Derechos Humanos y el daño colateral.

 Fuente: www.lanacion.cl Por Rafael Cavada / La Nación Domingo

Y yo, que le he creído a Karla Rubilar desde hace mucho, no puedo dejar de sospechar que esta vez ha sido arrojada a los leones por los de su propia tienda. Por si pasa. A fin de cuentas, alguien debió aconsejarle que guardara la información más dudosa. A no ser –claro– que la derecha más ultramontana quisiera deshacerse de una díscola diputada de derecha, a la que le importaban los derechos humanos. Al final del día, las bajas son sólo daño colateral….

Isidora Páez era subteniente y murió hace poco. Su camioneta se desbarrancó allá en el norte, cuando viajaba junto a un cabo cuyo nombre no he logrado averiguar.

La conocí hace poco, a principios del año pasado, cuando fui a cubrir un reportaje sobre trabajos de alto riesgo. En esa ocasión me topé con un grupo de oficiales y suboficiales, casi niños, cuya ocupación era desenterrar minas antitanque y antipersonales en Chapiquiña.

Oficio harto respetable a decir verdad, ya que un campo minado se puede sembrar en tres días, pero limpiarlo demora seis meses. Y no se limpia solo.

Tiene que haber alguien que se meta al campo minado, busque con un detector de metales, luego escarbe cuidadosamente en torno al famoso aparato, lo remueva, lo lleve en sus brazos hasta el límite del campo minado la mina pesa trece kilos y el traje otros veinte, lo que a cuatro mil trescientos metros de altura es una proeza física digna de un titán y luego se la lleve a un lugar donde se las hace estallar.

Aún recuerdo la mirada de orgullo de todos esos casi niños cuando les pregunté por qué lo hacían, por qué no mejor se contrataba una empresa extranjera especializada en estas tareas.

“El Ejército de Chile las plantó, somos nosotros los que debemos sacarlas”. A mis cuarenta años no pude dejar de sentir una admiración sin límite y una dulce puñalada de envidia por ese idealismo, por ese compromiso que yo mismo sentí alguna vez, antes de que la vida me enseñara a palos otras lecciones, más amargas aunque no menos provechosas.

Salve Isidora, que los dioses, dondequiera que estén, te guarden esa sonrisa maravillosa, esa alegría y ese entusiasmo que compartías con todos tus camaradas, y al que me dejaste me dejaron asomarme aunque yo solo fuese un intruso en ese páramo reservado a muy pocos, de riesgo (controlado o no) deber, pasión y orgullo.

Supe tarde de tu partida, pero más vale tarde que nunca. Que los dioses te den un camino lleno de verde, alegría y satisfacciones por todos los tiempos que vendrán.

Mi amigo Reca es adorable y sabio. Aunque trabaja en una productora de televisión, siempre le ha gustado el bajo perfil. Pero esta semana las cosas cambiaron y tuvo que enfrentarse a las cámaras, a los flashes y a los micrófonos.

Creo que no tuvo alternativa. Reca pertenece a una familia en la que hay cuatro detenidos desaparecidos. Su abuelo, su padre, su tío y tu tía embarazada de dos meses, por lo que según nuestra legislación deberían ser cinco.

Pero claro, un embrión presuntamente fecundado es una vida humana cuando se trata de repartir la pastilla del día después, pero un feto de dos meses es solo un dato anecdótico que no cuenta si la madre es una detenida desaparecida por obra de los aparatos represores de la dictadura.

La cosa es que el Reca tuvo que pararse frente a los medios para aclarar que el supuesto detenido desaparecido que está vivo es su primo, Luis Emilio Recabarren Mena, que sí fue detenido junto a su padre y madre cuando apenas tenía tres años, y que por alguna razón más atribuible a la humanidad de los soldados que a la ideología de sus jefes fue liberado inmediatamente a un par de cuadras de distancia.

Luis Emilio Recabarren González fue detenido, está desaparecido y lo que hasta ahora ha podido aclararse es que sus restos fueron lanzados al mar, desde un helicóptero.

Esto a causa de la denuncia de la diputada Karla Rubilar, quien señaló la existencia de casos de detenidos desaparecidos que no lo eran tanto, sino simples falsedades destinadas a obtener un provecho económico para sus familias.

El problema es que la fuente de la que surgió esta información es un abogado, de nombre mal nombre hubiese dicho don Iñigo de Balboa Javier Gómez, defensor de Manuel Contreras. Y que esos datos figuran además en un libro del ex director de la DINA.

Las excusas de poco valen. Cuando Carlos Larraín, el presidente de Renovación Nacional, partido en el que milita la diputada Karla Rubilar, dice “no solemos tener contacto con personas que representan a Manuel Contreras”, lo único que hace es decir que sí los han tenido aunque no a menudo. Huelga decir que la información que le pasaron es tan falsa y dudosa como la reputación de sus fuentes.

¿Qué tienen en común mi amigo Ricardo Recabarren el Reca y la subteniente Isidora Páez? Poco y mucho. Ambos son hijos de una situación que no eligieron. Páez y el Reca han hecho todo lo que está a su alcance para no seguir en la rosca del pasado.

Reca dedicándose a cuidar y adorar a su hijo, de manera que la historia sangrienta y pletórica de dolor de su familia toque lo menos posible a su hijo.

La subteniente Isidora Páez arriesgando su vida para que el Ejército de Chile cumpla sus compromisos internacionales y deje de ser visto como lo era hace veinte años.

Las aspiraciones de ambos fueron segadas por una imprudencia, una temeridad sin nombre. Y yo, que le he creído a Karla Rubilar desde hace mucho, no puedo dejar de sospechar que esta vez ha sido arrojada a los leones por los de su propia tienda.

Por si pasa. A fin de cuentas, alguien debió aconsejarle que guardara la información más dudosa. A no ser claro que la derecha más ultramontana quisiera deshacerse de una díscola diputada de derecha, a la que le importaban los derechos humanos. Al final del día, las bajas son sólo daño colateral.

LAS NOTICIAS, OPINIONES Y ENTREVISTAS VERTIDAS EN ESTE BLOG, NO REPRESENTAN NECESARIAMENTE EL PENSAMIENTO DE AMNISTÍA INTERNACIONAL – CHILE.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: