Responsabilidad social empresarial y empleo.

Fuente: www.lanacion.cl

El empresariado se juega su prestigio social en estas actuaciones. Es lamentable que al primer signo de incertidumbre el sacrificio tengan que hacerlo los trabajadores y no los accionistas.

No cabe duda de que la primera responsabilidad social de un empresario es crear empleos y mantenerlos. Este principio está puesto en juego ante la crisis financiera internacional.

Ciertamente, el entorno económico se va poniendo cada vez más difícil en la medida en que caen los precios de nuestras exportaciones y, en general, disminuye la demanda por ellas.

Afortunadamente, Chile viene saliendo de un año en que su economía creció casi 4% y junto con ello las utilidades de las empresas. Por otro lado, el país tiene importantes reservas de divisas y un ahorro fiscal significativo.

Es decir, si bien la crisis externa nos va a afectar, porque somos una economía abierta, el impacto debería ser atenuado por la sanidad de nuestras cuentas públicas.

No obstante este panorama relativamente estable, los empresarios han optado desde el primer momento por despedir personal. Así ha pasado con mayor fuerza en la construcción y en la minería desde fines del año pasado y en el primer mes de 2009. A esta tendencia se han sumado los bancos.

Estas entidades, que el año pasado tuvieron beneficios en sus operaciones por 300 mil millones de pesos, han optado por despedir en los últimos seis meses a cinco mil trabajadores.

¿Es ésta otra señal de la codicia? El empresariado se juega su prestigio social en estas actuaciones. Es lamentable que al primer signo de incertidumbre el sacrificio tengan que hacerlo los trabajadores y no los accionistas.

Por lo demás, los bancos son empresas que tienen muchas alternativas de recorte de gastos antes de recurrir al fácil expediente de reducir personal.

No hay que ser demasiado suspicaces para pensar que los empresarios están prefiriendo crear un clima de inestabilidad social, antes que sacrificar sus ganancias. Es un camino que puede tener algún éxito en el corto plazo, pero probablemente no lo tendrá en el largo.

El desempleo contraerá la demanda agregada y ello llevará a menores niveles de actividad económica. El ajuste podrá tomar así la forma de una espiral recesiva.

En este contexto no quedará otra alternativa que la intervención del Estado para mantener niveles significativos de actividad económica en sectores como obras públicas y vivienda.

Mientras más drásticos sean los empresarios en la reducción de personal, más enfática y profunda debería ser la acción estatal. Que no se quejen después de una excesiva presencia estatal en la actividad económica.

Ya es hora de que los empresarios tomen un compromiso público con la mantención del empleo. Seguramente, la mayor parte de las personas que poseen hoy trabajo preferirán unas condiciones de empleo más exigentes antes que perderlo todo.

LAS NOTICIAS, ENTREVISTAS Y OPINIONES VERTIDAS EN ESTE BLOG, NO REPRESENTAN NECESARIAMENTE EL PENSAMIENTO DE AMNISTÍA INTERNACIONAL – CHILE.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: