Elisa Loncon, lingüista mapuche: “Chile le teme a la participación social”

Fuente: Pedro Cayuqueo – El Ciudadano

Cordinadora Nacional de la Red por los Derechos Educativos y Lingüísticos de los Pueblos Indígenas de Chile, Elisa Loncon, reconoce la validez de la iniciativa de crear la Academia Nacional de la Lengua Mapuche (ANLM),  impulsada por la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (Conadi). Pero cuestiona diversos aspectos del proceso, entre ellos, la ausencia de consulta y participación del movimiento mapuche.

Elisa Loncon Antileo es una destacada defensora del mapuzugun, lengua nacional del pueblo mapuche. Licenciada en pedagogía del inglés y maestría en lingüística en México, ha trabajado en diversos proyectos de revitalización lingüística, así como en la docencia de la lengua mapuche. Colaboró en el establecimiento de las tesis de la asignatura de lengua y culturas originarias del modelo pedagógico para la secundaria en América Latina de la UNAM (México), así como en la elaboración de materiales didácticos.

Loncon estima que el proceso de creación de la academia ha sido poco transparente, que el movimiento social mapuche ha estado ausente de él y que no es positivo para el mapuzugun que la nueva academia sea una “corporación de derecho privado”.

Se acaba de anunciar la fundación de la Academia Nacional de la Lengua Mapuche (ANLM). ¿Cuál es su opinión?

Es una iniciativa importante para el pueblo mapuche. Es bueno que el gobierno avance en el reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas. Sin embargo, el procedimiento de creación no ha estado a la altura de las demandas indígenas de participación y del reconocimiento de los derechos lingüísticos educativos que son de los pueblos. El gobierno necesita actualizar la política pública a los derechos indígenas y aplicar la legislación internacional, y esto no ha ocurrido hasta la fecha en el proceso. A mi juicio, es necesario reforzar la iniciativa con la aplicación del convenio 169 de la OIT.

El tema de la lengua es profundamente sensible porque parte de la memoria mapuche ha sido dañada con la imposición del castellano; no se pueden seguir imponiendo las cosas, hay que abrir espacios para que la gente hable y diga lo que quiere de esta academia. Por otro lado, es cierto que las organizaciones indígenas están debilitadas y que el Estado está tomando las iniciativas en materia de política indígena, pero éstas necesitan legitimidad social para que se sustenten en el largo plazo. Como sea, es necesaria la participación de la gente y las organizaciones.

En el contexto actual del mapuzugun, ¿ve necesaria la creación de una academia?

La Academia de la Lengua Mapuche es más que necesaria y la iniciativa no es nueva en el movimiento mapuche, se gestó hace ya dos décadas, al inicio de la discusión sobre el alfabeto del mapuzugun, en los años 80. En ese entonces se confrontaron posiciones diferentes respecto al alfabeto y como una manera de potenciar la reflexión autónoma sobre la lengua mapuche, se planteó la creación de una academia. Entre las personas que compartieron esta idea se encontraba Anselmo Rangileo, entre otros. Pero también, mucho antes, Martín Alonqueo vislumbró la necesidad de normar la lengua mapuche, ideal que también inspiró la escritura de sus libros, del cual hoy podemos disfrutar. Los mapuche actuales deben saber que hermanos estudiosos de la lengua de generaciones anteriores no estuvieron ajenos a esta demanda, hay una labor, una reflexión anterior a la actual coyuntura que debemos recuperar para orientar y entender lo que hoy está ocurriendo. La iniciativa de la academia no prosperó por falta de recursos, de conciencia colectiva en torno a la lengua, por debilidades del propio movimiento social mapuche, entre otras razones.

La Red por los Derechos Educativos y Lingüísticos también ha cuestionado la poca participación del proceso.

La participación no ha sido abierta en ningún caso, tampoco ha existido una debida información, pero hay que reconocer que hay responsabilidades compartidas; no todas las organizaciones sociales pidieron ser informadas sobre el proyecto y las que solicitaron más antecedentes no fueron atendidas. Lo cierto es que desde un comienzo se sostuvo que la discusión sobre la academia era un tema de las comisiones lingüísticas creadas por la CONADI. Pero al parecer estas comisiones tampoco debatieron el tema en profundidad; así lo han señalado sus propios integrantes. Por otro lado, la conformación de dichas comisiones tampoco tuvo una convocatoria abierta, los integrantes fueron nombrados entre las personas de confianza de la CONADI.

¿Usted fue invitada? ¿Fueron convocados los académicos, lingüistas y pedagogos mapuche que han desarrollado un largo trabajo en la materia?

No, no hubo convocatoria abierta a los técnicos indígenas, estudiosos y lingüistas que, por lo demás, son contados con los dedos y el mundo mapuche sabe quienes son. La constitución de las comisiones lingüísticas se impuso sin más, como un hecho consumado, sin participación. Pero la exclusión en el tema de la lengua indígena viene de mucho antes, no hay que olvidar la dura exclusión que sufrió Raguileo por proponer un planteamiento lingüístico autónomo con la propuesta de grafemario mapuche. Hoy ocurre algo similar, los lingüistas mapuche más importantes no fueron convocados para decidir sobre el alfabeto mapuche, no participaron de la discusión del azümchefe, por ejemplo.

Se cuestiona la figura jurídica de una “corporación privada”. ¿Cuál es el peligro?

El problema radica en la privatización de la lengua. La corporación privada no resguarda los derechos lingüísticos colectivos de las comunidades y hablantes; deja la decisión al grupo que constituye la corporación. Lo peligroso será que para la institucionalidad del Estado serán válidas las decisiones lingüísticas que emanen de esta corporación. El tema es cómo resguardamos que estas decisiones no vayan en desmedro de la propia lengua y los hablantes, si no hay instancias de participación social.

¿Qué rol asigna usted a un dirigente social en una academia de este tipo? ¿No debiera tender más bien a componerse de académicos, formados en el conocimiento tradicional u occidental de las lenguas?

Un dirigente social junto a otros similares pueden integrar y conformar un consejo comunitario de la academia. Se puede crear una figura social de acompañamiento a las decisiones de ésta y aquí juegan un rol importante los líderes organizacionales, quienes además pueden llevar la voz de la academia a sus respectivas organizaciones.
Una academia de una lengua indígena debe asumir la gran tarea del desarrollo lingüístico de la lengua, la estandarización, el desarrollo del léxico, de estilos formales; pero también medidas para subir el estatus social de las lenguas, y aquí tendrán que jugar roles importantes las organizaciones sociales, sobre todo para que la lengua recupere funciones sociales hasta ahora solo asignadas al castellano; para que sea funcional en nuevos espacios, como en los medios de comunicación, la radio, la televisión, la prensa, etc.
Estos espacios podrán ser conquistados por la sociedad civil organizada del pueblo mapuche. Por esta razón, la academia debe tener  un nexo con la organización social; además de contar con los técnicos, lingüistas y estudiosos de la lengua.

Sin embargo, hay quienes vislumbran que abrir la participación al “movimiento social” puede desembocar en disputas de poder y de representación que dejen en segundo plano el verdadero rol de la academia.

Hay que dejar de ver la participación social como una amenaza para la política pública. La lengua está en el corazón de la gente mapuche, es parte de su identidad y derechos colectivos, la gente quiere ver reflejados estos derechos en las decisiones que se tomen respecto a la lengua, por eso es necesario ampliar la participación y porque tienen todo el derecho de soñar y compartir esos sueños sobre el futuro de la lengua y la academia es parte de este futuro. Por otro lado, hay que considerar que aún existe represión y autorepresión lingüística. A la gente se le ha prohibido hablar su lengua; otros  hablan mapuzugun y no tienen con quien hacerlo y también hay los que han optado por ocultar la lengua por temor a las represalias sociales. Que hoy no se abra el debate sobre la academia, me parece más que grave.

Es necesaria la consulta. El escuchar a las comunidades los hará partícipes del proceso y le dará legitimidad a las acciones que se desarrollen en políticas públicas. También es necesario reconocer que actualmente hay una evidente disputa de poder respecto a la academia. Lo que debiera ser una decisión de un pueblo organizado está en manos de un grupo. Por lo mismo, la mejor manera de sancionar esta disputa es ampliando la participación y que las decisiones se tomen por consenso o en forma democrática.

Al respecto, ¿quién define “cuál” o “quiénes son” el movimiento social? Porque existen más de tres mil comunidades, sobre 500 asociaciones comunales, un centenar de organizaciones, etc.

El movimiento social no es un fantasma, las organizaciones tienen nombres y personas. El movimiento social lo constituyen todas la organizaciones habidas y por haber. La pregunta aquí no es quiénes son, sino cómo organizar la consulta en esta diversidad, qué criterios establecer para la participación y estos se pueden definir entre los miembros más activos del movimiento. Una sugerencia puede ser hacer consultas territoriales según la identidad, así podríamos tener una consulta pewenche, otra lafkenche, williche, wenteche, nagche y una de los wariache, por ejemplo. Convocamos y que allí lleguen y decidan los que escuchen el llamado. También podemos aprender de la experiencia de otros pueblos indígenas. Hay pueblos avanzados en esta materia. Personalmente trabajé en algunos talleres de consulta con pueblos indígenas en México, los años 2004 y 2005. La experiencia nos ayudará a enriquecer el proceso, nos demoraremos un poco más, pero haremos algo mejor.

¿Diría usted que existe miedo a la participación social?

Absolutamente. Se mal entiende la participación como cuoteo político partidario, y no como un derecho, ni una contribución. La participación social es la sabia que nutre un movimiento y es lo que le permite su desarrollo, aun cuando existan diferencias, no hay que temer a las diferencias, posiciones que se confrontan permiten avanzar, porque ello exige acuerdos, consensos, cambios.

Por ejemplo, el pueblo vasco comprendió la importancia de la participación social en revitalizar su lengua y reguló esa participación. En los años 90 tuve la dicha de pasar por allí, y vi como en cada barrio existían cuadrillas de promotores de la lengua, jóvenes voluntarios que trabajaban en la revitalización del euskera. Esta es otra forma de participación en un movimiento social.

El gobierno ha decretado el azümchefe como el grafemario “oficial” a usar en las funciones de los organismos públicos y que asumiría además la ANLM. ¿Qué opinión le merece?

El azümchefe presenta errores de fondo que se deben mejorar. Para la institucionalidad del Estado es un debate cerrado, pero nosotros debemos impulsar su apertura, no para destruir lo avanzado, sino para perfeccionar lo que ya existe, y ojalá escucharan nuestras demandas. El alfabeto dejó de lado sonidos que forman parte del sistema de la lengua. Para comprender su importancia, un ejemplo. Por un lado, el sonido /d/ no aparece en el azümchefe , ha sido homologado, como alófono del sonido /z/; pero éste no es un alófono, no es lo mismo decir diwmen ‘abeja’ que ziwmen ‘alcance’, o decir dücho chupalla’ que zücho ‘apuntar’. Al suprimir la /d/ se confunden los significados de las palabras y esto es una pérdida para la lengua. Al defender un sonido se defiende el sistema de la lengua, porque los fonemas forman parte del sistema mas profundo, es allí donde empieza la distinción y diferenciación entre una lengua y otra y desde el cual se genera la norma de la lengua, lo que se traduce en la sintaxis. Fonética y sintaxis son determinantes de la gramática interna de la lengua. El léxico es algo más externo, es el contacto con el mundo, la realidad, por eso es que las palabras cambian según sea el medio social en donde se desempeñen los hablantes. Un campesino emplea palabras diferentes a los que usa un urbano, pero los sonidos y la sintaxis no cambian.

Por otro lado, el sonido /b/ de la variante pewenche y lafkenche también quedó fuera del azümchefe . Este sonido es alófono de /f/, podemos decir bewla o fewla y no nos va a costar entender que decimos ‘ahora’. Su presencia o ausencia no causa ininteligibilidad lingüística. Pero su incorporación es beneficiosa para la lengua, porque es una forma de resguardar la diversidad del mapuzugun; además, permitirá el reconocimiento de una variante y tener un alfabeto mucho más representativo.

Mencionaba recién a los vascos. Por medio del batua, ellos lograron “unificar” un grafemario para el euskera, proceso que no estuvo exento de polémicas. Sin embargo, es hoy el grafemario utilizado en el gobierno vasco, la prensa, el comercio. ¿Debieran avanzar los mapuches hacia un escenario de este tipo?

Es bueno clarificar que los reparos al azümchefe no se deben a cuestiones de purismo lingüístico, sino de defensa del sistema de la lengua, y para tener un alfabeto más representativo. No conozco la figura legal de la Academía de la Lengua Vasca, sin embargo, la autonomía política de la lengua vasca es incomparable con lo que pretende ser la Academia de la Lengua Mapuche en los términos planteados hoy en Chile. Los vascos gozan de autonomía política y económica del Estado español, independientemente de que la academia sea privada, si es que lo es. Es vasca y no del gobierno español. Son los vascos los que toman las decisiones sobre su lengua y no los funcionarios del estado.

¿Qué perfil debiera tener a su juicio una ANLM? ¿técnico? ¿político?

Un perfil mixto, académico-técnico y político. El perfil dependerá de quienes conformen la academia y del vínculo que el organismo establezca con las comunidades y las organizaciones sociales. Para los propósitos de revitalización del mapuzugun, la academia tiene que contar con un consejo de organizaciones comunitarias o sociales, el cual será el puente con la organización social.

¿Quiénes deberían integrarla?

Esto debe ser consultado con los interesados en la lengua. En mi opinión, se deben establecer diferentes niveles de participación, en uno deben estar representados los técnicos académicos y especialistas de la lengua; en otro los sabios tradicionales; otro nivel compuesto por escritores, cultores de la lengua y uno integrado por un consejo de organizaciones sociales de diferentes índoles: tradicionales, no tradicionales, incluyendo organizaciones de jóvenes, mujeres, urbanos, entre otros.

¿Qué áreas de trabajo o departamentos vislumbra como ineludibles?

Las áreas que tienen todas las academias: lexicografía, gramática, literatura,  pero además deben incluir áreas específicas, estratégicas para los efectos de la revitalización del mapuzugun y para responder a demandas históricas mapuche, como lo es la reescritura de los apellidos, de la toponimia y antroponimia; otra área estratégica es la que tiene que ver con el desarrollo del lenguaje y estilos para los medios de comunicación y el internet.

LAS NOTICIAS, ENTREVISTAS Y OPINIONES VERTIDAS EN ESTE BLOG NO REPRESENTAN NECESARIAMENTE EL PENSAMIENTO DE AMNISTÍA INTERNACIONAL – CHILE.

Anuncios

Homosexuales de A.Latina y España debatirán sobre la defensa de sus derechos

Fuente: www.adn.es

Por lo menos un centenar de homosexuales y transexuales de América Latina y España se reunirán desde este miércoles en Santiago para capacitarse sobre la defensa de sus derechos y hacer frente a la fuerte discriminación que sufren en sus países.

Foto: Juan Pedro Catepillán

Foto: Juan Pedro Catepillán

El encuentro denominado “Fortaleciendo capacidades” es organizado por el Movimiento de Lesbianas y Homosexuales de Chile (Movilh) y la Red LGBT del Mercosur y cuenta con la cooperación y asistencia del principal movimiento de minorías sexuales de España “Fundación Triángulo”.

La Red LGBT del Mercosur está conformada por las principales organizaciones y redes de personas lesbianas, gays, bisexuales y transgénero, de los países miembros del bloque regional.

“Delegaciones de Uruguay, Paraguay, Brasil, Argentina, Bolivia, Chile y España se darán cita en la Biblioteca de Santiago en un encuentro que se prolongará hasta el próximo domingo”, señaló a Efe Rolando Jiménez presidente del Movilh.

Según Jiménez, la finalidad del encuentro es capacitar a las minorías sexuales de la región, especialmente en la defensa de sus derechos y la fuerte discriminación que sufren en sus respectivos países.

“El seminario es un proceso intenso de capacitación. Básicamente la idea es poder entregarle a las organizaciones la enseñanza en la formulación de proyectos y que sepan cómo trabajar estas iniciativas con el fin de obtener financiación internacional”, añadió el directivo.

Jiménez aseguró que éste cónclave es el primer encuentro de este tipo que se realiza en Chile, que junto a Brasil y Argentina son países “donde son o están más respetados los derechos de las minorías sexuales”.

“En Bolivia, por ejemplo, es particularmente complejo el trabajo de las minorías sexuales al igual que en Paraguay, dos países de América Latina donde sus derechos como ciudadano están prácticamente vedados”, añadió.

Explicó que desde Brasil vienen representantes de las Federación Brasileña de Gays, Lesbianas y Transexuales que agrupa alrededor de 250 organizaciones y de Argentina viene su homónima que aglutina a unas 40 organizaciones.

El pasado 3 de febrero el Movilh señaló a la Corte Suprema como la primera institución chilena en su “Ránking de Homofobia y Transfobia de 2008”, por su absoluto rechazo a todos los recursos de apelación presentados por víctimas de discriminación sexual.

La cita comenzará a las 09:00 horas locales (12:00 GMT) y se desarrollará en dependencias de la Biblioteca de Santiago.

LAS NOTICIAS, ENTREVISTAS Y OPINIONES VERTIDAS EN ESTE BLOG NO REPRESENTAN NECESARIAMENTE EL PENSAMIENTO DE AMNISTÍA INTERNACIONAL – CHILE.

‘La pena de muerte NO sirve para nada’

Fuente: El Imparcial

MÉXICO, D.F.(Reforma)

“La pena de muerte no sirve para nada. Sólo para vengarnos, pero no para resolver los problemas. Si queremos resolver los problemas hay que empezar por otro lado”, sentencia el especialista en derechos humanos, Paolo Pagliai.

Según el académico de origen italiano, no es necesario entrar al terreno ético y moral para argumentar en contra de la pena de muerte, pues usando la lógica es posible advertir su inutilidad.

“Cuando hoy escucho que se propone la pena de muerte para resolver el problema de la justicia me planteo una duda: ¿qué queremos? ¿Queremos que ya no haya secuestros o queremos que los secuestradores se mueran? No es lo mismo”, cuestiona el también director del Centro de Estudios sobre la Paz y la Memoria de la Universidad del Claustro de Sor Juana.

“Tampoco estoy entrando ahora en el problema moral, ético de la pena de muerte. Estoy quedándome en el asunto lógico, pragmático: ¿usted cree que quien corta cabezas, quien se enfrenta a los demás con una ametralladora, quien dispara y tiene el valor de matar a alguien, pero tiene también el valor que lo maten? ¿Usted cree que tiene miedo a la pena de muerte?”

“Esa gente no tiene miedo a la pena de muerte”, añade.

Pedagogo egresado de la Universidad de Florencia, Pagliai recurre a las experiencias de otros países para hacer notar que la implementación de la pena capital no ha resuelto los problemas de criminalidad.

Afirma que es un Estado débil lo que explica la existencia de organizaciones criminales.

“La situación en el mundo nos lo enseña: quien tiene la pena de muerte no ha resuelto sus problemas. Los problemas se resuelven solamente con una justicia que sea verdaderamente justicia, y me refiero no sólo a las Cortes, a los tribunales, al trabajo de los jueces, del Ministerio Público. Me refiero a la justicia social.

Países con altos niveles tienen un bajo impacto de la criminalidad organizada. ¿Por qué? Porque la criminalidad se enfrenta a un Estado poderoso.

“La mafia prospera donde no hay Estado; donde construye calles en lugar del Estado, construye escuelas en lugar del Estado, construye hospitales en lugar del Estado, genera trabajo y no genera trabajo ilegal, genera trabajo legal. Millares, quizá centenares de millares de hombres y mujeres desarrollan un trabajo legal en su vida cotidiana que depende de la mafia”, asegura.

Herramienta electoral
Para el experto en temas de derechos humanos debe considerarse el carácter electoral y populista con el que se está manejando la propuesta de implementar la pena capital.

Explica que, ante lo complicado que resulta disminuir los índices de secuestros y de criminalidad, se opta por la salida más fácil, por “lo que la gente quiere”.

“La pena de muerte es también una herramienta electoral, una herramienta política. Cuando uno escucha: ‘es lo que la gente quiere’. En otros casos lo hemos llamado aquí en México con un nombre que no gusta a nadie supuestamente, que es populismo.

“No es ‘lo que la gente quiere’, es lo que la gente cree que quiere. La gente no quiere la muerte de un secuestrador. La gente quiere que no haya secuestros.

Claro que es más fácil agarrar el caminito de la pena de muerte y dejar de resolver el camino de los secuestros”, señala.

“No es ‘lo que la gente quiere’, es lo que la gente cree que quiere. La gente no quiere la muerte de un secuestrador. La gente quiere que no haya secuestros.

Claro que es más fácil agarrar el caminito de la pena de muerte y dejar de resolver el camino de los secuestros”, señala.

El doctor en pedagogía por la UNAM considera que las deficiencias en el sistema de justicia no van a desaparecer de un día para otro, por lo que es incongruente creer que las personas de pronto podrán confiar en que las instituciones sabrán decidir sobre la vida de un inculpado.

“’¿Cómo de repente nos volvemos tan confiados en la justicia, cuando hasta hace 10 días nadie confiaba en ella?, ahora le pedimos a la misma justicia decidir sobre la vida de alguien. Es una incongruencia.

“Si ahora tenemos dudas de que los inocentes pagan a veces, el día de la pena de muerte quién le va a decir a las madres, a las esposas, a los hijos, como se hace en Estados Unidos a veces: ‘nos equivocamos, lo siento, con cuánto los vamos a indemnizar, cuántos millones vale la vida de su padre o de su madre’”, enfatiza.

Pagliai asegura que en Italia, por ejemplo, se optó por otros mecanismos para enfrentar al crimen organizado, como la especialización:

“Empezamos a darle golpes fuertes (a la mafia en Italia) cuando surgieron jueces como Giovanni Falcone y Paolo Borsellino, que pidieron herramientas fuertes para pelear en contra de ella, pero nunca pidieron la pena de muerte, porque sabían que no les servía de nada.

“Pidieron herramientas que verdaderamente le afectaron a la mafia. Es decir, no jueces genéricos, que no saben qué es, sino jueces que se ocupan sólo de ella, que saben todo de ella, que saben hasta el color de los calzones de los mafiosos. Ésos son los jueces que derrotan a la mafia”, afirma.

LAS NOTICIAS, ENTREVISTAS Y OPINIONES VERTIDAS EN ESTE BLOG NO REPRESENTAN NECESARIAMENTE EL PENSAMIENTO DE AMNISTÍA INTERNACIONAL – CHILE.

Diario español explica el fenónemo peloláis

Fuelte: El Mercurio

Las adolescentes “peloláis”, las antiguas “pirulas” o “cuicas”, fueron objeto de un artículo en la versión digital del diario español El Mundo.

Y todo por la definición que ellas mismas hacen en internet de su grupo donde, aseguran, sólo se acepta a personas que tengan el pelo lo suficientemente largo, liso, de preferencia rubio, y pertenezcan al sector económico más pudiente.

“Los vaqueros de marca, las camisetas estrechas y una discreta flor en el cabello pueden darte algunas pistas para identificar a estas jóvenes entre el ejército de adolescentes chilenos”, dice el diario español.

En el artículo, publicado en el Blog Sudamérica, también se cita lo que sale escrito en un sitio “peloláis”:

“Estar con una ‘peloláis’ es bien difícil. Hay que ser guapo como el Ken, tener dinero para invitar y pasarla bien y un auto genial. Musculoso y buen mozo… Como dice el dicho, cada oveja con su pareja”.

Lluvia de opiniones

Los comentarios no se han hecho esperar y ya llegan a la media centena. Paco, de Madrid, escribió: “He vivido mis últimos 15 años fuera de España, de los cuales seis fueron en Chile, y no recuerdo haber conocido un clasismo tan marcado como el de la cultura chilena. (…) En su capital, Santiago, las clases altas y bajas están divididas por una avenida, y ya está. No importa quién eres, ni qué has hecho, ni tus logros, todo se resume en ‘dónde vives’, ‘cuál es tu apellido’ y ‘dónde estudiaste'”.

Por su parte, Silvita posteó: “Me parece a mí que este tipo de movimiento es de gente que se aburre mucho en la vida y no tiene otra cosa en que invertir su tiempo, así es que déjenlas que sigan convirtiéndose en muñequitas Barbie, que no tiene ni oficio ni beneficio”.

“Pues yo soy morena de pelo rizado, bajita y con algún kilo de más, así que me olvidaré de entrar a forma parte de este grupito tan mono y de paso me olvidaré de visitar Chile, no sea que me expulsen por no cumplir sus requisitos estéticos”, finaliza una chica que se identifica como “invitado”.

Para más información, ver artículo en El Mundo

LAS NOTICIAS, ENTREVISTAS Y OPINIONES VERTIDAS EN ESTE BLOG NO REPRESENTAN NECESARIAMENTE EL PENSAMIENTO DE AMNISTÍA INTERNACIONAL – CHILE.

Fiscalía acusa a defensa de Fujimori de querer llevar su juicio a plano político

Fuente: El Mostrador

El ex mandatario (1990-2000) es procesado por las matanzas de Barrios Altos y La Cantuta, donde murieron 25 personas en 1991 y 1992, y por el secuestro de un periodista y un empresario tras el “autogolpe” de 1992.

La defensa del ex presidente peruano Alberto Fujimori intenta llevar el juicio por violaciones a los derechos humanos que se le sigue al ex gobernante al plano político, afirmó este martes el fiscal supremo adjunto, Avelino Guillén.

El fiscal declaró a la emisora Radioprogramas del Perú (RPP) que esto se vio en el inicio de los alegatos finales del abogado de Fujimori, César Nakasaki, quien señaló el lunes que el ex gobernante es juzgado por su política de Estado de combate al terrorismo.

“A Fujimori no se le está juzgando por su actividad política. Eso es algo en lo que no nos pronunciamos. Nakazaki hábilmente pretende llevar a un juicio penal un tema político. Quiere poner en el banquillo de los acusados a su agrupación política”, indicó Guillén.

Añadió que la fiscalía está “reprochando penalmente a Fujimori la conducta ilícita que realizó, la conducta delictiva que ordenó realizar”.

Guillén también enfatizó que el juicio “no es un cuento”, sino “una realidad concreta” y que la fiscalía considera “firmemente que la culpabilidad de Fujimori se ha demostrado razonablemente”.

El fiscal informó que se han presentado alrededor de 500 documentos, 18 audios y videos, y cerca de 60 testigos para sustentar la acusación del Ministerio Público contra Fujimori.

“Las (pruebas) más importantes son las órdenes iniciales que dio Fujimori, que determinaron la aplicación de métodos de guerra sucia en el Perú”, remarcó.

Guillén también dijo que Fujimori reconoció durante el proceso que le encargó el combate al terrorismo a su entonces asesor Vladimiro Montesinos, quien tomó el control del Servicio de Inteligencia Nacional (SIN), del dinero que se le entregaba a este organismo y del manejo de las Fuerzas Armadas.

“Esa es una orden en un plano extralegal, es una respuesta paralela a la respuesta institucional. Esa orden fue para que Montesinos aplique otro método distinto a la respuesta oficial”, anotó.

El representante del Ministerio Público aseguró que “la misma actividad del destacamento Colina”, el grupo militar que cometió las masacres de Barrios Altos y La Cantuta, “corrobora plenamente la tesis de la fiscalía”.

“Montesinos dirigió, manejó operativamente al destacamento Colina, y nadie puede sustentar que Fujimori desconocía lo que hacía Montesinos. Fujimori, vivió, despachó y trabajó en el SIN. Él estaba plenamente enterado de lo que sucedía”, concluyó.

Nakasaki señaló el lunes que este juicio tiene profundas connotaciones políticas e insistió en que ni la fiscalía ni los abogados de la acusación han mostrado pruebas.

El ex mandatario (1990-2000) es procesado por las matanzas de Barrios Altos y La Cantuta, donde murieron 25 personas en 1991 y 1992, y por el secuestro de un periodista y un empresario tras el “autogolpe” de 1992.

Un sondeo publicado el lunes último señaló que un 54,4 por ciento de los peruanos considera que Fujimori debe ser sentenciado, cuando menos, a 30 años de cárcel.

La encuesta de la empresa privada CPI indicó que el 41,5 por ciento está de acuerdo con el pedido de la fiscalía de 30 años de prisión, un 12,9 por ciento cree que la sanción debería ser mucho mayor, un 35,3 por ciento considera que la solicitud es excesiva y el 10,3 por ciento no sabe o no opina.

La Fiscalía acusa a Fujimori de ser el “autor mediato”, es decir, de haberse valido del aparato del Estado para cometer estos crímenes.

Nakazaki anunció que su alegato le tomará al menos seis sesiones del juicio, hasta el 4 de marzo aproximadamente, luego del cual vendrá la participación del propio acusado.

LAS NOTICIAS, ENTREVISTAS Y OPINIONES VERTIDAS EN ESTE BLOG NO REPRESENTAN NECESARIAMENTE EL PENSAMIENTO DE AMNISTÍA INTERNACIONAL – CHILE.