Diputados PS piden reabrir comisiones Valech y Rettig

Para los parlamentarios socialistas Alfonso de Urresti y Juan Bustos, el hallazgo de restos óseos de los desaparecidos de Paine deja en claro la necesidad de que el Instituto de Derechos Humanos reabra las comisiones Rettig y Valech.

“La postura del PS siempre ha sido buscar el paradero de los detenidos desaparecidos”, señaló de Urresti y agregó que “por lo mismo, se hace indispensable que el Instituto de Derechos Humanos retome las comisiones Valech y Rettig. Necesitamos continuar en la búsqueda de la verdad y la justicia en estos casos”.

Para el diputado Bustos el hallazgo “no se habría logrado jamás si no existieran procesos pendientes y no se estuvieran llevando a cabo investigaciones acuciosas, por parte de jueces especializados en este ámbito”, afirmó.

Los legisladores PS hicieron estas declaraciones en el marco de la discusión que abrió la tramitación en el Congreso del Instituto de Derechos Humanos, que tras su paso por el Senado fue despojado de la facultad de recurrir a los tribunales de justicia en caso de nuevos antecedentes de violaciones a los derechos humanos.

Bustos destacó que este nuevo hallazgo es “fruto de la perseverancia de organizaciones e instituciones de derechos humanos que llevan años insistiendo para lograr justicia y verdad”.

La Nacion.cl

La Moneda defiende ingreso a consejo DD.HH. pese a impugnación de 34 organizaciones

Ministro Viera Gallo atribuyó a la derecha los tratados internacionales pendientes, como critican 34 organizaciones ciudadanas y derechos humanos que plantearon hoy su objeción a la candidatura chilena al Consejo ONU.

El optimismo del gobierno por el ingreso al consejo de derechos Humanos de las Naciones Unidas recibió un balde de agua fría luego de la declaración de 34 organizaciones que cuestionaron la candidatura chilena a la instancia.  

Amnistía Internacional Chile, Oxfam, Corporación Humanas, Codepu, Corporación Parque por la Paz Villa Grimaldi, entre otras aparecen entre las firmantes de una inserción publicada hoy en La Tercera, en donde plantean su objeción a la postulación nacional fuertemente impulsada en Nueva York, en el marco de la reciente 62ª Asamblea General de la ONU.  

Los organismos subrayaron que “para poder mirar a la comunidad internacional con la frente en alto”, el Estado de Chile debe “ratificar todos los tratados internacionales de derechos humanos pendientes para poder integrar el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas”.  

Sin embargo, el ministro secretario general de la Presidencia, José Antonio Viera Gallo, fue enfático en que “el gobierno de Chile tiene las cartas más en regla que algunos países que son parte de ese consejo”, y si bien admitió que hay tratados internacionales pendientes, responsabilizó de ello a la oposición.  

“Es verdad que en Chile tenemos pendiente en el Parlamento la ratificación de varios tratados importantes: convención contra la desaparición forzosa de personas, convención que declara  imprescriptible los crímenes de lesa humanidad, protocolo facultativo de la convención de la tortura y sobre todo, la adhesión de Chile a la Corte Internacional Penal. Pero ese debe no está en manos del gobierno. Eso hasta ahora ha sido un problema por la actitud de la oposición”, indicó.  

Recordó que “nosotros hemos colocado urgencia a todos estos tratados que están pendientes en el Congreso”, pero aprovechó de hacer un llamado a la Alianza por Chile a concurrir con sus votos para sacar adelante otros proyectos, comenzando con el convenio 169 de la OIT que protege los derechos de los pueblos indígenas, el cual debe ser visto a la vuelta del receso parlamentario.  

“Esperamos que la oposición esta vez pueda votarlos favorablemente para que un legado de este gobierno sea no sólo el Instituto de Derechos Humanos, sino que también la plena adhesión de Chile a la estructura internacional que protege y resguarda y promueve los DDHH”, indicó el ministro de la Presidencia.  

Consultado si le sorprende que entre los detractores aparezca el grupo de Villa Grimaldi, el ministro reiteró que “esas organizaciones debieran dirigir sus críticas a quién corresponde y sin duda el gobierno de Chile no puede ser blanco de esas críticas”.

La Nacion.cl

Ministro Viera-Gallo postulación de Chile al Consejo de DDHH

El ministro Secretario General de la Presidencia, José Antonio Viera-Gallo, aseguró este jueves que el Gobierno “tiene todas las cartas en regla” para postular al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (ONU).

Lo anterior, luego que un grupo de organizaciones publicaran una inserción de prensa en la cual objetan la candidatura de Chile a la instancia de la ONU.

El titular de Segpres afirmó que si bien falta por ratificar acuerdos internacionales en materias de las garantías fundamentales, aclaró que esto se debe principalmente a la objeción de la Alianza para apoyar estos tratados en el Congreso.
TNV.cl

OPINIÓN: Participación en el Consejo de Derechos Humanos

La Presidenta ha prometido en la ONU que Chile “promoverá con fuerza el respeto universal de los Derechos Humanos”. Agregó que “la creación de un orden internacional más justo y más humano sólo será posible si ponemos en el centro del debate el respeto a la dignidad de la persona humana” y aseguró al mundo que “en Chile trabajaremos no sólo para mejorar nuestras prácticas y legislación interna, sino también promoveremos la consolidación de los Derechos Humanos junto con el desarrollo económico, social, la paz y
la seguridad”.

Nadie duda de las buenas intenciones de la Jefa de Estado en la materia, pero hasta ahora su Gobierno no ha hecho todos los esfuerzos necesarios para ubicar al país en el plano de respeto a los Derechos Humanos anunciado. Los logros que Chile exhibe  en el último tiempo los ha materializado el Poder Judicial, logrando la sanción de algunos violadores y al extraditar a Fujimori.

La Presidenta debe hacer realidad sus promesas y, para eso, es necesario que su Gobierno ratifique los instrumentos internacionales pendientes; que se derogue completamente la pena de muerte; que la Justicia Militar extinga toda jurisdicción sobre civiles; y se ponga término a toda forma de discriminación (en particular contra los pueblos indígenas, impidiendo la calificación como “conductas terroristas” de sus actos de protesta o demanda social.

Entonces, la Presidenta podrá volver a la ONU habiendo puesto a Chile en el sitial que le corresponde y demostrando que este Gobierno cumple sus promesas.

Leonardo Aravena A.
Coordinador de Justicia Internacional
Amnistía Internacional – Chile

Bachelet promete en la ONU reforzar la consolidación de los Derechos Humanos

NUEVA YORK.- Al intervenir en la sesión plenaria de la 62° Asamblea General de Naciones Unidas, la Presidenta Michelle Bachelet prometió que Chile “promoverá con fuerza el respeto universal de los derechos humanos” y trabajará para consolidarlos, refozando así la candidatura del país para integrar el Consejo de Derechos Humanos de la ONU a partir del próximo año.

Con un tono enérgico, la Mandataria dijo que “la creación de un orden internacional más justo y más humano sólo será posible si ponemos en el centro del debate el respeto a la dignidad de la persona humana”.

Tras ello, prometió que “en Chile trabajaremos no sólo para mejorar nuestras prácticas y legislación interna, sino también promoveremos la consolidación de los derechos humanos junto con el desarrollo económico, social, la paz y la seguridad”.

De esta manera y bajo la atenta mirada del canciller Alejandro Foxley, la Jefa de Estado formalizó la candidatura chilena en búsqueda de los 97 votos necesarios para obtener uno de los tres cupos disponibles para integrar el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, que hoy disputa con Argentina, Brasil y Venezuela.

Siguiendo esa línea, recordó que los derechos humanos han estado “en el centro de la historia reciente de Chile”, por lo que para sus ciudadanos “no hay lugar distante ni situación ajena cuando se trata de proteger la vida y la dignidad de las personas”.

El Mercurio Online

OPINIÓN: Instituto Nacional de Derechos Humanos

Chile no puede constituirse en un espacio donde se promueva la impunidad. La verdad y la justicia son las banderas que ante las violaciones de los derechos humanos han enarbolado de modo permanente las organizaciones de la sociedad civil.

El proyecto para la creación del Instituto Nacional de Derechos Humanos no deja de sorprendernos en su estado actual. Comenzado en mayo de 2005, el proceso de esta iniciativa ha registrado una serie de modificaciones que la habían ido perfeccionando y que incluían (aunque de manera muy escueta) la participación de algunos organismos de derechos humanos hasta que llegó a la comisión ad hoc conformada por el ministro secretario general de la Presidencia, José Antonio Viera-Gallo, y los senadores Alberto Espina (RN) y Andrés Chadwick (UDI) y fue remitida a la Comisión de Constitución, Legislación y Justicia de la cámara alta.

Los cambios introducidos en el proyecto son gravísimos y le hacen perder la esencia de esta institución, como es, determinar que se encuentre sujeta a la supervigilancia del Ministerio de Justicia, porque ¿cómo se puede garantizar su independencia? Existen además aspectos que han quedado fuera por “olvido u “omisión” y de hecho ellos hacen retroceder del estado actual en que nos encontramos en materia de derechos humanos. ¿Qué sucede con las acciones penales que hay que interponer o se encuentran pendientes por casos de violaciones de los DDHH ocurridos durante el período de la dictadura? En la
actualidad, desempeña un papel importante el Programa de Derechos Humanos del
Ministerio del Interior respecto de las acciones destinadas a determinar el paradero y las circunstancias de la desaparición y muerte de las personas que hasta hoy figuran como detenidas desaparecidas o de ejecutados políticos cuyos restos no han sido ubicados.

Este grupo de víctimas ya resulta reducido (de hecho no considera a quienes se califican como ejecutados políticos, cuyos restos sí han sido ubicados), pero con las modificaciones del actual proyecto del Instituto Nacional de DDHH que reemplazaría en este aspecto al programa del Ministerio del Interior, se quedarían sin defensa, porque la facultad de hacerse parte en estos procesos y de ejercer acciones y presentar querellas respecto de crímenes de genocidio, de lesa humanidad y guerra fueron excluidas.

¿”Olvido” u “omisión”? Chile no puede constituirse en un espacio donde se promueva la impunidad.

La verdad y la justicia son las banderas que ante estas graves violaciones de los derechos humanos han enarbolado de modo permanente las organizaciones de la sociedad civil y que constituyen los pilares básicos de esta construcción de una sociedad que queremos promotora y defensora de estas garantías. Esperamos, entonces, que este “olvido” frente a un pueblo que sí tiene memoria, se repare de manera de seguir con la persecución de las responsabilidades penales de los violadores de los derechos humanos y poder avanzar reconociendo nuestra historia.

* Patricia Albornoz, directora del Departamento de DDHH de la Facultad de Derecho de la U. Central

La Nacion.cl

Gobierno reimpulsará proyecto sobre voto de chilenos en el exterior

El ministro secretario general de la Presidencia, José Antonio Viera-Gallo, informó que el Gobierno reimpulsará en el Senado el proyecto que otorga el derecho a sufragio a los chilenos residentes en el exterior, a través de una indicación sustitutiva a una iniciativa de ley que el entonces diputado Carlos Dupré (DC) presentó en 1991 y que fue aprobada por la cámara baja.

El proyecto modifica la ley 18.700 Orgánica Constitucional sobre Votaciones Populares y Escrutinios y establece que en las elecciones para Presidente de la República podrán ejercer el derecho a sufragio los ciudadanos chilenos que residan fuera del territorio nacional y que se encuentren inscritos en registros especiales. El texto ingresó a la cámara en enero de 1991(Boletín 268- 07) y fue aprobada en general y particular en marzo de 1994. Actualmente, se encuentra en segundo trámite constitucional en el Senado.

El titular de la Segpres explicó que la indicación reconoce el derecho a voto de todos los chilenos que viven en el extranjero y nombra a los cónsules como encargados de establecer mesas receptoras de sufragios en las principales representaciones diplomáticas del país. Un proyecto con similar objetivo, presentado por al diputada Isabel Allende, fue rechazado por la Sala de Diputados en mayo último.

El aspirante presidencial de la derecha, Sebastián Piñera, comunicó el fin de semana su disposición a impulsar esta iniciativa, aunque amarrada a un cambio en la nominación de los embajadores. Al respecto, Viera-Gallo resaltó que “una cosa no guarda relación con la otra. El sistema de nombramientos de embajadores se va a discutir en el marco de la modernización de la Cancillería que prepara el ministro Alejandro Foxley. Y, por tanto, no se puede condicionar al reconocimiento del voto de los chilenos en el exterior”.

Afirmó que el Gobierno supone que el planteamiento de Sebastián Piñera es fundado y serio, “y que compromete a Renovación Nacional y seguramente más allá de RN. De esta forma se abre un espacio para una discusión seria y constructiva en el Senado. Se entreabrió una puerta y vamos a hacer lo posible para que se abra de verdad: este es un derecho que a nuestro juicio ya está consagrado en la Constitución”.

El Mostrador.cl