En homenaje a Sebastián Acevedo. Un sacrificio para no olvidar.

Fuente: www.lanacion.cl

Ayer se cumplieron 25 años de la inmolación de Sebastián Acevedo Becerra, trabajador de la construcción de la ciudad de Coronel, quien desesperado por la detención ilegal y tortura de sus hijos María Candelaria y Galo Fernando, a manos de la CNI, decidió prenderse fuego frente a la Catedral de Concepción.

Así clamó por sus hijos hasta entonces recluidos en un lugar clandestino y ante la negativa de la dictadura del general Pinochet de entregar, al menos, el paradero de los jóvenes. Los muchachos, gracias al sacrificio y grito de espanto de su padre -“¡Que la CNI devuelva a mis hijos!”, fueron sus últimas palabras el 11 de noviembre de 1983- salvaron con vida.

Meses después, la acción del trabajador que estremeció al país y al mundo, dio fruto a uno de los grupos de mayor arraigo entre los opositores a la dictadura: el Movimiento Contra la Tortura Sebastián Acevedo, encabezado por el sacerdote jesuita José Aldunate, que quitó la venda y continuó el grito desgarrado y valiente contra la opresión con audaces acciones incluso en las mismas puertas de los centros de tortura del régimen militar.

LAS NOTICIAS, ENTREVISTAS Y OPINIONES VERTIDAS EN ESTE BLOG, NO REPRESENTAN NECESARIAMENTE EL PENSAMIENTO DE AMNISTÍA INTERNACIONAL – CHILE.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: