‘La pena de muerte NO sirve para nada’

Fuente: El Imparcial

MÉXICO, D.F.(Reforma)

“La pena de muerte no sirve para nada. Sólo para vengarnos, pero no para resolver los problemas. Si queremos resolver los problemas hay que empezar por otro lado”, sentencia el especialista en derechos humanos, Paolo Pagliai.

Según el académico de origen italiano, no es necesario entrar al terreno ético y moral para argumentar en contra de la pena de muerte, pues usando la lógica es posible advertir su inutilidad.

“Cuando hoy escucho que se propone la pena de muerte para resolver el problema de la justicia me planteo una duda: ¿qué queremos? ¿Queremos que ya no haya secuestros o queremos que los secuestradores se mueran? No es lo mismo”, cuestiona el también director del Centro de Estudios sobre la Paz y la Memoria de la Universidad del Claustro de Sor Juana.

“Tampoco estoy entrando ahora en el problema moral, ético de la pena de muerte. Estoy quedándome en el asunto lógico, pragmático: ¿usted cree que quien corta cabezas, quien se enfrenta a los demás con una ametralladora, quien dispara y tiene el valor de matar a alguien, pero tiene también el valor que lo maten? ¿Usted cree que tiene miedo a la pena de muerte?”

“Esa gente no tiene miedo a la pena de muerte”, añade.

Pedagogo egresado de la Universidad de Florencia, Pagliai recurre a las experiencias de otros países para hacer notar que la implementación de la pena capital no ha resuelto los problemas de criminalidad.

Afirma que es un Estado débil lo que explica la existencia de organizaciones criminales.

“La situación en el mundo nos lo enseña: quien tiene la pena de muerte no ha resuelto sus problemas. Los problemas se resuelven solamente con una justicia que sea verdaderamente justicia, y me refiero no sólo a las Cortes, a los tribunales, al trabajo de los jueces, del Ministerio Público. Me refiero a la justicia social.

Países con altos niveles tienen un bajo impacto de la criminalidad organizada. ¿Por qué? Porque la criminalidad se enfrenta a un Estado poderoso.

“La mafia prospera donde no hay Estado; donde construye calles en lugar del Estado, construye escuelas en lugar del Estado, construye hospitales en lugar del Estado, genera trabajo y no genera trabajo ilegal, genera trabajo legal. Millares, quizá centenares de millares de hombres y mujeres desarrollan un trabajo legal en su vida cotidiana que depende de la mafia”, asegura.

Herramienta electoral
Para el experto en temas de derechos humanos debe considerarse el carácter electoral y populista con el que se está manejando la propuesta de implementar la pena capital.

Explica que, ante lo complicado que resulta disminuir los índices de secuestros y de criminalidad, se opta por la salida más fácil, por “lo que la gente quiere”.

“La pena de muerte es también una herramienta electoral, una herramienta política. Cuando uno escucha: ‘es lo que la gente quiere’. En otros casos lo hemos llamado aquí en México con un nombre que no gusta a nadie supuestamente, que es populismo.

“No es ‘lo que la gente quiere’, es lo que la gente cree que quiere. La gente no quiere la muerte de un secuestrador. La gente quiere que no haya secuestros.

Claro que es más fácil agarrar el caminito de la pena de muerte y dejar de resolver el camino de los secuestros”, señala.

“No es ‘lo que la gente quiere’, es lo que la gente cree que quiere. La gente no quiere la muerte de un secuestrador. La gente quiere que no haya secuestros.

Claro que es más fácil agarrar el caminito de la pena de muerte y dejar de resolver el camino de los secuestros”, señala.

El doctor en pedagogía por la UNAM considera que las deficiencias en el sistema de justicia no van a desaparecer de un día para otro, por lo que es incongruente creer que las personas de pronto podrán confiar en que las instituciones sabrán decidir sobre la vida de un inculpado.

“’¿Cómo de repente nos volvemos tan confiados en la justicia, cuando hasta hace 10 días nadie confiaba en ella?, ahora le pedimos a la misma justicia decidir sobre la vida de alguien. Es una incongruencia.

“Si ahora tenemos dudas de que los inocentes pagan a veces, el día de la pena de muerte quién le va a decir a las madres, a las esposas, a los hijos, como se hace en Estados Unidos a veces: ‘nos equivocamos, lo siento, con cuánto los vamos a indemnizar, cuántos millones vale la vida de su padre o de su madre’”, enfatiza.

Pagliai asegura que en Italia, por ejemplo, se optó por otros mecanismos para enfrentar al crimen organizado, como la especialización:

“Empezamos a darle golpes fuertes (a la mafia en Italia) cuando surgieron jueces como Giovanni Falcone y Paolo Borsellino, que pidieron herramientas fuertes para pelear en contra de ella, pero nunca pidieron la pena de muerte, porque sabían que no les servía de nada.

“Pidieron herramientas que verdaderamente le afectaron a la mafia. Es decir, no jueces genéricos, que no saben qué es, sino jueces que se ocupan sólo de ella, que saben todo de ella, que saben hasta el color de los calzones de los mafiosos. Ésos son los jueces que derrotan a la mafia”, afirma.

LAS NOTICIAS, ENTREVISTAS Y OPINIONES VERTIDAS EN ESTE BLOG NO REPRESENTAN NECESARIAMENTE EL PENSAMIENTO DE AMNISTÍA INTERNACIONAL – CHILE.

Anuncios

Una respuesta

  1. Jjajajjaj justo lo dicen desde un pais bananerazo e hiper inseguro como México jua jua.Muy gracioso,en es epais tienen el complejo de niño pobre envidioso que critica lo que no tiene,en éste caso,la Pena de Muerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: