Opinión: Crisis carcelaria y DDHH

Fuente: Lucia Dammert, La Tercera

Nuestro sistema penitenciario está en crisis. La  llamada de atención del reciente informe de Derechos Humanos del Departamento de Estado de EEUU no es una novedad, pero ratifica un problema evidente.

La población carcelaria ha aumentado significativamente en los últimos años. Más de 50 mil presos cumpliendo condena en las cárceles y 100 mil con medidas alternativas nos sitúan entre los países con mayor tasa de población carcelaria en el mundo. Este incremento no ha ido de la mano con una disminución de la delincuencia. Por el contrario. Los niveles de denuncia de delitos han aumentado o mantenido en el mismo período.

El gran error de las políticas públicas en este tema es creer que la cárcel sirve sólo para castigar cuando, en realidad, debería rehabilitar, resocializar y reintegrar a personas con altos niveles de vulnerabilidad. Las condiciones carcelarias que viven la mayoría de los presos son indignas, no conducen a proceso alguno de reintegración social. En cambio, aumentan los niveles de frustración, violencia y especialización delictual. Lo más lamentable es que nada de lo anterior es una novedad. Diversos estudios realizados en el país han mostrado con elocuencia las complejas condiciones de vida de los presos, los problemas de salud que enfrentan, los limitados avances para disminuir la reincidencia e, incluso, los problemas de violencia al interior de los recintos penitenciarios.

Las cárceles concesionadas no han sido una solución a estos graves problemas. Las demoras y dificultades en su construcción las han convertido en inmensas inversiones públicas de dudosa eficiencia y de  limitado alcance. Si bien la calidad de vida de los presos en dichos recintos es superior, su cobertura es bastante restringida y aún queda comprobar la efectividad de sus programas de reinserción. Los esfuerzos públicos son aún escasos y no relevan la importancia de mejorar la calidad del servicio penitenciario.

Malas condiciones de vida carcelaria generan peores condiciones de seguridad para todos los chilenos. La evidencia internacional es clara: las consecuencias de estos sistemas son graves en términos de mudanzas y especializaciones criminales, así como  aumento de la violencia.

Es cierto que mejorar la calidad de las cárceles no es un tema que convoque a una mayoría ciudadana asustada frente al delito y preocupada por la sensación de impunidad. De hecho, el debate político se centra en el aumento de los presos como un signo positivo en sí mismo y deja de lado lo que sucede al interior de los recintos. Pues bien, tenemos que tomar conciencia que estos presos que hoy carecen de condiciones mínimas de vida, estarán prontamente en libertad con limitadas capacidades de reinserción y altos niveles de frustración y violencia.

Este llamado de atención que llega desde EEUU puede servir para  consolidar estrategias de inversión y trabajo en un área importante en el país. Podría, también, aportar a abrir un debate nacional sobre las causas que llevan a algunos sectores de nuestra población a cometer delitos y usar la violencia como única forma para resolver conflictos. Esto último permitirá poner énfasis en las políticas necesarias para evitar la encarcelación de muchos jóvenes y adultos que provienen de los sectores más vulnerables de la sociedad.

Mejorar la calidad de vida, con mayores niveles de seguridad para todos, implica avanzar en mecanismos de inclusión para evitar carreras delictuales. No cabe duda, entonces, que mejorar las condiciones de los recintos carcelarios es una obligación para la construcción de un Chile cada vez más seguro.

Lucía Dammert
Directora del programa Seguridad y Ciudadanía de Flacso Chile

LAS NOTICIAS, ENTREVISTAS Y OPINIONES VERTIDAS EN ESTE BLOG NO REPRESENTAN NECESARIAMENTE LA POSICIÓN DE AMNISTÍA INTERNACIONAL – CHILE.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: