Ni la violencia ni la pobreza son inevitables.

Fuente: Equipo de Derechos Humanos de las Mujeres, Amnistía Internacional.

Me impresionó leer un artículo reciente donde Amnistia Internacional declaraba que tanto la violencia como la pobreza que sufren millones de mujeres pueden ser evitados. Y todas las personas tenemos algo que hacer al respecto.

Vivimos en un mundo donde frecuentemente las mujeres, la mitad de la población del mundo enfrentan postergaciones, exclusión, maltrato, y todas las otras formas de abuso y violaciones de sus derechos.

Miles de mujeres “pagan” ser quienes son desde el campo de batalla hasta el dormitorio, y –en muchos casos- frente a la mirada impasible de los gobiernos y autoridades.

Hay instrumentos internacionales, declaraciones, nueva legislación que buscan garantizar la participación de las mujeres en condiciones de igualdad en la prevención y resolución de los conflictos y en el mantenimiento de la paz después de los conflictos, así como aumentar la protección de los derechos humanos de las mujeres y niñas en situaciones de conflicto.

La pobreza se caracteriza por la experiencia diaria de abusos contra los derechos humanos que abocan a las personas a la miseria, a la inseguridad y a la exclusión, dejándoles sin voz. La pobreza es una afrenta a la dignidad humana y la peor crisis de derechos humanos del mundo. Además de la falta de recursos para atender las necesidades primarias para ellas mismas y sus familias, la pobreza está marcada por la falta de acceso a salud, justicia, educación y seguridad. Por ello es tiempo que, en ocasión de la celebración del 60 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, nos animemos a “correr la cerca” y reclamar para todas las personas y para el futuro la exigibilidad de éstos derechos.

Ni la violencia contra las mujeres ni la pobreza son inevitables, aunque ambas se combinan para reducir las opciones de las mujeres y colocarlas en peligro de sufrir violencia.

En Amnistía Internacional llevamos adelante desde 2004 una campaña global para terminar con la violencia que sufren las mujeres y estamos pidiendo que en Chile:

• Se ratifique el Protocolo Facultativo de la Convención sobre la Eliminación de Todaslas Formas de Discriminación contra la Mujer.

• Que se garantice un pronto acceso a la justicia, la reparación de las consecuencias de estos actos y la prevención de nuevas violencias que viven muchas mujeres en Chile, especialmente cuando proviene de sus familiares y/o sus parejas.

• Modificar la Ley de Violencia Intrafamiliar, ampliando su ámbito de aplicación; evitando conflictos de competencia entre los órganos de justicia penal y de familia; hacer más eficiente y eficaz el otorgamiento y cumplimiento de las medidas de protección; incluir deberes para el gobierno, los servicios públicos y las municipalidades de hacer campañas de sensibilización y trabajos de orientación; y promover la creación de más casas de acogida a víctimas de violencia intrafamiliar.

• Promover en la formación de jueces, defensores y fiscales, nociones sobre derechos humanos de las mujeres y niñas,
• Garantizar el respeto y la promoción de los Derechos Sexuales y Reproductivos.

• Eliminar discriminaciones subsistentes en derecho de familia, género, sociedad conyugal, patria potestad, cuidado personal, apellido y castigo físico de hijos.

• Se erradique la discriminación contra las mujeres en edad fértil en los planes de ISAPRES.

• Generar iniciativas que permitan avanzar en la igualdad en el ámbito de la participación política, de especial modo en el Congreso, en los municipios y en el servicio exterior.

• Adoptar medidas que aseguren la igualdad de oportunidades para mujeres y hombres en lo referente al acceso, desarrollo y remuneración de las actividades laborales.

La violencia contra las mujeres constituye un abuso contra los derechos humanos cuya responsabilidad corresponde a los Estados. Amnistía Internacional seguirá exigiendo a los actores naciones e internacionales que rindan cuentas por estas violaciones. Con tu ayuda podemos seguir presionando a los Estados y a la comunidad internacional a que garanticen a las mujeres y niñas el acceso a los derechos y a los servicios en condiciones de igualdad.

Sergio Laurenti
Director Ejecutivo
Amnistía Internacional – Chile

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: