Focalización de recursos es la clave para los más pobres.

Fuente: La Nación 

Sólo en 2006 se gastaron más de cien mil millones de dólares para 
ayudar a los más necesitados, pero muchas veces el dinero no apunta a 
los problemas reales.

Sí, los 104 mil 400 millones de dólares gastados en 2006 por los 22 
países miembros del Comité de Ayuda al Desarrollo (CAD) de la 
Organización de Cooperación y de Desarrollo Económico (OCDE) han 
mejorado las condiciones de vida de las poblaciones más pobres.

El porcentaje de personas que viven con menos de un dólar diario bajó,
pasando de 29,6% de la población mundial en 1990 a 19,4% en 2004. El 
índice de escolarización primaria pasó, al mismo tiempo, de 79 a 86%. 
El número de fallecimientos imputables a la rubéola descendió de 757 
mil en 2000 a 242 mil en 2006, o sea un retroceso de 68%, e incluso de
91% en el caso del África subsahariana.

AÚN FALTA

Pero esos avances no bastan, a pesar de los esfuerzos para hacer más 
eficiente la ayuda. Tales son las principales conclusiones del Informe 2007 sobre el desarrollo de la OCDE publicado este mes.

Porque “la ayuda pública al desarrollo”, esas subvenciones otorgadas 
por los países ricos bajo diversas formas a los países pobres, tiene 
altibajos y numerosas ambigüedades.

Por ejemplo, Estados Unidos es mucho más generoso en cifras absolutas, pero si uno relaciona su contribución con el Producto Interno Bruto 
(PIB), aparecen en la cola del pelotón, y le ceden a los nórdicos, con
Suecia a la cabeza, la palma del voluntarismo y a Irlanda la cinta 
azul para el mayor aumento en un solo año (36,9%).

Francia aparece un poco por encima de la ayuda promedio de los países 
donantes.

FACTOR IRAK

Por lo demás, Richard Manning, presidente del CAD, destaca en su 
presentación del informe que es necesario relativizar esas cifras.

Los siete mil millones de dólares atribuidos en total a Irak en 2005 y
2006 falsifican la perspectiva. Y las anulaciones de deuda (una 
treintena de miles de millones de dólares mayoritariamente destinados 
a Irak y a Nigeria) mejoran por cierto el crédito de los países que se
benefician de ello, pero no les aportan dinero fresco.

Es por otro lado el progresivo agotamiento de esas anulaciones de 
deudas que explica que el monto total de la ayuda pública mundial haya
retrocedido de un máximo de 107 mil 100 millones de dólares alcanzados
en 2005 a 104 mil 400 millones en 2006. Y un nuevo retroceso para 2007
debe ser anunciado en la primavera.

Manning advierte que los 22 países donantes del CAD tendrán muchas 
dificultades en mantener sus promesas de ayuda efectiva (fuera de la 
ayuda humanitaria, aligeramientos de deuda, costos administrativos de 
la ayuda, costos de refugiados y de estudiantes) hacia 2010.

Para lograr cumplir, tendrían que aumentar cada año esta ayuda 
solidaria en un 12%, lo que parece fuera de alcance en estos tiempos 
en que priman los equilibrios presupuestarios.

MEJOR PANORAMA

En todo caso la ayuda de los estados ha vuelto a ser más eficaz, 
siguiendo el ejemplo de Reino Unido que, desde 2002, adoptó una ley 
que le otorga un mandato claro y un rol de jefe de fila al 
“Departamento para el desarrollo internacional” en el seno del
gobierno.

De ahora en adelante el Reino Unido se prohíbe a sí mismo recurrir a 
la ayuda al desarrollo para obligar a los países beneficiarios firmar 
contratos de abastecimiento con empresas británicas.

*Le Monde, The New York Times Syndicate

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: