Desde múltiples miradas: la construcción sustentable constituye una opción rentable, necesaria y multisectorial.

Fuente: www.elcanelo.cl  Por Leopoldo Saavedra BolívarEsa frase podría resumir las diversas intervenciones de los expositores y algunos asistentes al seminario “Eficiencia Energética en la Construcción Chilena”,  evento efectuado recientemente en el salón principal del Goethe Institut de Santiago, que actuó como promotor de esta iniciativa en conjunto con El Canelo de Nos, El Programa País de Eficiencia Energética, la Plataforma Energética Esperant y el Consejo Chileno de Construcción Sustentable. La iniciativa convocó a un diálogo en torno a temas como la sustentabilidad en el  ámbito de la construcción, su desarrollo, la relación con el mercado, la demanda y la necesidad de un marco legal en Chile. Otro de los abordajes fue la profundización en el consumo y utilización eficiente de energía en edificaciones a nivel nacional e internacional. En la ocasión, también se dio cuenta  de las acciones que hoy se gestionan desde el sector público, a través del Programa País de Eficiencia Energética, con  desarrollo multisectorial y  alianzas estratégicas. El interés suscitado por el seminario, expresado en una muy buena asistencia, más de 70 profesionales,  no dejó de sorprender si se considera que  noviembre ha sido un mes en donde el promedio de charlas, seminarios y encuentros en torno al tema ha sido de 2 a 3 semanales. Se validan con esto espacios de concurrencia menos masiva, de tratamientos temáticos más cercanos y de participación diversa.Planificación y arquitectura ecológicaEl inicio del evento y las palabras de bienvenida expresadas por el Director del Goethe Institut, Reinhard Maiworm, además de cumplir con el protocolo que en este tipo de actos recae en el dueño de casa, reafirmaron el compromiso de este instituto alemán en cuanto a la promoción y discusión del tema. Luego, Maiworm hizo referencia al momento que vive Alemania en torno a la planificación, ordenamiento y desarrollo de la llamada arquitectura ecológica. En este contexto, recalcó el apoyo del Estado y de una regulación adecuada como elementos facilitadores en el desarrollo de este tipo de arquitectura. Esa energía que tanto nos cuesta!!!A modo de contextualizar el llamado global a gestionar eficientemente nuestro consumo energético, la exposición de Marcelo Espinosa, Ingeniero Civil Industrial y consultor de la Plataforma Energética Esperant, profundizó en la relación de la sociedad moderna con la energía.Desde esa perspectiva, se trató la peligrosa dependencia a las energías generadas por hidrocarburos y el carácter de insustentabilidad que marca la relación entre producción y consumo mundial del petróleo. Al finalizar, Espinosa explicó el entendimiento y comprensión de la eficiencia  desde su connotación instrumental frente a los alcances de la llamada crisis energética. De esta manera ya se entraba “en tierra derecha” respecto a la relación eficiencia energética y construcción en nuestro país. Construcción Sustentable: de las catacumbas al mercadoInterpelando las prácticas reales de eficiencia energética de la concurrencia,  al más puro estilo lúdico de “levanten la mano los qué…”, el ingeniero Andrés Varela, integrante de Esperant, empresario y 2° Vicepresidente del Comité Inmobiliario de la CChC, daba inicio a su presentación y convertía a la frontal audiencia en  contraparte activa de un diálogo más íntimo y ameno.Luego de dar cuenta de la dicotomía entre el discurso público y las  prácticas individuales en torno a la eficiencia energética y la conciencia ambiental, Varela fue, desde una inteligente oralidad, “diseñando” el tema del desarrollo sustentable y la construcción en Chile.A la explicación del ciclo de vida en una construcción, cuyo énfasis estuvo en definir las potencialidades de manejo, optimización energética y ventajas de retorno financiero  en cada una de las etapas de este proceso, le siguió una “reconstrucción”  histórica de aquellos hitos que constituyen la esencia del estado actual de la construcción sustentable en nuestro país.  La fase actual se encuentra marcada por el aprendizaje de experiencias internacionales, el desarrollo de prototipos, la formación profesional, la oferta tecnológica, la generación de líneas de base y certificación. Claramente se avanza en crear demanda desde la inversión rentable, mercado y regulación van de la mano, enfatiza el ingeniero. De esta manera se ha logrado salir de las “catacumbas” que,  a decir de Varela, es la analogía más apropiada para identificar el estado de relegación que vivió el tema de construcción sustentable y que experimentaron quienes lo vienen promoviendo  desde  hace más de dos décadas en nuestro país. Hoy, claramente hay oportunidades de tomar posición en un mercado que se abre y en donde las condiciones externas e internas son óptimas, ¡hagámoslo!… señala finalmente Andrés Varela. La mirada arquitectónica y el énfasis empíricoLa eficiencia energética aplicada al diseño constructivo, desde la arquitectura y con la característica de ser perfectamente medible y cuantificable, fue el soporte temático que desarrolló Bernd Haller, arquitecto alemán y Diplomado en Ingeniería. El profesional alemán, que entre muchas acciones en nuestro país ha sido el creador de la ambientación de la Hemeroteca de la Dibam y tuvo a su responsabilidad el ambientar la Cumbre Presidencial del Grupo de Río,  ejemplificó la aplicación de la doble fachada y los jardines de invierno en edificios, ambas expresiones de una arquitectura eficiente y ecológica que, según él, en Alemania es favorecida por una normativa que existe ya hace más  de una década. El arquitecto y docente universitario, en el marco de utilizar menos energía y optimizar las condiciones arquitectónicas que faciliten esta tarea, hizo gala de una inclinación hacia la praxis, e incorporó permanentemente ejemplos  que mostraban la existencia de  métodos y tecnologías aplicadas  con éxito en el diseño y uso de edificaciones eficientes. Al finalizar, Haller expresa la idea de avanzar fuertemente en crear conciencia de los aportes reales que puede generar este tipo de arquitectura en nuestro país.
El valor de las alianzas a la hora de promover la eficiencia energéticaRose Marie Planzer, ingeniero y responsable del sector vivienda y construcción  del Programa País de Eficiencia Energética,  fue categórica frente a la opción por avanzar con acciones concretas y alianzas estratégicas en torno a la incorporación de la eficiencia energética en el ámbito de la construcción en Chile. Una de esas acciones corresponde al estudio que revela bajos niveles de confort expresados por los chilenos respecto a sus viviendas en invierno y que fue realizado en conjunto con la Sociedad de Cooperación Técnica Alemana, GTZ. El estudio consideró 4 ciudades del país y abarcó viviendas de hasta 4000 UF. Un resultado interesante es que los  encuestados de Santiago tienen la peor percepción térmica al interior de sus hogares: el 14,1% la califica con nota 1 y el 68% con nota 4 y menos. En Puerto Montt, en tanto, el 10% la distingue con nota 7 y el 73,3% sobre 5. La investigación no termina en esta primera entrega, un estudio similar se prepara para la medición durante este verano en los hogares de la capital y regiones. Los esfuerzos no sólo se encuentran orientados en la generación de una línea de base a nivel de las percepciones o diagnósticos; Planzer expuso que a través de un trabajo conjunto con el Ministerio de Vivienda y Urbanismo (MINVU), han activado el II Concurso de Arquitectura y Eficiencia Energética en Viviendas Sociales, de esta manera se busca promover en los arquitectos el pensar en la vivienda social rural bajo parámetros arquitectónicos y constructivos de Eficiencia Energética. La profesional, al igual que Andrés Varela, le otorgó mucha importancia al reacondicionamiento eficiente  de estructuras habitacionales ya construidas, además de profundizar en el aprovechamiento de instrumentos tributarios y legales para este proceso. El programa de reacondicionamiento técnico en la localidad de Padre de las Casas, que se inicia el 30 de noviembre en Temuco, es un ejemplo de lo activo que se encuentra el Programa País de Eficiencia Energética.
La conveniente construcción sustentable en ChileEn nuestro país es difícil hablar de la construcción sustentable sin hacer referencia a un pequeño grupo de profesionales que desde siempre han estado en su promoción y desarrollo. Uno de esos profesionales es Norman Goijberg, arquitecto con experiencia a nivel nacional e internacional, con diversas representaciones y que actualmente encabeza la dirección del Consejo Chileno de Construcción Sustentable. Es justamente esta trayectoria la que Goijberg, desde la solemnidad y contundencia de sus argumentos, fue capaz de traducir e incorporar vitalmente en su exposición. Las dudas y las especificaciones técnicas fueron sustituidas por información clara y ejemplificación concreta. Durante la exposición, los datos fueron validando la posibilidad de reducir significativamente el consumo energético y emisiones de gases de efecto invernadero en los procesos constructivos, la factibilidad de esto último, según el arquitecto,  responde al mejoramiento de los procesos de diseño, a la incorporación de tecnologías adecuadas, además de una real evaluación y seguimiento facilitados por una normativa pertinente.

El total de los beneficios financieros de una construcción sustentable es más de 10 veces el promedio de la inversión inicial expresa Goijberg. Con esta máxima se desmitifica las barreras de rentabilidad que acompañaban a la construcción sustentable. Hoy, invertir en este tipo de construcción es claramente un excelente negocio y una oportunidad de hacer bien las cosas.
“En resumen, más calidad de vida por menos consumos de recursos económicos y materiales. Para lograrlo es necesario constituir equipos interdisciplinarios desde las etapas más tempranas de desarrollo del proyecto. Ejemplos realizados en Chile demuestran que es posible (*)”. La posibilidad declarada por Norman Goijberg y compartida por todos los panelistas presentes en el seminario, dan cuenta de las reales oportunidades que presenta la construcción sustentable en Chile. Otro consenso respecto de lo mismo, es la necesidad de ir desarrollando alianzas con diversos sectores que implique facilitar el desarrollo de una opción rentable, necesaria y multisectorial a la hora de hablar de eficiencia energética en la construcción chilena.

Presentan proyecto sobre tuición lésbica en el Senado.

Fuente: www.rompiendoelsilencio.cl 

Valparaíso, Chile.- Una serie de modificaciones legales para evitar que los padres sean discriminados por su condición sexual al momento de asumir la tuición de sus hijos, propuso el vicepresidente del Senado, Carlos Ominami (PS), a objeto de impedir que se vuelvan a registrar situaciones como la que afectó a la jueza Karen Atala, a quien se le negó la tuición de sus hijos tras declarar su lesbianismo.

Según el parlamentario, existe una realidad sociocultural y jurídica chilena en relación a los ciudadanos de orientación sexual diversa, la que está basada en la ignorancia y la discriminación, asunto que ha quedado en evidencia en los casos de demandas de tuición en contra de madres de orientación lésbica, sin sustento jurídico. Asimismo, señaló que la reciente jurisprudencia fijada por la Corte Suprema no se compadece y contradice derechos esenciales reconocidos por el Estado en la Constitución Política, entre ellos, la igualdad entre las personas y el respeto en el igual ejercicio y protección de sus derechos.

“Es deber del Estado proteger esta igualdad, no sólo respecto de las madres lesbianas y de los padres homosexuales que han sido o serán privados de los deberes y derechos por el sólo hecho de su orientación sexual, sino que de los derechos de los hijos e hijas que son o serán separados de sus familias para insertarlos en una distinta”, dijo el legislador.

El proyecto –que fue derivado a la Comisión de Constitución para su análisis y que fue gestionado por intermedio del lobby por la desaparecida Agrupación Lesbiana Las Otras Familias – señala que no se comprenderá dentro de las inhabilidades para ejercer el cuidado personal de los niños, “la orientación sexual diversa de la madre, padre o adulto que ejerza o pueda ejercer, de acuerdo a las reglas generales, este cuidado”.

Prensa Senado / Rompiendo el Silencio.cl

Demonios en el paraíso.

Fuente: www.elmercurio.com 

No tiene sentido culpar a los jueces por la delincuencia. Los jueces son árbitros que deciden conflictos, no guardianes. Tampoco tiene sentido soñar con un mundo sin delitos.

Carlos Peña

Mataron a los carabineros con la simple expedición de un trámite. Metieron las balas por los intersticios del chaleco y luego, por si no hubiera quedado claro, se devolvieron a rematarlos. En los funerales, el General Director de Carabineros (hablando, la verdad sea dicha, más como deudo que como autoridad) criticó severamente a los tribunales ¿No era una insensatez, como lo probaba ese doble asesinato, que los jueces dejaran en libertad a reincidentes? ¿Acaso no están siendo blandos de más al conceder libertades a sujetos que, a ojos vista, volverán a cometer delitos? ¿No serán los tribunales el gozne principal de esa puerta giratoria que permite a quienes delinquen entrar por un lado y salir campantes por el otro?

A primera vista esas críticas tienen toda la razón.

Pero sólo a primera vista.

Desde luego, y aunque solemos olvidarlo, los jueces no están para perseguir el crimen, sino para resolver conflictos. En el caso de la justicia penal, conflictos entre el estado (o el Ministerio Público) y el ciudadano (o el imputado). En ese conflicto, los jueces no son el brazo armado de una de las partes en pugna. Son un tercero imparcial que decide en base a reglas. Por eso la virtud de los jueces no se mide por la severidad con que actúan, sino por la imparcialidad con que aplican las reglas.

En un estado de derecho -porque eso es lo que tratamos de construir- cuando el aparato estatal pretende aplicar la fuerza sobre un ciudadano, debe probar ante los tribunales que cuenta con suficientes razones, amparadas en reglas, para hacerlo. Verificar que esas razones existan es el deber de los jueces.

Así entonces no tiene sentido alguno -salvo que no sea un estado de derecho lo que nos interese- pedirle a los jueces que controlen la delincuencia. Hay que repetirlo una vez más por si no ha quedado claro: los jueces son árbitros imparciales, no guardianes encargados de la seguridad suya o mía.

¿Significa lo anterior que debamos cruzarnos de brazos mientras la delincuencia aumenta y la sensación de inseguridad cunde por allá y por acá?

Por supuesto que no; aunque lo que hay que hacer no coincide del todo con lo que la gente espera.

Mientras la gente espera que se aloje sin más a sospechosos e imputados en la cárcel, la literatura enseña que eso puede ser peor (la cárcel es una institución total que acaba modelando el alma y el cuerpo, de manera que lo más seguro es que quien pasa una larga temporada en ella adquiera, si ya no lo tenía, el habitus de un delincuente hecho y derecho); mientras la mayoría cree que hay que subir las penas, la racionalidad económica indica que hay que graduarlas cuidadosamente (si usted agrava todas las penas, entonces dará lo mismo lesionar que matar, robar que violar, puesto que las consecuencias serán más o menos iguales); mientras un gran número piensa que los jueces deben creerle a pie juntillas a la policía, la experiencia indica que los jueces deben controlarla (quienes tienen el monopolio de las armas son también una amenaza para la seguridad de los ciudadanos); mientras la mayor parte cree que este es un asunto de falta de dureza y de rigor, la literatura enseña que tiene causas de variada indole (desde la existencia de guetos que favorecen culturas de la marginalidad y conductas de subsistencia a la calidad del sistema escolar y la crisis de la familia); mientras la gente cree que el delincuente es un grupo social identificable, la literatura enseña que no, que usted también puede transformarse en uno (a veces basta un día de furia, unos tragos de más, una evasión tributaria y cosas así); en fin, mientras la mayoría piensa que el problema de la delincuencia es de derecho penal, la evidencia indica que no, que es más complejo e incluye múltiples dimensiones de las políticas públicas.

Así entonces a la hora de la delincuencia no hay que quejarse tanto de los jueces y, en cambio, poner más atención al resto de la administración estatal; aunque tampoco hay que hacerse demasiadas ilusiones.

La transgresión a la ley -lo que los sociólogos llaman conducta desviada- es un fenómeno normal. Como las enfermedades, los accidentes o las tristezas, forma parte de lo que somos. No puede borrarse de la vida que tenemos en común.O quizá podríamos, pero el precio que deberíamos pagar sería tan alto que no valdría la pena. Habría que incrementar el control social al extremo casi de ahogar la libertad. Como todas las utopías -la sociedad sin clases o el mercado perfecto- el ideal de un mundo sin delitos ni delincuentes es peor que lo que tenemos.

Así entonces no queda más que aceptarlo: el paraíso no existe. O quizá existe. Sólo que, según nos enteramos esta semana, en él también habitan demonios.