Chile en sida: el Estado fortalece la vulnerabilidad y amplía los riesgos.

Fuent: www.lanacion.cl Por Nicolás Gómez Núñez, sociólogo y encargado del Programa de Prevención de Fasic.

El uso social del paradigma biomédico permite conjurar las incertidumbres, tanto las provenientes de usuarios de los servicios como las de los medios de comunicación, en especial cuando los militantes del paradigma biomédico deben dar respuestas que no sólo expliquen las estrategias de intervención sino que hagan comprensible las inconsistencias de la política de salud ya descentralizada, y de cuya gestión resulta la vida o la muerte.

El paradigma biomédico es la realidad en cada hospital. También llega a los sistemas educacionales, donde se comparten las expresiones de las autoridades. Es importante detenerse en sus dichos y cuestionar cómo las autoridades ocultan, desvirtúan, aseveran e hilvanan estas compresiones. La construcción del sida desde ese paradigma y desde el Estado es peligrosa, porque mantiene vigentes categorías desechadas por falsas: portadores, contagio, epidemia, población beneficiaria y paciente, y porque asume como certeza que una persona con VIH es alguien muerto. Hay también peligro en la ampliación de la vulnerabilidad que el paradigma reproduce cuando presenta las relaciones entre funcionarios con las personas que van al hospital como la única realidad ahí posible. Esto gracias a una cultura que vuelve al hospital inmune a la deliberación democrática, clausurándolo a otras fuentes e inmunizándolo a los procesos de investigación de la justicia que se aplica a los usuarios de sus servicios. Es decir, ampliando los riesgos.

¿Cuáles son las certezas con las que trabaja el paradigma biomédico? A las personas que viven con VIH se las asume como receptáculos de cargas virales. Lo relevante no son los receptáculos, sino las trayectorias de los portadores. Reducidas a esa calidad, las personas son relegadas al olvido. Pueden pasar más de siete años antes de que el responsable del servicio transforme su sensibilidad y concrete una acción; e inmediatamente los militantes del paradigma deben creer en un juicio anticipado. La relación en esta cadena finita es de ida y vuelta, tiene nombres y apellidos y su fuerza radica en las fuentes del poder que les permite presionar para dejar hasta ahí no más las cosas. Eso les asegura estar en el hospital, o en sus alrededores.

Los militantes del paradigma biomédico asumen que familia, amigos y organizaciones no gubernamentales gestadas por o a favor de los que viven con VIH no cuentan con las capacidades para dar respuestas a las consecuencias del sida: no están habilitadas para trabajar en ciencia y en política pública. Los militantes del paradigma limitan o excluyen el uso de los resultados gestados por la masa crítica alojada en las redes a personas naturales y organizaciones sin fines de lucro que se abocan a tratar a las personas con VIH. Nótese que no hablamos del trabajo con el virus, porque es ahí donde el paradigma ha demostrado ser certero, pertinente y válido.

La indicación elemental es el uso de la expresión nosotros, en especial cuando se quiere tomar para sí lo que el Estado no ha hecho. En ese juego de apropiación van quedando las personas y organizaciones que gestaron los contenidos de las campañas de prevención, los estudios sobre una ley del sida, los que idearon las pedagogías del acompañamiento y la educación sexual, la fuerza de la organización para poner en forma la respuesta chilena al sida y la incansable reflexión para conformar un saber con un nuevo trato hacia la sexualidad y los y las que viven con VIH, incluido el acervo de categorías que nos permiten definir con claridad qué es riesgo y qué es vulnerabilidad. De ahí podemos asumir que el sida no es una epidemia, sino una pandemia; que se transmite y no se contagia; no mata, sino que es una enfermedad crónica.

El argumento del paradigma cuando se enfrenta la muerte de lo que llama un portador funciona como un cierre de filas. El argumento versa sobre la imposibilidad que tienen los que no son militantes del paradigma para tener respuestas sobre la muerte: ¿Qué ha sucedido? ¿Cuántos errores hay? ¿Quién es o son los responsables? ¿Quién ha cometido el delito, no por desconocimiento, sino por saber lo que sucede y no tomar medidas? ¿En qué se gastó el dinero asignado a estas funciones o qué funciones hicieron para dejar de hacer lo que debían hacer? ¿Quién ordenó dejar para otro día lo que se debía hacer ayer? ¿Qué vínculos mantienen los servicios con entidades especializadas en acompañamiento de personas con VIH? ¿Por qué los hospitales están administrados desde el paradigma biomédico y no el técnico-científico, el burocrático, el socio médico o el sicosocial?

Teniendo respuestas pero sin hacerlas públicas, los militantes del paradigma quieren convencer que el problema está bajo control. Diluyen la responsabilidad al dejar los factores del riesgo ante el sida en ese anónimo que es la sociedad, cuyas especificidades son todos somos responsables, la persona debió asistir a buscar sus resultados, la ley dice, es mejor que dejemos trabajar a los que saben y se conformará una comisión que asesore. ¿Qué podemos hacer si nuestra sociedad ya lleva 30 años pensando en cómo resolver los problemas de la prevención y los que debieron ser más conscientes han caído en un letargo? Hay dos soluciones: abrir los servicios para establecer un trabajo entre los militantes del paradigma biomédico y los expertos de las organizaciones conformadas por o a favor de las personas que viven con VIH. Estas organizaciones no sólo deberían fiscalizar los procedimientos, sino trabajar en los servicios extramédicos o extraquirúrgicos. La segunda sería usar los recursos asignados para la ciencia (Conicyt, Fondecyt) y los destinados para su uso (FDNR y Corfo) con el objetivo de sostener una comunidad de aprendizaje que tome los problemas sociotécnicos de los servicios de salud y cree o adapte procedimientos.

Su primera tarea sería diseñar e implementar la plataforma digital para sacar del papel y la fotocopia los antecedentes de las fichas de las personas que viven con VIH/sida e idear según el contexto geográfico, social y económico, el acompañamiento y la educación sexual que se requiere para familias y vecindades. Este punto será aprobado por quienes se han opuesto siempre a la educación sexual en los sistemas educacionales públicos y más allá. Lo supongo en la medida en que la UDI se ha mostrado consternada al saber que varias actividades clave no se estaban haciendo en el Hospital de Iquique y se declara preocupada por el descontrol de la pandemia del sida.

El Hospital de Iquique informó que la educación sexual y sus particularidades como las informaciones técnicas de la prevención de las enfermedades de transmisión sexual no son sólo para niños, adolescentes y jóvenes, sino para la comunidad y autoridades, en especial para las que manejan la vida y la muerte. Porque, como tristemente hemos comprobado, el sida no se detiene con más condón, sino que con la reducción de la disociación conductual, la misma que estuvo presente en ese grupo de personas del paradigma biomédico que dejó en el olvido a Dearnny y Juan.

LAS OPINIONES, ENTREVISTAS Y NOTICIAS VERTIDAS EN ESTE BLOG, NO REPRESENTAN NECESARIAMENTE EL PENSAMIENTO DE AMNISTÍA INTERNACIONAL – CHILE.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: