Consejo Defensa de la Patagonia acudirá a la instancia luego de desfavorable fallo en la Suprema. HidroAysén a la Comisión Interamericana de DDHH.

Fuente: www.observatorio.cl Noticia obtenida desde www.lanacion.cl

Adicionalmente, opositores a las megarepresas recurrirán por segunda vez a la Comisión de Cooperación Ambiental Chile-Canadá, que ya en diciembre pasado declaró admisible otra demanda contra el Estado.

Por Antonio Valencia, La Nación, viernes 13 de febrero de 2009  
 
Como parte de su férrea oposición a las cuatro megarepresas que Endesa y Colbún pretenden construir en la Región de Aysén, el Consejo de Defensa de la Patagonia recurrirá por primera vez a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, luego de que el lunes la Corte Suprema confirmara el rechazo al recurso de protección interpuesto por la organización en contra de la Comisión Regional de Medio Ambiente (Corema), que no acogió la solicitud de aplicación de un tratado hídrico vigente entre Chile y Argentina.

Basado en el mismo fallo, en que el máximo Tribunal confirmó la sentencia de la Corte de Apelaciones de diciembre pasado, la agrupación ciudadana acudirá nuevamente ante la Comisión de Cooperación Ambiental Chile-Canadá para denunciar “una pauta persistente en el incumplimiento de la legislación sectorial por parte del Estado de Chile”.

A fines del año pasado, la mencionada entidad canadiense declaró admisible la denuncia interpuesta en junio de 2008 por el consejo una vez que la Superintendencia de Electricidad y Combustibles otorgara el permiso provisorio al proyecto sobre los ríos Pascua y Baker, sin considerar el Protocolo Específico Adicional sobre Recursos Hídricos Compartidos adscrito al Tratado de Medio Ambiente firmado entre Chile y Argentina en 1991.

INSTANCIAS AGOTADAS

Marcelo Castillo, abogado del Consejo de la Patagonia, confirmó que agotada la última instancia judicial dentro del país -la Corte Suprema-, procede estampar el reclamo ante organismos internacionales, donde esperan sean atendidas las denuncias de violación de derechos humanos de igualdad ante la ley y el incumplimiento de legislación ambiental.

“Consideramos que los fallos de primera y segunda instancia, sólo por una formalidad absurda, pues presentamos nuestra solicitud antes de que HidroAysén entregara el Estudio de Impacto Ambiental (EIA), no se hicieron cargo de nuestros reclamos de ilegalidad por violación de derechos”, señaló el abogado.

“Vamos a pedir medidas provisionales de modo que se adopten varias iniciativas, entre las que no se descarta la paralización del proyecto, pues la comisión posee facultades discrecionales para ello, dependiendo de los antecedentes que aportemos”, indicó Castillo.

En una arista más de la batalla contra el megaproyecto, cuya inversión asciende a 3.200 millones de dólares, la denuncia será presentarán en marzo próximo en la sede de Washington del organismo internacional.

HIDROAYSÉN Y TRILLIUM

El recurso de protección rechazado por los tribunales nacionales, según explicó Castillo, fue presentado para revertir la omisión por parte de la Corema de Aysén que no dio curso a la solicitud de condiciones administrativas establecidas por ley para aplicar el citado tratado entre Chile y Argentina que, entre otros puntos, establece que las cuencas hídricas compartidas deben contar con un plan general de utilización, “instrumentos que no existen para los casos de las cuencas de los ríos Pascua y Baker”.

Pese al revés judicial en la Corte Suprema, Castillo enfatizó que la sentencia de dicho tribunal no emite juicio sobre el fondo del asunto (la no aplicación del tratado binacional de recursos hídricos compartidos) ni se refiere a la admisibilidad y/o aprobación del EIA.

“Acá las instituciones no están funcionando y se está comprometiendo internacionalmente al Estado por este tipo de situaciones”, lamentó Castillo, abogado que formó parte de la demanda ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos que, tras seis años, condenó al Estado en el caso Trillium. “Aunque son causales distintas, existe ese precedente por cuanto el fondo -la violación de derechos-, es similar”, advirtió.

 
CUADRO: Precedente: caso Trillium
 
El abogado del Consejo de Defensa de la Patagonia, Marcelo Castillo, fue uno de los patrocinantes en la demanda ante la Corte Interamericana de DDHH por el caso Trillium -forestal que pretendía explotar 250 mil hectáreas de lenga-, que concluyó en 2006 con el Estado condenado por negar el derecho de acceso a la información. El tribunal ordenó al Estado eliminar el secretismo y reprochó al Poder Judicial por carecer de la debida fundamentación que toda resolución judicial debe tener.

LAS NOTICIAS, ENTREVISTAS Y OPINIONES VERTIDAS EN ESTE BLOG, NO REPRESENTAN NECESARIAMENTE EL PENSAMIENTO DE AMNISTÍA INTERNACIONAL – CHILE.

Anuncios

Mujeres peruanas en Chile.

Fuente: www.flacso.cl

Reportaje publicado en la revista online Zona Mujer del portal Terra, el miércoles 21 de enero de 2009, donde se publican opiniones y cifras entregadas por la Directora del Programa Género y Equidad, Claudia Dides.

[21.01.2009] Hace unas semanas apareció publicado en España un folleto que establecía los derechos de las mujeres extranjeras víctimas de violencia. En esta carta informativa se establecía punto por punto los lugares donde debían acudir en caso de sufrir algún nivel de violencia.

Entonces nos preguntamos si es que iniciativas como la española se llevaban a cabo en Chile. Para ello, investigamos el caso de las mujeres peruanas que residían en nuestro país. ¿Hay políticas que indican dónde deben acudir si es que sufren de violencia intrafamiliar o violencia de género o laboral? Y si es así ¿esas políticas se cumplen?

CATASTRO DE MUJERES PERUANAS EN CHILE
De acuerdo a cifras reveladas por la Fundación Instituto de la Mujer en noviembre de 2008 durante un seminario en Sao Paulo Brasil, “del total de migrantes en Chile, un 48% son hombres y un 52% son mujeres”.
Esta fundación señala además que las mujeres peruanas representan a un 60, 2 por ciento de la población peruana que reside en Chile.

“Las cifran avalan la tendencia mundial de la feminización de la migración, característica que también se presenta en Chile”, indica la Fundación.

Pero todo esto son más que cifras, ya que son bien conocidas las situaciones de vulnerabilidad que rodean a las mujeres migrantes.

“Cuando las mujeres migran, atraviesan umbrales complejos, que impactan de inmediato y en forma directa en su fuero interno, en lo familiar y comunitario. Se desplazan por largos kilómetros, se internan en paisajes distintos al propio, con otras vecindades, otras gentes y otros códigos. Deben reconocerse como “diferentes” y luego hacer esfuerzos por redignificarse frente a la discriminación”, indica, Carmen Torres, Directora ejecutiva de la Fundación Instituto de la Mujer.

A pesar de lo preocupante de la situación, en Chile por el momento no existe ninguna cifra oficial que indique cuántas mujeres peruanas denuncian por violencia en nuestro país.

CASOS DE VIOLENCIA EN CHILE: “ME HUMILLABA CONSTANTEMENTE”

Para poder adentrarnos en el mundo de las mujeres peruanas debemos pasar por un filtro. De lo contrario, parece ser prácticamente imposible acceder a las historias femeninas. El filtro tiene nombre y apellido: Víctor Paiva, presidente del comité de refugiados peruanos en Chile.

Víctor nos invita a ir un domingo a la calle Catedral en Plaza de Armas donde se congregan algunas mujeres peruanas. Llegamos a la cita, y nos comienza a relatar varios casos de mujeres que están en el lugar y que han sido golpeadas en sus lugares de trabajo e incluso mujeres que han perdido a sus bebés por no ser atendidas en algún hospital.

Si bien él intenta convencer a un par para que nos dé alguna entrevista, en un inicio, con mucha desconfianza, ellas indican que no quieren hablar de esas “intimidades” y que no están dispuestas a aparecer denunciando un hecho por temor. De sacarse una fotografía, ni hablar.

A punto de abortar nuestra misión, se nos acerca tímidamente una mujer que se identifica como Luz Consuelo Guzmán Rodríguez, nos cuenta que en agosto cumple cuatro años desde que vive en Chile y accede a contarnos su triste historia, mientras el resto se congrega alrededor de ella para escucharla.

La señora Luz trabajó un tiempo como asesora de hogar en una casa particular en Talagante. Cuenta que el primer problema apareció cuando su empleador se demoró siete meses en hacerle un contrato formal de trabajo. En esa oportunidad no quiso hacer más problemas y esperó pacientemente hasta que finalmente pudo firmar un documento oficial.

Pero el problema mayor vendría después. Luz nos cuenta que en una de sus jornadas laborales, se cayó. Si bien en un inicio no le dio importancia al golpe, tras dos días, comenzó a dolerle la pierna a tal punto que le impedía trabajar normalmente. Fue así que la señora de la casa, de profesión enfermera, la llevó hasta su lugar de trabajo, para que le hicieran una radiografía. Tras este examen, salió que no tenía nada y que tan sólo debía ingerir algunos calmantes, por lo que una licencia médica, no era necesaria.

“Me empezó a doler de nuevo le dije a la señora que me iba a Santiago a verme la pierna, entonces el doctor me dijo que debía darme una licencia, porque necesitaba descansar, y me dio licencia por siete días y acaté lo que me dijo”, cuenta Luz.

“Así es que la señora para la cual trabajaba me dijo que me iba a descontar de mi sueldo los días no trabajados y eso fue lo que hizo porque no me pagó unos 50 mil pesos a fin de mes. Pero lo dejé así, pensé que quizás ella se había cansado de mí”, agrega la mujer que finalmente concluye el relato asegurando que dejó de trabajar para esta familia, pero poco o nada sabía acerca de sus derechos.

Según nos cuenta, esta no era la primera vez que se sintió abusada. Hace un tiempo trabajó en otra casa particular de una sicóloga. Si bien asegura que jamás la golpearon, cuenta que su empleadora le gritaba simplemente porque no hacía algún quehacer y se dirigía a ella con frases despectivas del tipo ‘tu no sabes hacer nada bien’,incluso de acuerdo a su relato, vivía en una humillación constante.

Casos con el de Luz lamentablemente se repiten entre las mujeres peruanas. ¿Están resguardas por alguna ley en caso de sufrir de este tipo de violencia ya sea laboral o intrafamiliar?

LO QUE DICE EL PAPEL
Son tantas las preguntas que se asoman con los casos de mujeres peruanas que han sido víctimas de violencia en Chile, así es que para saber si efectivamente estas mujeres están resguardas por la ley, hablamos con Claudia Dides, socióloga, y directora del programa de Género y equidad de la Facultad Latinoamericana de Ciencia Sociales (Flacso).

Dides nos cuenta que en Chile existen normas que regulan la migración en Chile, tales como el decreto ley 1094 de extranjería. Nos indica que el organismo encargado de la legislación migratoria es el departamento de extranjería y migración que tiene “funciones como las asesorías jurídicas y la información sobre los derechos y las obligaciones que tienen inmigrantes, la nacionalización, asilo político etcétera”.

Consultada sobre las mujeres peruanas específicamente y su situación en Chile, Dides nos asegura que los derechos de estas inmigrantes están absolutamente respaldas por leyes en todos los sentidos imaginables.

Por ejemplo en el ámbito laboral “a los emigrantes siempre se les dice que antes de firmar un contrato de trabajo, tienen que revisarlo y pueden buscar ayuda en el centro asistencial laboral de la dirección del trabajo, eso es un derecho consagrado, esto con el fin de que de documento cuente con todos los datos necesarios, tales como lugar de trabajo, horarios etcétera”. Y ojo que esta lógica se ocupa para los trabajadores que cuentan con un contrato de trabajo, así como aquellos que trabajan a honorarios (con boleta).

Además, Dides, nos cuenta que existe una guía que indica cada uno de estos puntos y que en caso de que el trabajador note alguna regularidad, puede ir a interponer un reclamo en la dirección de trabajo, así como cualquier chileno.

Además, también hay protección para las trabajadoras peruanas o de cualquier otro país que se embarazan. “Está prohibido despedir a una trabajadora embarazada. También ningún empleador puede exigir un certificado de embarazo, hay que compatibilizar las labores de la empleada de acuerdo a su salud como embarazada, obviamente sin que esto afecte su sueldo, es decir, no puede haber ninguna baja. A esto se incluye el fuero maternal y el pre y post natal”, asegura la socióloga.

Por otra parte la especialista indica que en el 2007 el Ministerio de Salud publicó una circular muy importante que tiene que ver con los derechos de las mujeres extranjeras embarazadas más allá de lo laboral en donde se señala que todas, sin importar si tienen un estatus regular en nuestro país – es decir si es que tiene o no contrato de trabajo o visa – tienen el derecho a ser atendidas.

CIRCULAR CONTRA LA VIOLENCIA
¿Y qué pasa con el tema de la violencia de la cual pueden ser víctimas? “Hay una circular específica de cómo una extranjera debe afrontar la violencia intrafamiliar, que indica que puede presentarse a los mismos lugares que se presenta cualquier chilena, puede llamar al Fono Familia de carabineros, puede ir a cualquier comisaría de Carabineros de Chile, cualquier unidad de policía de investigaciones, ministerio público, juzgado de familia”, explica Dides quien además recalca que ellas también derecho a apoyo sicológico y jurídico.

Dides incluso asegura que en caso que una mujer peruana sufra de alguna lesión producto de una situación de violencia, “puede acudir si es que tienen Fonasa al sistema público de salud, si tiene Isapre, al sistema privado. Cuando no tienen ninguno de los servicios también pueden postular a los recursos que hay para los indigentes”.

Efectivamente así como nos asegura Dides, existe una guía que orienta a las mujeres extranjeras en nuestro país para que sepan qué hacer en caso de sufrir violencia en nuestro país.

Se trata de una guía elaborada por la Fundación Instituto de la Mujer en conjunto con la Organización Internacional para las Migraciones y el Colectivo Abriendo Puertas para la Integración.

De acuerdo a Carmen Torres, Directora Ejecutiva de la Fundación Instituto Mujer, esta guia se elaboró ya que “la realidad de las mujeres inmigrantes es extremadamente precaria, porque se enfrentan a múltiples situaciones de discriminación. La mayoría de ellas emigra escapando de la pobreza y en busca de mejores posibilidades de desarrollo y calidad de vida, “chocando con el hacinamiento, la doble discriminación –mujer e inmigrante-, la soledad y distanciamiento de sus redes familiares, el abuso laboral, la depresión y frecuentes episodios de violencia doméstica”.

En este documento, que es de distribución gratuita y que se encuentran disponibles en las oficinas de la Fundación Instituto de la Mujer (Fono: 274 6800) se especifica los problemas más habituales a los que pueden enfrentarse las mujeres extranjeras e indica estrategias de cómo solucionarlos, incluso agrega un completado listado de las entidades que pueden acudir de acuerdo a cada problemática.

Entonces si todo está tan claro y hay tanta norma que resguarda los derechos de las mujeres peruanas así como de todas las extranjeras en nuestro país ¿qué es lo que pasa que en algunas oportunidades no se cumple nada de lo que dice en el papel?

LA DURA REALIDAD
Para hablar un poco más sobre la realidad que viven las mujeres peruanas en Chile, contactamos a Víctor Paiva, presidente del comité de refugiados peruanos en nuestro país.
Al confrontarlo con todas las leyes que existen en nuestro país que resguarda a las mujeres peruanas, Paiva asegura que “lo que pasa es que estas directrices y resoluciones no llegan al funcionario donde directamente van las mujeres, entonces muchas veces pasa que son ellos los que les dicen que no tienen ningún derecho”.

Paiva incluso nos comenta que uno de los grandes errores del Gobierno y de las políticas que ha generado en torno a los inmigrantes, es que no se hacen campañas importantes para darle a conocer a los mismos extranjeros y chilenos de las circulares y guías que publican.

Esta apreciación es respaldada por la socióloga y directora del Programa de Género y equidad de Flacso, Claudia Dides. “En términos de avances de políticas públicas de integración e inclusión de emigrantes, se han dado pasos súper importantes en el último tiempo, el punto está en cómo los emigrantes internalizan esa información, y cómo en los servicios públicos hacen efectiva esa política, porque una cosa es que aparezca en la circular y otra cosa es que los mismos funcionarios sepan que esa circular existe y que hay que seguirla. Ahí es donde quizás está la deficiencia y la discriminación”.

Por otro lado Dides comenta que en el caso de las mujeres el tema es doble “la mujer sabe que tiene acceso a ese derecho, pero tienen que hacer el nexo entre el consultorio y el departamento de extranjería, es ahí donde a mi juicio faltan mecanismos de coordinación entre los centros de salud y de atención sicológica de violencia y extranjería”. 

LAS NOTICIAS, OPINIONES Y ENTREVISTAS VERTIDAS EN ESTE BLOG, NO REPRESENTAN NECESARIAMENTE EL PENSAMIENTO DE AMNISTÍA INTERNACIONAL – CHILE.

 

Documentos adjuntos:

Reportaje publicado en la revista online Zona Mujer del portal Terra, el miércoles 21 de enero de 2009. “La realidad que viven las mujeres peruanas en Chile: La dura realidad” (67.3 KB)
Reportaje publicado en la revista online Zona Mujer del portal Terra, el miércoles 21 de enero de 2009. “La realidad que viven las mujeres peruanas en Chile: Lo que dice el papel 1” (60 KB)
Reportaje publicado en la revista online Zona Mujer del portal Terra, el miércoles 21 de enero de 2009. “La realidad que viven las mujeres peruanas en Chile: Lo que dice el papel 2” (59.5 KB)

María Elena Valenzuela, especialista de Género y Empleo de la OIT. “En Chile ha aumentado la precarización del trabajo”.

Fuente: www.elmostrador.cl

 

La experta analiza la realidad laboral chilena, que ya está mostrando los primeros síntomas alza del desempleo a raíz de la crisis mundial. Y aunque considera que el país destaca positivamente dentro del contexto regional y que se han logrado importantes avances en legislación laboral, reconoce falencias, como la reticencia a la negociación de parte del empresariado y la brecha salarial entre hombres y mujeres.

Por Claudia Urquieta Ch.

El tema laboral está de moda. Esto, en el marco de la crisis económica mundial, que ya dejó de ser sólo una amenaza  y se está instalando cada vez con más como vendaval en el país.

Según las últimas cifras del INE, entre octubre y diciembre de 2008 el desempleo llegó a 7,5 por ciento. Porcentaje que para la especialista de Género y Empleo  de la OIT para América Latina y el Caribe, María Elena Valenzuela, no es demasiado alarmante, pero sólo porque mide la época de temporada, cuando hay bastante trabajo agrícola y de turismo.

Según la experta “las cifras a partir de abril mostrarán con mayor fuerza el peso de la crisis”. Por lo que considera como “una buena señal” que exista preocupación desde todos los sectores, tomando en cuenta los llamados del Gobierno al  empresariado a arrimar el hombro y cooperar para evitar más despidos.

En ese contexto, el tema laboral tiene múltiples vectores. Desde los avances en la legislación, la desigualdad, la reticencia de ciertos sectores a la negociación, o la brecha salarial entre hombres y mujeres. En conversación con El Mostrador, Valenzuela da su mirada sobre estos temas y evalúa la situación del país en este ámbito.

-¿Cuál es la evaluación que hace la OIT sobre la realidad laboral en Chile?

-En el contexto de América Latina la situación de Chile resalta por lo positiva. Tiene una amplia proporción de mano de obra asalariada y una baja proporción de informalidad en comparación con  el resto de los países de la región. Además, ha habido avances importantes en legislación laboral.

-¿Cómo cuáles?

-Por ejemplo la reforma previsional. O los cambios en los derechos de las trabajadoras domésticas. También es emblemático el haber podido restablecer formas institucionalizadas de diálogo social, negociación y libertad sindical. Eso equipara la capacidad de negociación.

-A pesar de esto la OCDE está preparando un negativo reporte sobre la política laboral chilena, donde critica la poca flexibilidad laboral y la baja sindicalización.

-Para ingresar a la OCDE es necesario, además de cumplir con los requisitos de comportamiento macroeconómico, cumplir con ciertos estándares laborales. Y a nuestro entender el país tiene varias tareas pendientes. Por ejemplo, la desigualdad casi no ha cambiado. Hay problemas de baja cobertura de seguridad social y además ha aumentado la precarización del trabajo.

-¿En qué forma?

-Esto es una ola mundial. Y Chile no se escapa de eso, que se expresa en que hay mayor inseguridad en el trabajo. Por ejemplo, los contratos son diferentes a los tradicionales indefinidos. Son a plazo fijo, por faena, que tienen un período determinado. Se estima que las personas que entran al mercado de trabajo van a tener 7 u 8 más rotaciones en comparación con la generación de sus padres. Además se ha armado una zona gris de trabajos atípicos que son cada vez más típicos.

-¿Qué pasa con la evolución de los ingresos?

-Chile ha tenido una política de salario mínimo que ha permitido de manera importante subir los ingresos de la población de estratos socioeconómicos más bajos. Ha puesto un piso más alto.
Sin embargo la mantención de la desigualdad es fundamentalmente por ingresos laborales. El 80 por ciento del ingreso familiar proviene del trabajo. Y la desigualdad se produce allí, porque si analizas el conjunto de ingresos de la familia, sumando los subsidios por ejemplo, la desigualdad tiende a caer. Pero si analizas sólo los ingresos laborales, la desigualdad se mantiene e incluso puede que aumente un poco.
Lo que te demuestra que el mercado de trabajo está operando mal como un factor de integración social y de una distribución más equitativa del ingreso.

-¿Y cuál es la solución para manejar esto?

-Tener mecanismos más difundidos de negociación. Y que la negociación colectiva sea un instrumento más utilizado al nivel de las empresas.

-Pero en Chile en general el sector empresarial es bastante reticente a esto, es mal visto.

-Aunque me cuesta ponerlos a todos en un saco, efectivamente no hay una valoración de lo que significa negociar y acordar. Pero si negocias previenes paros y conflictos. En Chile se ha producido algo curioso porque el número de huelgas es bajo. Y lo que se producen son manifestaciones de otro tipo como tomas de camino, o lo que pasó el año pasado con Codelco. Y eso es una expresión de que el mecanismo que debiera usarse, que es la negociación, no está funcionando como debería.

La brecha salarial entre hombres y mujeres

Según explica Valenzuela, el promedio en Chile y la región de lo que ganan las mujeres mensualmente es un 72 por ciento de lo que reciben los hombres. Brecha que desde los 90’ ha ido disminuyendo, pero que aún existe.

-¿Cuáles son las consecuencias sociales que acarrea esta brecha?

-Implica un mal uso de los recursos humanos, porque se están desaprovechando por un tema estrictamente discriminatorio. Si comparas ingresos de hombres y mujeres por nivel de educación, calificación, número de horas, siempre te queda  una cifra residual que no tiene ninguna explicación. Y eso es simplemente discriminación, lo que es un comportamiento irracional desde el punto de vista económico.
Además, tiene un efecto importante en términos de crecimiento de la economía, de la competitividad del país.

-¿Influye también en la disposición de las mujeres para incorporarse al mercado laboral?

-Sí. Sobre todo las de nivel socioeconómico bajo, porque los ingresos potenciales son tan reducidos que no tiene mucho sentido.
Entonces tiene incidencia en la capacidad de la familia de superar la pobreza. Pero también tiene que ver con un derecho básico a no ser discriminada por ser mujer, y por lo tanto es un punto súper importante para plantearse la democracia de verdad.

-¿Cómo se puede cortar esta brecha?

-En este marco estamos en una campaña global denominada “la igualdad de género en el corazón del trabajo decente”, uno de cuyos puntos centrales en América Latina es la promoción de la igualdad de remuneración en función de lo que corresponde.

-Según un estudio de la OIT, además de esta brecha la crisis golpeará más fuerte a las mujeres.

-Sí. Hay sectores de la economía donde las mujeres son mayoría, que serán seriamente afectados, tales como ventas, comercio o servicios.  Además, en el caso de las familias en que trabaja el hombre, al quedar cesante las mujeres empezarán a buscar trabajo, y por lo que se ha visto en crisis anteriores buscan trabajo en cualquier cosa con tal de tener ingreso rápido.
También se  verán afectadas porque en la práctica son ellas las que están a cargo de los temas de la casa, y de los niños. Y en periodo de crisis tiende a haber mayor carga del trabajo doméstico porque se compran menos cosas afuera.

LAS NOTICIAS, ENTREVISTAS Y OPINIONES VERTIDAS EN ESTE BLOG, NO REPRESENTAN NECESARIAMENTE EL PENSAMIENTO DE AMNISTÍA INTERNACIONAL – CHILE.