Opinión: Remultray Cadín – derecho a pedir asilo

Fuente: Virginie Houdmont, Diario Crítico Chile

Cuando el gobierno suizo anunció que la niña mapuche de 11 años, Remultray Cadin, pidió asilo político en Suiza, el gobierno chileno no dudó en reaccionar, informando a su contraparte suiza que encuentran la petición “improcedente” e insistiendo que “en Chile no se persigue a nadie por sus ideas”.

La Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951 define a refugiados políticos como cualquier persona que por razones de raza, religión, nacionalidad o su pertenencia a un grupo social o ideología política, considera que su vida esta en riesgo o que vive bajo una presión sicológica insoportable.

La cuestión es que el caso de Remultray  es muy  complejo, con mucha historia que necesita ser considerada antes de llegar a conclusiones sobre la validez de su petición de asilo político.

Como lo explicó Sergio Laurenti, Director Ejecutivo de Amnistía Internacional – Chile en una entrevista con la Radio Universidad de Chile: “la historia de la familia Calfunao viene desde mucho tiempo atrás. Hay evidencia, Amnistía Internacional lo ha seguido desde por lo menos el 2002, acerca del acoso y la persecución por parte de autoridades a Juana Calfunao, longko de la Comunidad Juan Paillalef y madre de la menor.”

En este momento la familia más cercana de la niña, su madre, su padre y una tía, están cumpliendo una condena de prisión en Temuco. La madre recibió una condena de cuatro años por atentado contra las autoridades en 2006. El padre de la niña, Antonio Cadin, esta en prisión por delitos similares. Dado estos hechos parece que no existe absolutamente ninguna proporción entre los delitos cometidos y la pena impuesta por la justicia.

Además, existe información que en el pasado hubo varios otros incidentes en que Juana Calfunao ejercitaba su legítimo derecho a la protesta pacífica donde las autoridades respondieron de manera violenta, deteniendo a Juana junto con otros miembros de su pueblo, incluso en una ocasión a su hija Remultray  que en ese momento tenia apenas siete años.

El hermano de la niña, Waikilaf Cadín, expresó su preocupación por la seguridad de su hermana, ya que con casi toda familia encarcelada, él representa el único familiar que tiene su hermana en Chile. Si a él también le condenan a la cárcel, como ya ha ocurrido anteriormente, la niña corre el riesgo de ser alejada de su familia y de permanecer en la custodia del Sename, y enfrentar las consecuencias previsibles.

La petición de asilo político de Remultray Cadín está en curso, y dada la turbulenta historia de abusos sufridos por esta familia es muy comprensible que estén preocupados por la seguridad de la niña. Solicitar asilo es un derecho que tiene cualquier persona que considera hallarse en peligro y que no puede acceder a una vida plena. Ciertamente, en Suiza, ella tendrá la oportunidad de vivir una vida más normal y segura sin el riesgo de enfrentar presión sicológica insoportable.

LAS OPINIONES, ENTREVISTAS Y NOTICIAS  VERTIDAS EN ESTE BLOG  NO REPRESENTAN NECESARIAMENTE EL PENSAMIENTO DE AMNISTÍA INTERNACIONAL – CHILE

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: