Pdta. Bachelet subraya reconocimiento de la mujer como sujeto de derecho.

Fuente: uchile.online
En el programa Humanas.cl, transmitido por la Radio Universidad de Chile, la Primera Mandataria del país, Michelle Bachelet, reflexionó sobre los avances en materia de género en Chile, inscribiendo los avances de su Gobierno en este sentido como parte de una visión de sociedad que reconoce la condición de sujeto de derecho en cada uno de sus integrantes.

En el marco del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, la Presidenta de la República, Michelle Bachelet, asistió este martes 25 de noviembre a un programa especial transmitido por la Radio Universidad de Chile, respondiendo al aire diversas preguntas vinculadas a la justicia de género y los derechos humanos de las mujeres.

La Directora de la Corporación Humanas, Lorena Fríes, estuvo a cargo de entrevistar -junto a la conductora habitual Kena Lorenzini-, a la Presidenta, quien se refirió a la paridad y a la inclusión femenina en el Gobierno.

En este sentido, explicó que las mujeres deben plantear a los candidatos cómo se definirán en concreto frente a estos temas.

Por ello, “lo importante es el concepto global, porque hay áreas donde no hay hombres, entonces tampoco se trata de artificialmente forzar las cosas. Se trata, en esencia, de mantener una fuerte presencia de mujeres y de hombres, que sea correlacionada con nuestra real representatividad en la sociedad”, afirmó en relación a la paridad, la que a su juicio es “una preocupación justa y legítima”.

Así, llamó a las integrantes de la Corporación Humanas y a las auditoras de la radio a “empezar ya a pensar cuál va a ser o el decálogo o el compromiso con la mujer con el que los candidatos se van a comprometer, pero tienen que pensar en metas súper concretas, porque la verdad cualquiera dice frases bonitas y políticamente correctas y lo importante es que acá se puedan cumplir”.

Credibilidad: único capital verdadero

Por otro lado, aseveró que “el único caudal que uno puede tener al final, el único capital fundamental es la credibilidad y es la consecuencia o la coherencia con lo que uno ha dicho que es”. En esta línea, estimó que un rasgo frecuente en las mujeres es su disposición a “hacerse cargo, responsabilizarse y no querer provocar un daño, o sea, de no colocar su persona por encima de su posición”.

También señaló que “hay menos entusiasmo por defender a mujeres que pueden caer” y que aún “es muy difícil en una sociedad como la nuestra que mujeres se atrevan a dar saltos”, porque suelen asumir demasiadas y muy distintas responsabilidades.

Entonces, recordó la frase “las mujeres somos capaces de todo, sólo que no de todo al mismo tiempo” y explicó que el Gobierno intenta avanzar más en la paridad de género y que un buen mecanismo para asegurar mayor participación en esta materia podría consistir en generar leyes que incentiven económicamente a los partidos “para que lleven candidatas mujeres en lugares donde sean elegibles”.

Su propósito es que en definitiva todos puedan tener mayores oportunidades: “Yo soy de las que creen que la democracia representativa es importante, pero insuficiente. Sólo elegir a nuestras autoridades ejecutivas, parlamentarias, es un primer paso cuando uno no lo tenía, pero claramente uno requiere pasar a etapas más fuertes, donde hombres y mujeres tengan más oportunidades, donde haya una participación mayor de hombres y mujeres en una sociedad”.

En este sentido, resulta clave “ser capaces de desarrollar una cultura democrática y una cultura de derechos humanos. Para eso, este Instituto de Derechos Humanos que esperamos que durante mi gobierno pueda ver la luz”, afirmó la Presidenta Bachelet.

Avances en el reconocimiento de derechos

También aclaró que en derechos de la mujer se ha avanzado, pero que falta todavía mucho camino por recorrer, como ocurre por ejemplo con la contención de la violencia intrafamiliar.

El objetivo es que cada mujer se reconozca como sujeto de derecho. En este sentido, destacó la aprobación de la reforma previsional que garantiza una pensión básica solidaria para “las personas mayores de 65 años más vulnerables, más pobres, que no tenían pensión alguna ni ingresos”, introduciendo como grupo específico el de las mujeres dueñas de casa.

Asimismo, relevó la ley que confiere el derecho a todas las madres de amamantar a sus hijos en las horas de trabajo y el descanso garantizado los fines de semana a los trabajadores del Retail, enfatizando que estos temas debiesen ser transversales a toda la sociedad.

La Presidenta también comentó que muchas mujeres candidatas a alcaldesas y a concejales tuvieron buenos resultados en las recientes elecciones: “Creo que la gente busca hoy día personas en las cuales cree confiar”, afirmó al respecto, subrayando que hay características de liderazgo femenino que son muy valoradas en la sociedad.

Chile “necesita más justicia social”

“He apostado a consolidar en este país una noción de un tipo de sociedad distinta, de un tipo de sociedad que asume que los que vivimos en este país somos personas sujetos de derecho“, explicó la Jefa de Estado.

En este sentido, estimó que en todos los programas de Gobierno implementados durante su mandato aparece la convicción de que “el mercado tiene que jugar un rol, pero que el Estado es esencial a la hora de garantizar los derechos“.

Se trata, a su juicio de construir gradualmente un “Estado moderno de bienestar”, pues Chile “necesita más justicia social”.

Entre las participantes de la emisión radial estuvieron la escritora Pía Barros, la Defensora Nacional Pública Paula Vial; la Presidenta Centro de Estudios de la Mujer, Vicky Guzmán; la académica Sonia Montecinos; la Directora Observatorio de Género y Equidad, Teresa Valdés; la Directora MEMCH, Rosa Ferrada; la encargada de la Unidad Mujer y Desarrollo de CEPAL, Sonia Montaño; entre otras.

LAS OPINIONES, ENTREVISTAS Y NOTICIAS VERTIDAS EN ESTE BLOG, NO REPRESENTAN NECESARIAMENTE EL PENSAMIENTO DE AMNISTÍA INTERNACIONAL – CHILE.

Anuncios

MUJERES.

Fuente: Equipo de Mujeres Amnistía Internacional – Chile.

 

Cuando llegue a Chile por primera vez, me sorprendió ver por la televisión todos los casos de violencia contra la mujer y por días llegue a pensar que era uno de los lugares donde mas se cometían actos denigrantes hacia ellas que las llevaba incluso a la muerte ante la vista de toda la sociedad que por ignorancia de la realidad de la victima o por no querer tener inconvenientes en su casa o en su vida, le volvía la espalda a la situación. Sin mencionar de aquellas personas que aun sabiendo lo que sucedía y pudiendo hacer algo no lo hace, como ser muchas veces la propia justicia que paso por alto denuncias y quejas.

Pero entonces empecé a leer y a investigar. Descubrí que en realidad mi percepción era errónea, no era solo el Chile donde la mujer sufría constantemente la violencia en todos sus aspectos (física, económica, psicológica y verbal), sino que en todo el mundo; pero que muchos no lo ha notado aún(o no lo han querido ver…).

Nunca me había dado cuenta de cuantas mujeres sufren en silencio los malos tratos!!!…

Y de pronto pareciera que solo hablo de esos abusos que se producen en manos de sus esposos o concubinos, compañeros de viviendas; pero también  sufren el duro golpe de la sociedad que en muchas oportunidades las han culpado.

Me puso muy triste por que yo también soy mujer y todos los días peleo por lo que considero mis derechos, los que me dicen que poseo por ser mujer, los que están expuestos muy bonitos y ordenados en la CONVENCION INTERAMERICANA PARA PREVENIR, SANCIONAR Y ERRADICAR LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER, “CONVENCION BELEM DO PARA”. Convención  firmada y ratificada también por Chile y varios países de Latinoamérica. Además de todo un conjunto de leyes que protegen los derechos de las mujeres, su integridad, su dignidad. Derechos que me dicen que poseo por ser un ser humano.

Pero parece que a pesar de todo todavía hay personas que no nos consideran seres humanos, por que aun realizan cosas atroces contra nosotras.

Y es que contra la violencia hacia la mujer no basta con leyes bonitas y completas, no basta con buenas intenciones; lo que se necesitan son accione.

¿Pero como logramos que se actué?, si lo que hace falta es un cambio social, un cambio cultural.

Eso parece una utopía, pero si trabajamos todos juntos hacia ese mismo fin, podemos lograrlo. Que bonito seria vivir en un mundo sin violencia, donde cada mujer sea valorada por lo que es, donde sea respetada, amada y cuidada como un tesoro irremplazable! Que hermoso seria, y podría no ser solo un sueño, podría ser realidad.

Algún día será realidad

 

 

 

Myriam Pain

Equipo Mujeres

Amnistía Internacional – Chile