LA IDEA DEL OMBUDSMAN EN CHILE.

Fuente: www.ombudsman.cl

 

A fines de 1985  un grupo de académicos y profesionales vinculados al Grupo de los 24, fundaban el Capítulo Chileno del Ombudsman y desde entonces aquellos y nuevos ciudadanos, convencidos y perseverantes, no han cesado su actividad en pos de una Defensoría del Pueblo para Chile.

 Nuestra tarea, si bien intensa en actividades, no ha sido fácil. Mucho ha costado ir ganando apoyos y voluntades.  Pues no será exclusivamente nuestra institución la que  logrará finalmente este noble objetivo y así debe ser.
Se requiere de amplio apoyo ciudadano y de voluntad política efectiva, no sólo en los programas y discursos. Y por ello nos alegra que los gobiernos -especialmente el actual- lo hayan propiciado, que muchas organizaciones lo recojan en sus demandas, que decenas de  parlamentarios lo voten favorablemente y que se vislumbre finalmente voluntad política. En fin ”

que una labor pionera en sus inicios sea cada día más valorada y que el objetivo
sea considerado necesario para nuestra democracia, como siempre hemos sostenido”.

Así pues la idea del ombudsman no se ha impuesto por decreto o acto de autoridad, sino ha surgido, aún dificultosamente, desde la ciudadanía, “de abajo para arriba”. Y eso hace el proceso más valioso y a la larga que el ombudsman chileno, cuando se cree, cuente con mayor legitimidad social. 

Nos preocupa entonces que algunos medios sitúen el inicio de la idea de ombudsman en Chile, en las conclusiones del Informe Rettig, de mediados de 1991. Esto es injusto con aquellos “pioneros” de 1985 (ninguno de nosotros, la actual Directiva). Es también información errada, que  ignora la destacada inserción de la figura en el programa de Gobierno del Presidente Aylwin en 1989; la visita ese mismo año del ombudsman de Suecia, invitado por el Capítulo; también, nada menos, la existencia del primer proyecto de
reforma constitucional en la materia, elaborado asimismo por el Capítulo en 1990; el concurso público Capítulo-Embajada de Suecia- Diario La Epoca, abierto a la ciudadanía en búsqueda de una definición de la figura en Chile.

Pero quizás lo que mas nos preocupa de tal información -que confiamos sea sólo  errónea- es que sitúa el origen de esta institución ciudadana en un acto de Estado (el citado informe sobre Verdad y Justicia) y no en un genuino movimiento ciudadano, que da sentido y valor a instituciones como la nuestra. Si esto fuera un efecto buscado, se estaría escamoteando no solo la verdad sino también uno de los principales activos y méritos de la experiencia  chilena en la obtención del ombudsman.

Juan Domingo Milos
 

LAS OPINIONES, ENTREVISTAS Y NOTICIAS VERTIDAS EN EL BLOG, NO REPRESENTAN NECESARIAMENTE EL PENSAMIENTO DE AMNISTÍA INTERNACIONAL – CHILE.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: