en su campaña y las oficinas del obispado. ¿es usted católico?. y si lo es se contradice está como el cura Gatica “predica pero no practica”.
    Viva la democracia, y no a la discriminación. ¿verdad Honorable?.

  3. Señor Senador:
    Porque no me responde, y arranca cuando nos encontramos en actos civicos u otros. Yo no muerdo
    ni tampoco realizaria ojo por ojo diente por diente,porque pasaría la filosofía de desaparecer.

  4. siempre se violan los derechos de la mujer la pisotean y la miran de menos la tratan como una bastarda, mediocre y estu pida no reconocen que es en realidad el complemento del hombre solo les interesa el sexo nada mas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: