La dignidad de las personas en los procedimientos penales.

Fuente: www.lanacion.cl

No se trata de privilegiar los derechos de los delincuentes, como se ha malentendido desde algunos sectores que prefieren una sociedad policial, sino de incorporar la dignidad de las personas en la ecuación.

La enorme publicidad que han adquirido los procedimientos e investigaciones de fiscales del Ministerio Público, así como una serie de resultados equívocos y dañinos para las personas, ponen un manto de duda sobre la efectividad del sistema procesal penal. El caso más reciente fue el de una embarazada que fue detenida acusada de ser la supuesta líder de una banda dedicada a asaltar casas del sector oriente de la capital, pero se suma a otros en los que, apresuradamente, se expone a una persona a una acusación pública sobre la cual no se tienen pruebas fehacientes.

Más allá de la justificación entregada por la Asociación de Fiscales, en orden a que tras esto hay un problema de falta de profesionales y exceso de causas, lo cierto es que la gran mayoría de los errores se ha relacionado con el trámite de la formalización. Siendo éste uno de los primeros procedimientos del sistema, no tiene oficialmente otro significado que notificar a una persona que será investigada por algún hecho. Así, está muy lejos de parecerse al antiguo procesamiento o encargatoria de reo, donde un magistrado formulaba cargos contra alguien sólo cuando ya había reunido suficientes pruebas de su relación con un delito.

La formalización, aunque oficialmente es apenas el inicio de la investigación, ha sido usada como una instancia acusatoria y pública, sin que esté respaldada necesariamente por evidencias. Los fiscales tienen las facultades para formalizar por cualquier delito y los jueces no pueden cuestionar ello, salvo en cuanto a la aprobación o rechazo de las medidas cautelares que se pidan. No obstante, como el procedimiento se hace pública y espectacularmente, se tiende a generar presión sobre los magistrados para aprobar la prisión preventiva y otras medidas sobre los imputados.

La implementación del nuevo sistema penal no debiera ser hecha sobre la base de dogmas de procedimiento. Si la práctica demuestra que hay situaciones que no están funcionando, el sistema debe corregirse y mejorarse. En este caso, debe implicar la revisión de la forma en que trabajan los fiscales, el chequeo de las pruebas de que disponen y la publicidad con que se realizan las formalizaciones. No se trata de privilegiar los derechos de los delincuentes, como se ha malentendido desde algunos sectores que prefieren una sociedad policial, sino de incorporar la dignidad de las personas en la ecuación, evitando situaciones como la que sufrió la mujer embarazada erróneamente detenida la semana pasada.

LAS NOTICIAS, ENTREVISTAS Y OPINIONES VERTIDAS EN ESTE BLOG, NO REPRESENTAN  NECESARIAMENTE EL PENSAMIENTO DE AMNISTÍA INTERNACIONAL – CHILE.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: