Algunas verdades sobre Jaime Guzmán.

Fuente: www.elmostrador.cl

Por Carlos Huneeus*

La inauguración del monumento a Jaime Guzmán obliga a mirar al pasado para ver su rol político, escondido por  su asesinato por un grupo terrorista, a comienzos de 1991, pues se le quiere convertir en una figura que trajo la democracia al país. Se falta a la verdad, porque su carrera política desde 1973 estuvo ligada al régimen militar, comenzando como asesor del general Gustavo Leigh, Comandante en Jefe de la Fuerza Aerea, y miembro de la Junta de Gobierno, y luego, del general Pinochet y de la Junta. Redactó minutas a ésta, discursos a Pinochet, participó activamente en la comisión redactora de la Constitución de 1980 y fue un operador político, creando el “Movimiento Juvenil de Unidad Nacional”, entidad que permitió al “gremialismo” alcanzar enorme influencia en el régimen y entre la juventud. Su acto en Chacarillas en 1975 –“día de la juventud”- tuvo los rasgos propios de un acto fascista, con columnas de jóvenes que, en la noche, marcharon con antorchas. Fue fundador y primer presidente de la UDI en 1983.

Fue un político que combatió a sus adversarios, especialmente a través de sus comentarios por TVN y sus columnas en Ercilla y La Segunda.  En 1975 criticó por TVN la actuación de sacerdotes que salvaron la vida de dos militantes del MIR perseguidos por la DINA, cuestionando la postura de la jerarquía que respaldó a aquellos, y que le valió la amenaza de excomunión de parte del cardenal Raúl Silva Henríquez.

En tres momentos claves de la democratización, Guzmán estuvo en contra. Se opuso al “Acuerdo Nacional para la Transición a la plena democracia” de 1985, convocado por el Cardenal Arzobispo de Santiago, Monseñor Juan Francisco Fresno, para buscar una salida pacífica a la dictadura. Participaron políticos de izquierda, centro y derecha, incluyendo el senador Andrés Allamand (RN).

En la dramática noche del plebiscito del 5 de octubre de 1988, cuando el gobierno se negaba a reconocer la derrota del Sí, Guzmán y la UDI guardaron silencio. Sergio Onofre Jarpa (RN) reconoció públicamente el triunfo del No en un foro en Canal 13 con Patricio Aylwin (PDC), portavoz del No.

En tercer lugar, Guzmán se opuso a la reforma constitucional de 1989 acordada entre el régimen y la oposición, apoyada por RN, que debilitó algunos enclaves autoritarios, facilitando la democratización. Si no hubiera habido reforma, los militares y el general Pinochet habrían  tenido mayor poder en la democracia, porque los nueve senadores designados habrían estado frente a 26 elegidos (y no a 38, por la reforma) y habrían tenido mayoría en el Consejo de Seguridad Nacional (y no en  paridad cívico-militar, con el voto dirimente del presidente, por la reforma de 1989).

Personeros de la UDI quieren convertir a Guzmán en un defensor de los derechos humanos. Tampoco es efectivo. En una de sus primeras minutas a la Junta,  en octubre de 1973, planteó que el nuevo régimen fuera una “dictadura” y no una “dicta-blanda”. Con la excepción de algunas gestiones que hizo en un comienzo del régimen, Guzmán justificó las limitaciones a los derechos humanos, que él consideró subordinados a los intereses superiores del Estado. Esa visión contradecía a la doctrina católica, que los considera por encima del Estado. Criticó con frecuencia al Cardenal  Silva Henríquez por haber creado la Vicaría de la Solidaridad, para defender a los perseguidos.

Fue muy duro contra los DC en sus numerosas escritos e intervenciones de prensa y ante los funcionarios del régimen, calificando como “acto partidista” en su columna en La Segunda  (29 enero 1982) la misa fúnebre oficiada por el cardenal Silva en la catedral con motivo del fallecimiento del ex presidente Eduardo Frei Montalva, una de las principales figuras del catolicismo y de Chile en el siglo XX.

La presidenta Bachelet no debiera asistir a la  inauguración del monumento de Guzmán, un acto partidista que busca reescribir la historia de Chile. Si lo hace, habrá un antes y un después en la verdad sobre los crímenes cometidos por la dictadura iniciado desde la inauguración de la democracia en 1990 y especialmente con el Informe de la Comisión Rettig de 1991, rechazado con energía por Guzmán y por los militares. El reencuentro de los chilenos sigue pendiente y no puede hacerse de la manera que lo plantea la UDI.

Un acertado paso en el reencuentro con los chilenos que, en algún momento, apoyaron a la dictadura, dio hace algunas semanas el presidente Aylwin, cuando agradeció públicamente el apoyo de Sergio Onofre Jarpa, que fue presidente de RN, a importantes iniciativas de su gobierno, que contribuyeron a la consolidación de la democracia. Se debe agregar que Jarpa, cuando fue ministro del Interior en 1983 y 1984, tomó decisiones que permitieron el regreso de muchos exiliados,  amplio la libertad de prensa e hizo posible el funcionamiento de los partidos y de actos de masas que demostraron que la oposición era mayoría. Jarpa y no Guzmán ayudó a la democracia.
*Carlos Huneeus es director del CERC.

LAS NOTICIAS, OPINIONES Y ENTREVISTAS VERTIDAS EN ESTE BLOG, NO REPRESENTAN NECESARIAMENTE EL PENSAMIENTO DE AMNISTÍA INTERNACIONAL – CHILE.

Anuncios

Inician campaña contra la Trata de Mujeres en el país

Fuente: www.elmostrador.cl

El Primer Estudio Exploratorio sobre Trata de Personas en nuestro país, elaborado por la Organización Internacional para las Migraciones, indica que el 23 por ciento es trata interna y el 77 por ciento trata internacional con Chile, como país de origen y destino.

La ministra del Sernam Laura Albornoz y el ministro de Obras Públicas Sergio Bitar, lanzaron este domingo la Campaña Nacional de Prevención de Trata de Mujeres en Chile, denominada  “En Chile Respetamos a Todas las Mujeres”.
 
Ambos secretarios de estado se hicieron presentes en el aeropuerto internacional Arturo Merino Benítez, recorriendo las zonas de Policía Internacional, donde entregaron el tríptico que señala varias recomendaciones: dejar la dirección donde se va a los familiares; sugieren sacar fotocopias de los documentos y mantenerlos en lugar aparte y seguro; conocer los antecedentes del lugar donde se trabajará y entregar los datos a los familiares y “nunca entregar los documentos a nadie que no sea un funcionario público debidamente autorizado”, entre otras.
 
La actividad se enmarca dentro del compromiso de la Presidenta Michelle Bachelet de hacer efectivo el Protocolo de Palermo para prevenir, reprimir y sancionar la Trata de Personas especialmente de mujeres y niños, firmado por Chile en Italia el 8 de agosto de 2002 y ratificado el 29 de noviembre de 2004.

La ministra Albornoz dijo que “los seres  humanos no son mercancía, no podemos traficar con ellos como si fueran cosas y eso es lo que estamos  promoviendo con esta campaña”.

En tanto, Bitar indicó que de los países vecinos hay registradas entre 250 y 300 mil personas que se encuentran en Chile, de ellos más de la mitad son mujeres. “Si es vulnerable el uno por ciento, estamos hablando de 1.600 mujeres”.

Albornoz explicó que las principales afectadas de este tipo de delitos provienen de Colombia, Ecuador y Perú.  

Chile ha firmado y ratificado los principales instrumentos internacionales sobre la Trata de Personas, pero “aún no está tipificado en nuestra legislación penal, únicamente se sanciona cuando se facilita la salida o entrada del país para prostitución, pero no se hace referencia a la Trata de Personas como explotación laboral”.

Para subsanar esta situación, se está tramitando en el Congreso, el proyecto que tipifica el delito de tráfico de personas y establece normas para su prevención con el objeto de hacer más efectiva la persecución criminal. La iniciativa fue aprobada, en general, en la sala del Senado el pasado 4 de junio y actualmente se encuentra en segundo trámite constitucional, en la Comisión de Derechos Humanos.

Las autoridades comentaron que hay casos como el de una niña, quien está acompañada de un hombre,  que pasa por Policía Internacional y cuando se va a embarcar se pone a llorar, al advertir esto inmediatamente se llama a la policía para que vea el caso.

La ministra dijo que el Sernam presta ayuda a estas mujeres y que quienes estén en una situación similar pueden llamar al Fono Familia 149 y que, próximamente, se habilitará un teléfono exclusivo para estos casos.

La campaña durará hasta fines de este año no sólo con la entrega de trípticos en la zona de Policía Internacional que estarán en los terminales aéreos sino, que además se exhibirá un video,  por el circuito cerrado de televisión de los aeropuertos a lo largo de todo Chile, dando recomendaciones para prevenir la trata de mujeres.

El material de esta campaña estará disponible, además, del terminal aéreo de Santiago, en los aeropuertos de Chacalluta (Arica), Diego Aracena (Iquique), Cerro Moreno (Antofagasta),  El Tepual (Puerto Montt) y Presidente Carlos Ibáñez del Campo (Punta Arenas), así como en los principales pasos fronterizos y terminales de buses de las regiones de Arica, Tarapacá, Antofagasta, Valparaíso, Puerto Montt, Aysén y Magallanes.

Según los datos que tiene el Sernam “esta figura ha ido en aumento en el país y se han detectado cerca de 100 casos, el 2006, en su gran mayoría mujeres”, indicó Albornoz.

“Hay una mayor concentración de este tipo de situaciones en la ciudad de Antofagasta, con un 36 por ciento, y también en la Metropolitana, con un 22 por ciento. También hay preocupación en las zonas extremas del país”.

“En Iquique la mayor parte de las mujeres que se encuentran en los recintos penitenciarios son extranjeras, muchas de ellas han llegado al país y ni siquiera tienen cédula de identidad”, dijo.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU), estima que cada año cuatro millones de personas son víctimas de Trata en el mundo, en su gran mayoría mujeres y niños.

Según  la Organización Internacional del Trabajo (OIT), este es uno de los tres negocios más rentables de la delincuencia organizada, alcanzando un beneficio para quienes la ejercen de hasta 32 mil millones de dólares al año.

El Primer Estudio Exploratorio sobre Trata de Personas en nuestro país, elaborado por la Organización Internacional para las Migraciones, indica que el 23 por ciento es trata interna y el 77 por ciento trata internacional con Chile, como país de origen y destino.

La misma entidad  aclaró que ese delito ha aumentado desde 1990 a la fecha en las zonas norte y sur del país, afectando principalmente a las mujeres: el 89 por ciento son mayores de edad y el 11 por ciento menores.

LAS NOTICIAS, OPINIONES Y ENTREVISTAS VERTIDAS EN ESTE BLOG NO REPRESENTAN NECESARIAMENTE EL PENSAMIENTO DE AMNISTÍA INTERNACIONAL – CHILE.