La interrupción del embarazo a la agenda de salud. Quiero un aborto terapéutico.

Fuente: www.lanacion.cl Por Carolina Rojas / La Nación Domingo

Este año explotó el caso de Karen Espíndola, una joven embarazada enfrentada a un diagnóstico fatal: las malformaciones de su hijo en gestación no son compatibles con su vida. Pidió interrumpir su embarazo y el debate volvió a todos los sectores políticos. Y, aunque el proyecto de ley duerme en el Congreso hace trece años, los diputados progresistas esperan que las campañas presidenciables reactiven su debate.

Fue en noviembre de 1999, cuando el ex Presidente Ricardo Lagos, en ese tiempo candidato a La Moneda, tuvo que referirse por primera vez sobre el aborto terapéutico.

Una mañana, visitó el Colegio Las Teresianas y fue una de las alumnas quien le preguntó si de triunfar sería capaz de incluir el aborto terapéutico en su programa de salud.

Lagos contestó, enfático, que sólo aceptaba la interrupción del embarazo bajo dos estrictas condiciones: que el diagnóstico estuviera aprobado por tres médicos y que la interrupción del embarazo se hiciera en un hospital público para impedir lucrar con ella.

Adriana Delpiano, ex ministra del Sernam, recuerda ese episodio. “Fue una de las primeras ocasiones en que Ricardo Lagos tuvo que opinar frente a un tema de la agenda valórica. Pero lo que vemos hoy es un retroceso, han pasado diez años y aún no hay un debate abierto sobre el tema. Pienso que ese grupo que se opone al aborto terapéutico, al menos debería estar a favor de la píldora del día después”.

Pero este año apareció el caso de Karen Espíndola, la joven madre que hoy ya tiene siete meses de embarazo y un feto anencefálico que crece en su vientre. Aún no encuentra solución para la interrupción de su embarazo. Y no ha sido la única.

El 2002 Griselle Rojas, de 27 años, exigió públicamente a las autoridades un aborto terapéutico para terminar con el dolor. Ella habló con el ministro de Salud de la época, Osvaldo Artaza, para explicarle que tenía mola, una reproducción anormal de las células de la placenta que se convierte en una verdadera vesícula que daña otros tejidos.

El feto no tenía cráneo, ni pulmones. Sus posibilidades de sobrevivencia fuera del vientre materno eran nulas. La mujer debió escuchar todo tipo de opiniones políticas, mientras la metástasis avanzaba por su cuerpo.

Finalmente, las autoridades accedieron a interrumpir su embarazo con una microcesárea en el Hospital Luis Tizné de Peñalolén. Después de la intervención, el recién nacido vivió sólo tres minutos.

Hoy, el caso de Karen Espíndola, también tiene un adverso diagnóstico. El feto padece de holoprosencefalia alobar, una malformación que afecta el cerebro del feto y en que sólo el 38% de los casos diagnosticados sobrevive el parto.

Karen, ha esgrimido daño a su salud, daño emocional y sufrimiento ante la espera de un niño que morirá. Nadie resuelve. Más que una espera, Karen ha manifestado que su embarazo ha sido una verdadera agonía.

RENOVAR LA AGENDA VALÓRICA

Hace unas semanas, parlamentarios del PPD, Renovación Nacional y la UDI se reunieron en la Biblioteca del Congreso para debatir sobre el aborto terapéutico.

La oposición más férrea estuvo en el movimiento “Parlamentarios por la vida”, el grupo liderado por el diputado UDI José Antonio Kast, el mismo que en abril del año pasado celebró la decisión del Tribunal Constitucional que prohibía la distribución de la píldora del día después.

Otro feroz detractor del aborto terapéutico es el diputado de Renovación Nacional, Maximiano Errázuriz, quien también participó de la reunión del Congreso. Errázuriz, señaló que las corrientes siguen contrapuestas y legislar sería abrir las puertas al aborto en general.

Comentó además que espera que el candidato y empresario Sebastián Piñera tenga una postura acorde con los lineamientos de la iglesia.

“Confío en su opinión, conozco los principios de Sebastián y creo que será consecuente con los valores cristianos occidentales. Estoy en contra del aborto terapéutico y veo difícil que algún partido respalde este proyecto”, señaló.

Marco Antonio Núñez, diputado PPD, señaló que el ex candidato José Miguel Insulza siempre estuvo a favor de la despenalización del aborto terapéutico en un eventual plan de Gobierno.

También aguarda que por estos días, el candidato Eduardo Frei de a conocer su posición formal.

El parlamentario cree fundamental conocer cuál será la postura de Sebastián Piñera, ya que su respuesta permitiría descifrar la opinión y el comportamiento que tendrá en el futuro respecto de los temas valóricos. “De este modo se sabrá si el candidato seguirá las directrices de la UDI, o tomará una postura independiente”, aclaró.

El caso de Karen Espíndola también lo lleva el díscolo Marco Enríquez Ominami, quien aclara que lleva un mes esperando una respuesta de la Comisión de Salud para tratar su futuro.

Para el diputado, las definiciones de los presidenciables serán fundamentales para saber quién renovará sus discursos sobre la agenda valórica y quién no.

“Las primarias van a ser importantes en la definición respecto a ese tipo de compromisos. Creo que con Piñera no va a pasar nada y Frei, bueno, habrá que ver. Cuando con Álvaro Escobar presentamos el proyecto de ley no sólo fue ignorado, fue archivado, con eso tu matas un proyecto de Ley, además es irrisorio pensar que hasta en el tiempo de Pinochet hubo derecho al aborto terapéutico”, alegó.

Para Juan Luis Castro, ex presidente del Colegio Médico, a pesar de esas circunstancias extremas que enfrenta la mayoría de las mujeres con este problema, son los sectores refractarios quienes siguen negándose a aceptar la idea y ponen cortapisas valóricas a la despenalización del aborto terapéutico. “Nosotros aludimos a la posibilidad de legislar y hay una posibilidad de ponerlo en trámite este 2009”, explica.

Sobre la opción de legislar acerca del aborto terapéutico, el diputado UDI y presidente de la Comisión de Salud, Juan lobos, señaló que al menos el escenario que se advierte de aquí al 2010 es beneficioso. Pero para él, debatir en esta área no es una prioridad.

“Hay otras urgencias legislativas, por ejemplo, la donación de órganos, sangre y tejidos. La gente se está muriendo en las listas de espera, discutir hoy sobre el aborto terapéutico, puede ser un despropósito de personas que sólo están interesadas en ideologizar el tema”, explicó.

Para el diputado de Partido Socialista Fulvio Rossi, quien estuvo presente en el encuentro del Congreso, el aborto terapéutico se ha pateado una y otra vez en la agenda legislativa. Para él, en 2009 es un acto de crueldad hacer esperar a una madre nueve meses para que su hijo muera.

“Si dicen que hay otras prioridades médicas, es un acto mediocre. Quienes rechazan el aborto terapéutico, son los mismos que dijeron que con el uso del preservativo aumentaba la promiscuidad y vemos que eso no ha pasado”.

El diputado señala que ya es la hora de que los candidatos tomen una postura más clara y desempolven la despenalización del aborto terapéutico, pues la marcha por la píldora del día después fue una verdadera señal sobre el avance que el país espera frente a temas valóricos.

LA SAGA DEL ABORTO

“Si mi hijo llega a nacer, no tiene ninguna posibilidad de sobrevivir, no recibirá asistencia médica, por lo que en la práctica, las consecuencias son idénticas, salvo el desgaste emocional y sicológico, que es un calvario. Soy católica y no ha sido fácil todo este proceso, desde mis convicciones religiosas. No soy una mala persona al querer interrumpir una vida que no podrá nacer”.

Ese un extracto de una carta que Karen Espíndola hizo llegar hasta el diputado PPD, Enrique Accorsi. El legislador plantea que esta situación es inadmisible, que el tema se debe incluir como un punto importante dentro de un programa de salud. “Advierto dijo que este tema lo tomarán con prudencia y resguardo por la polémica y la fuerte oposición que genera en la derecha”.

El diputado PPD, Marco Antonio Núñez, señala que quienes están a favor de la legislación del aborto terapéutico, en ningún caso descartan la urgencia en la que se encuentran otras leyes de salud pública como opina el diputado Juan Lobos, pero que en ningún caso estos deben bloquear el lugar a una legislación para el aborto terapéutico.

Para él, la opinión de Piñera será esencial para ver si acoge esta legislación o sigue las directrices del diputado José Antonio Kast. “Por ejemplo, nosotros siempre supimos que Insulza estaría a favor de una ley sobre el aborto terapéutico, ahora esperamos la posición de Frei. Para Piñera, su opinión será la prueba de la blancura para ver si cederá a la posición dogmática de la UDI”.

La diputada PPD, María Antonieta Saa, quien también es partidaria de legislar, recuerda que el 2005, junto a la diputada Adriana Muñoz, solicitaron reactivar la discusión sobre el aborto terapéutico, por el dramático caso de una niña de 9 años que quedó embarazada producto de las reiteradas violaciones de su padrastro y que desde entonces el escenario es el mismo.

“Soy pesimista, los sectores conservadores van a hacer todo lo posible por no tocar el tema este año. Ojalá Frei copiara el programa de su padre, eso sería la solución”, explica.

La abogada Lidia Casas, experta en derechos sexuales y reproductivos de la Universidad Diego Portales, recuerda los reparos de Eduardo Frei durante su gobierno. Cree que el candidato DC podría mantener sus aprehensiones y el proyecto de ley fracasaría una vez más.

“Lo que pasará será que el ala más conservadora de la Democracia Cristiana se opondrá, al igual que el movimiento ‘Parlamentarios por la vida’, y dificultarán la posibilidad del aborto terapéutico, aún en contra del sufrimiento y la dignidad de la mujer”, puntualizó.

Las razones científicas
El doctor Eduardo Rosselot, presidente de la Comisión de Ética de la

Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, señala que debe haber aclaraciones entre los padecimientos que puede enfrentar la madre.

Para él, uno de los casos más graves es cuando la mujer queda embarazada y sufre una “mola”, porque ésta se puede transformar rápidamente en una diseminación cancerígena.

En ese caso, el cáncer puede incluso dañar el útero, este se saca y no queda un lugar donde cobijar el embrión. “Allí, no podemos decir que es un aborto terapéutico, sino una histerectomía, que inevitablemente producirá la muerte del niño para salvar la de la madre”, precisó.

El especialista reconoce que un niño anencefálico no desarrolla huesos de la calota, (huesos de revestimiento del encéfalo) hemisferios cerebrales, ni cerebelo, y en la mayoría de los casos la muerte se produce “in útero”. “Si mi esposa tuviera un hijo con anencefalia, recomendaría provocar un parto prematuro”, afirmó.

Opiniones
Juan Luis castro: El ex presidente del Colegio Médico piensa que es fundamental reabrir el debate y cree que hay una posibilidad de legislar este año.

Fulvio Rossi: El diputado PS llama a los candidatos a debatir sobre el aborto tarapéutico.

Enrique Accorsi: El diputado PPD fue quien recibió la desesperada carta de Karen Espíndola.

Marco Antonio Núñez: El diputado PPD espera que por estos días el candidato Eduardo Frei dé a conocer su posición frente al tema.

Juan Lobos: El diputado UDI señala que hay otras prioridades, antes de legislar sobre el aborto terapéutico, como la Ley de Transplante.

LAS NOTICIAS, OPINIONES Y ENTREVISTAS VERTIDAS EN ESTE BLOG, NO REPRESENTAN NECESARIAMENTE EL PENSAMIENTO DE AMNSITÍA INTERNACIONAL – CHILE.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: